Archive / ECOLOGÍA Y MEDIO AMBIENTE

RSS feed for this section

La importancia de los humedales


 La importancia de los humedales

Las Tablas de Daimiel.

El pasado 2 de febrero se celebró el Día Mundial de los Humedales. España cuenta con 73 humedales reconocidos internacionalmente -Doñana y Las Tablas de Daimiel son algunos de los más conocidos-, pero hay que tener en cuenta que en las últimas décadas hemos perdido casi un 60% del total de humedales que teníamos a causa de la sequía y la sobreexplotación humana, fundamentalmente.

Las lagunas naturales, marismas, salinas y demás espacios naturales de estas características son ecosistemas frágiles y especialmente ricos por su diversidad biológica.

Los humedales son imprescindibles en los hábitos migratorios  de muchas aves, hábitat  único de multitud de especies de plantas, de microorganismos, insectos, reptiles, anfibios… Tienen un papel fundamental también en la retención y filtración de contaminación, en el ciclo hidrológico, en la retención de aguas de lluvia, etc. ISABEL PÉREZ para GUADARRAMISTAS

 

 

Los árboles de la cuenca mediterránea son cada vez menos frondosos

 Los árboles de la cuenca mediterránea son cada vez menos frondosos

Según un estudio del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) y el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales, los árboles de Europa del Sur son cada vez menos frondosos, es decir, desarrollan menos hojas. Perdiéndolas es como se adaptan a la falta de agua, a la menor pluviosidad de las últimas décadas.

Pero este fenómeno de adaptación  de los árboles a la menor cantidad de agua a su disposición tiene repercusiones importantes. Por ejemplo, a menor cantidad de hojas menor capacidad de los bosques para retener el CO2 que generan las sociedades occidentales, así como menor capacidad también para influir en la reducción de la temperatura ambiental en períodos veraniegos.

Por otro lado, los expertos también señalan la repercusión de esta defoliación sobre numerosas especies de hongos e insectos que dependen de las hojas de los árboles para su supervivencia. De seguir esta tendencia, los bosques del sur de Europa y de la cuenca mediterránea seguramente perderán muchas especies endémicas y protegidas en los próximos años. ISABEL PÉREZ para GUADARRAMISTAS

2011, Año Internacional de los Bosques…y qué

 

En 2006 la ONU declaró 2011 como Año Internacional de los Bosques para concienciar a los ciudadanos de todo el mundo de que los bosques son fundamentales para la supervivencia del planeta y sus habitantes.  Pero esta es la segunda vez que se dedica a los bosques un año internacional. La primera fue en 1985 y ya entonces el objetivo fue concienciar a Estados y opinión pública de la necesidad de proteger los bosques para conseguir un desarrollo económico y social sostenible.

 

Los bosques suponen en superficie más del 30% del planeta y contienen el 90% de toda la biodiversidad. La deforestación de los bosques tropicales está provocando la pérdida de un centenar de especies cada día.

img 3210 2011, Año Internacional de los Bosques...y qué

A pesar de tan contundentes cifras, los humanos nos permitimos la catástrofe de perder trece millones de hectáreas de bosques cada año. Y esta pérdida sólo responde a la acción del hombre: talas ilegales, asentamientos, explotaciones mineras y petrolíferas, obras públicas, explotación agrícola y ganadera, etc.

 

España cuenta con 14,5 millones de hectáreas de bosque que nos protegen frente a la desertización y permiten la regulación del ciclo del agua, entre otros muchísimos beneficios.

 

Este año tenemos una nueva oportunidad oficial para pensar sobre todo ello, pero cada vez queda menos tiempo para reflexionar. Los bosques son los grandes pulmones que nos permiten seguir usando los nuestros. Así de cerca nos toca todo ello. Protejámoslos…YA. ISABEL PÉREZ para GUADARRAMISTAS

Los diez espacios naturales protegidos de Madrid

img 3215 Los diez espacios naturales protegidos de Madrid

La Pedriza de Manzanares El Real.

Los diez espacios naturales protegidos de Madrid. La Comunidad de Madrid gestiona hasta el momento diez espacios naturales protegidos que suponen más del 13% del territorio madrileño. No todos tienen el mismo grado de protección. De los diez, tres son parques regionales (Cuenca Alta del Manzanares, Curso Bajos de los ríos Manzanares y Jarama Sureste y Curso Medio del río Guadarrama y su entorno); uno es parque natural (Cumbre, Circo y Lagunas de Peñalara); otro es paraje pintoresco (Pinar de Abantos  y Zona de la Herrería); existe también una reserva natural (El Regajal-Mar de Ontígola); un sitio natural de interés nacional (Hayedo de Montejo de la Sierra); un refugio de fauna (Laguna de San Juan); y un espacio en régimen de protección preventiva (Soto del Henares).

