EL INVIERNO. SIN ESPERANZA, CON CONVENCIMIENTO. ÁNGEL GONZÁLEZ

El invierno

de lunas anchas y pequeños días

está sobre nosotros. Hace tiempo

yo era niño y nevaba mucho,

mucho. Lo recuerdo

viendo a la tierra negra que reposa,

apenas por el hielo

de un charco iluminada.

Es increíble: pero todo esto

que hoy es tierra dormida bajo el frío,

será mañana, bajo el viento,

trigo.

Y rojas

amapolas. Y sarmientos…

Sin esperanza:

la tierra de Castilla está esperando

-crecen los ríos-

con convencimiento.