Macaca sylvanus, mona de Berbería

Macaca sylvanus Macaca sylvanus, mona de Berbería

Macaca sylvanus

Macaca sylvanus, mona de Berbería o mona de Gibraltar es como se conoce al único primate en libertad de toda Europa.

Su presencia en la península Ibérica se circunscribe al Peñón de Gibraltar, donde al parecer fue introducida por los británicos en el año 1740, con la finalidad de servir como pieza de cacería.

Algunos biólogos consideran que la población gibraltareña de Macaca sylvanus es un reducto de las antiguas poblaciones, anteriores a las glaciaciones, que se extendieron por el sur del continente europeo. Si embargo, la tesis que predomina es la primera, la que se refiere a la introducción humana desde sus zonas de origen.

Actualmente Macaca sylvanus, mona de Berbería, además de en Gibraltar, habita en Marruecos, en el Atlas Medio, el Alto Atlas y el Rif. También existen dos poblaciones situadas en Argelia. En toda el área africana cada vez es menor el número de ejemplares, aunque los primates hacen lo posible por sobrevivir ocupando las zonas más áridas, altas y escarpadas; se les ha visto en altitudes superiores a los 3.500 metros en las montañas del Atlas.

En Gibraltar, la mona de Berbería vive en libertad, en terrenos típicos de matorral mediterráneo, con presencia de lentiscos Pistacia lentiscus. Se alimenta de frutos, semillas, insectos e incluso escorpiones. Se ha podido comprobar que a estos últimos, previamente, les quita la parte final de la cola para evitar la uña ponzoñosa.

Su organización social se estructura alrededor de la hembras, que son las que otorgan cohesión al grupo. Junto a ellas viven machos adultos y jóvenes perfectamente jerarquizados, donde el parentesco tiene una gran importancia. Los grupos pueden ser de entre 10 y más de 50 miembros. Entre los machos componentes del grupo, uno de ellos suele ostentar el dominio y protagonizar las cópulas con las hembras, entre los meses de octubre y abril.

Las crías de Macaca sylvanus, mona de Berbería, nacen tras seis meses de gestación y pesan unos 500 gramos. Al año son independientes y alcanzan la madurez sexual a los cuatro años. Durante el período de dependencia materna son atendidos constantemente por sus madres y también por los machos del grupo, que  realizan labores de aseo, transporte y protección de las crías. Se considera que los machos de Macaca sylvanus son los primates más activos y atentos con las crías de cuantos pueblan el continente africano.

Macaca sylvanus, mona de Berbería o mona de Gibraltar pesa entre 10 y 15 Kg, con una longitud de unos 60 o 70 cm. Las poblaciones gibraltareñas están protegidas por ley y no parecen estar en peligro, a diferencia de las de sus congéneres africanos, donde la pérdida de sus hábitats, como consecuencia del pastoreo e incluso la persecución y caza –se les ha considerado plaga por comerse los brotes tiernos de los árboles y los cultivos-, las han situado en una posición vulnerable, hasta el punto de haberse tenido que introducir ejemplares criados en semicautividad, en Europa.

Sin embargo, muchos ejemplares gibraltareños, que no dudan en acercarse a los seres humanos, presentan problemas de sobrepeso. También es posible que la consanguinidad afecte a las poblaciones futuras del Peñón. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

Macaca sylvanusmona de Berbería o de Gibraltar Macaca sylvanus, mona de Berbería

Macaca sylvanus, mona de Berbería en Gibraltar