Entre los requisitos  que la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad contiene para  que un espacio natural sea protegido, figura: contener sistemas o elementos naturales representativos, singulares, frágiles, amenazados o de especial interés ecológico, científico, paisajístico, geológico o educativo.

En el caso del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, el origen de su protección se remonta a 1930, cuando parte de su actual superficie fue declarada Sitio Natural de Interés Nacional. En la actualidad es también Reserva de la Biosfera desde el año 1993 y abarca espacio de 18 municipios: Manzanares El Real, Colmenar Viejo, Hoyo de Manzanares, Moralzarzal, Soto del Real, Las Rozas, Becerril de la Sierra, El Boalo, Navacerrrada, San Sebastián de los Reyes, Alcobendas, Collado-Villalba, Tres Cantos, Galapagar, Torrelodones, Cercedilla, Miraflores de la Sierra y Madrid.

El Parque incluye espacios tan emblemáticos como La Pedriza, conjunto granítico único de estas características en toda Europa.

 

Los lagos del planeta se han calentado dos grados desde 1985

 Los lagos del planeta se  han calentado dos grados desde 1985

Lago Di Como. Foto de Paolo Margari.

Según un estudio de la NASA, la temperatura de los lagos ha aumentado dos grados en los últimos 25 años y en conclusión se desprende también que los lagos del planeta se calientan a un ritmo de 0,45 grados Celsius en cada década. Este calentamiento es más del doble de rápido que el de la atmósfera.

Entre las conclusiones del informe de la Agencia Espacial estadounidense figura también que los del hemisferio norte son los lagos en los que más se ha incrementado la temperatura. Algunos ejemplos de ello son el lago Tahoe (Estados Unidos) que se ha calentado 3 grados más o el Ladoga (Rusia), cuya temperatura ascendió 4 grados en los últimos 25 años.

En total se han medido, a través de tecnología de satélites, un total de 167 lagos de todo el mundo.

Este cambio tan acentuado de temperatura pueda provocar la transformación de las aguas, la aparición de algas, la muerte de especies autóctonas y la alteración, en definitiva, de la diversidad biológica de los lagos. ISABEL PÉREZ  para GUADARRAMISTAS

Con buen pie

Lo que bien empieza bien acaba. Así dice un refrán popular que debemos aplicar para programar una buena jornada de senderismo. Todas las recomendaciones que os hacemos aquí son básicas y de sentido común, pero os las recordamos porque a veces lo más elemental  es lo que se nos pasa por alto. Recomendaciones, por cierto, que podéis encontrar junto con mucha más e interesante información en la página de la Federación  Madrileña de Montañismo.

1.Planifica. Si no vas a recorrer un itinerario que ya conozcas, infórmate antes. Consulta un mapa para visualizar el recorrido. Métete en la Web. Hay muchas páginas con datos sobre rutas, sus características, índice de dificultad, etc. La mejor y más completa es, sin duda, la página de Andrés Campos, “excursiones y senderismo”, con casi 600 destinos, 449 rutas senderistas, más de un centenar de destinos culturales y 39 escapadas temáticas. Otra interesante es la de “andarines” donde también encontrarás variada información sobre rutas.

2. Infórmate sobre la situación meteorológica. No olvides confirmar que la previsión meteorológica en la zona que vas a visitar sea favorable.

3. Qué llevar. Empieza por un calzado apropiado para caminar por la montaña, aunque la ruta que vayas a hacer se pueda completar a través de la senda más cómoda. Cuando lleves un par de horas de marcha agradecerás llevar zapatillas o botas especiales para senderismo.

La ropa también ha de ser adecuada, cómoda y transpirable. Incluso en verano, lleva siempre una prenda ligera de abrigo –mejor si es cortavientos e impermeable-, ya que a determinada altitud y ante una simple tormenta veraniega, la temperatura cae rápidamente.  Acuérdate, también,  de llevar un par de calcetines de repuesto.

Lleva siempre agua y algo de comida –fruta, alguna barrita energética o un puñado de frutos secos-.

Acuérdate del móvil. Aunque no en todas partes encontrarás cobertura, es una herramienta indispensable ante cualquier  imprevisto para poder pedir ayuda.

