Esta noche se hunde el barco más poderoso del mundo

titanic fotografia principal 620x349 Esta noche se hunde el barco más poderoso del mundo

 

Son las 21 horas del día 14 de abril de 1912. Las aguas del Atlántico norte mantienen la cristalina quietud que han mostrado a lo largo del día. Los lujosos salones de primera clase acogen a los selectos pasajeros. Son buenos tiempos para los ricos, más o menos como siempre, pero quizá aún mejores. Hacía muchos años que no se vivía un período igual de paz y prosperidad, una vez aparcadas las guerras de antaño, algo que no durará mucho. Los menos afortunados tratan de buscar nuevas oportunidades en América. Para ellos, la vida sigue igual.

En el puente de mando todo es satisfacción. El Titanic, o mejor dicho, el RMS Titanic, por eso de que los británicos gustan de poner su sello real a las cosas que fabrican -las siglas significan Royal Mail Steamship, es decir, Buque de Vapor del Correo Real-, mantiene un rumbo constante y seguro desde que salió de Southampton. No estaría mal aumentar la velocidad, al fin y al cabo se trata de competir con las navieras rivales y llegar lo antes posible a Nueva York, el puerto de destino.

Sobre las once de la noche el frío comienza a ser intenso. Las aguas profundas y negras reflejan, como un espejo, un cielo raso y estrellado, propio de las noches gélidas, que lo siguen siendo en esas latitudes a pesar de estar en abril. Estas aguas son dominio de los icebergs, esos bloques de hielo que dejan asomar por encima de la superficie del agua solamente una mínima parte de su volumen, pero que por debajo adoptan formas caprichosas y bordes punzantes. La tripulación está advertida, el capitán es consciente de ello, pero se hace irresistible la tentación de seguir a toda máquina. Al fin y al cabo aún no se ha divisado ningún bloque de hielo a la deriva.

A las 23:35 horas el pasaje reposa su cena, charla, bebe y fuma, según sus posibilidades. En el Titanic se aúnan todo tipo de condiciones sociales, aunque bien compartimentadas. Algunos pasajeros ya se encuentran en sus camarotes. También el capitán Edward J. Smith se ha retirado a descansar.

El vigía Frederick Fleet descubre un blanco resplandor a unos 500 metros de distancia, un enorme iceberg de 30 metros de altura. La noche sin luna -es luna nueva- impidió que pudiera verse a más distancia. El gran témpano de hielo se muestra impasible en medio de la trayectoria del colosal Titanic. Avisa al puente de mando, donde el oficial Murdoch observa por sí mismo lo que se viene encima. Quizá por esa tendencia natural y humana a esquivar el obstáculo, ordena girar el timón y frenar el barco iniciando la marcha atrás, pero los más de 22 nudos de velocidad, unos 40 Km/hora, hacen inevitable la colisión. La maniobra evita el choque frontal, pero el resultado ha sido peor. El iceberg, cuya parte sumergida es mucho mayor que la superficial, ha causado brechas de más de 100 metros que afectan a 5 compartimentos, a una profundidad de 5 metros por debajo del agua. Quizá un choque frontal hubiera causado daños menores. Son las 23:40 horas del día 14 de abril de 1912. La suerte está decidida.

El Titanic tardó poco más de tres horas en irse a pique con sus 2.223 ocupantes, de los que 1.514 murieron. Un iceberg tuvo la culpa, o mejor dicho, un trozo de hielo se estampó contra la osadía de un capitán y una naviera que quisieron presumir de poderío y velocidad. De nada sirvieron las bengalas, las llamadas de socorro, ni los escasos botes salvavidas que se repartieron entre el pasaje, en perfecta armonía con la lucha de clases. El RMS Carpathia, un transatlántico menor, perteneciente a la compañía contra la que el Titanic competía, la Cunard Line, paradojas de la vida, llegó a las cuatro de la mañana al lugar de hundimiento. Solo pudo rescatar a los “afortunados” pasajeros de los botes. Los demás ya habían muerto arrastrados por el Titanic, ahogados o víctimas de hipotermia.

Las obras de construcción del Titanic fueron financiadas por el empresario estadounidense J.P. Morgan, bajo la dirección de los diseñadores e ingenieros William Pirrie, Alexander Carlisle y Thomas Andrews. Comenzaron en 1909 en los astilleros de la empresa Harland and Wolf de Belfast, en Irlanda del Norte. Con sus 269 metros de eslora, 28 de manga, 18 metros de altura hasta la cubierta y más de 46 toneladas de peso, su objetivo era competir con otros enormes transatlánticos como el Lusitania, de la empresa rival Cunard Line, -la del Carpathia-. Parece que el destino estaba escrito para los dos colosos. La mano de la naturaleza acabó con el Titanic, la de los hombres, en forma de torpedo alemán, unos años más tarde, lo haría con el Lusitania. © ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO. Extracto del libro EL GENERAL QUE SE ALIÓ CON LAS ARAÑAS