4. Lo que no debes hacer. No inicies una marcha de improviso, sin llevar ni el calzado ni la ropa adecuada y sin haber avisado a nadie de tu intención, especialmente si es otoño o invierno, cuando las temperaturas son bajas y las horas de luz muy  mermadas. Recuerda que  una simple hipotermia puede causarte  un buen susto.

No te aventures en una ruta si es tarde y vas a ir ajustado de tiempo para completarla por las horas de luz. En cualquier caso,  por dar la vuelta e intentarlo otro día “no pierdes ningún punto”.

Cuando vayas en marcha no tires nunca piedras porque podrías golpear a otros senderistas que no ves y que puede que vayan caminando más abajo de donde tú estás.

5. Precauciones. No debes ir solo. Mejor acompañado, puesto que ante cualquier imprevisto o percance, siempre habrá otra persona que pueda ayudarte, desplazarse a pedir ayuda o dar la señal de alarma. Si a pesar de ello, eres de los que gustan de disfrutar de la Naturaleza en compañía únicamente de ti mismo, deja dicho a alguien cuál es tu previsión y tu itinerario y lleva siempre contigo un teléfono móvil. ISABEL PÉREZ para GUADARRAMISTAS

Especies invasoras: de hecho curioso a peligroso

Según los datos recogidos en el proyecto DAISIE (Delivering Alien Invasive Species Inventories for Europe), en el que ha participado el CSIC español, en Europa existen 11.000 especies invasoras de microorganismos, animales y plantas. De  ellas, 1.400 están en España. De esta investigación se deduce también que más del 10% de estas especies invasoras son dañinas para los ecosistemas autóctonos y que el Mediterráneo es la zona marina más perjudicada con 1.313 de especies invasoras registradas.

Entre las cien especies más dañinas se encuentran tres muy conocidas en España: el mosquito tigre Aedes albopictus, el cangrejo rojo o americano Procambarus clarkii y el mejillón cebra Dreissena polymorpha. Estos dos últimos han acabado en algunas zonas con las especies locales por su superior competitividad por el alimento.

Casi siempre, detrás de estas situaciones está la mano del hombre. Por ejemplo, entre los casos de invasión de especies vegetales en nuestro país se encuentran numerosas especies que han saltado a nuestros campos y bosques directamente desde nuestros jardines: el carrizo de la Pampa –originario de Argentina, Uruguay y Brasil está representando ya un problema grave en algunas zonas de la provincia de Cádiz-; la acacia mimosa – esta preciosa acacia de origen australiano, espectacular en su momento de floración es extremadamente invasiva-; y también lo es la esparraguera africana  -que se extiende gracias a su magníficas raíces tuberosas-.

En el terreno animal, la mariposa Monarca Danaus plexippus ,originaria del norte y sur de América, ya ha colonizado diferentes zonas del Levante español; el taladro del geranio Cacyreus marshalli, que llegó desde el continente africano –donde no supone una plaga porque tiene sus enemigos naturales- a España, a través de esquejes de geranio en macetas contaminadas con sus huevos.

 Especies invasoras: de hecho curioso a peligroso

Danaus plexippus. Fotografía de Pablo Lèautaud.

Otras especies problematicas son el mapache americano, el visón americano, las hormigas argentinas, la tortuga de Florida, la cotorra de Kramer –originaria del norte y centro de África, así como del sur de Asia-…

La gravedad  se acentúa cuando la especie alóctona en cuestión es competidora directa con una autóctona en peligro de extinción. El resultado es una paulatina pero segura reducción de la diversidad biológica de la zona. ISABEL PÉREZ para GUADARRAMISTAS

El 112 de los animales salvajes

 El 112 de los animales salvajesSi en alguno de nuestros paseos por el bosque o por el campo nos encontramos con un animal salvaje  herido deberíamos saber que existe un servicio de emergencia gestionado por la Comunidad de Madrid para tratar de socorrer  a la fauna salvaje en tales situaciones. Es el Equipo de Rescate de Fauna Silvestre Herida y su número de teléfono es el 902 10 12 45.

Este Equipo nació en 2005 , fruto de un acuerdo entre la Consejería de Medio Ambiente, la Fundación para la Investigación y el Desarrollo Ambiental (FIDA) y el Grupo de Rehabilitación de Fauna Autóctona (GREFA).

Cómo funciona. El Equipo de Rescate –alerta las 24 horas del dia- se activa al recibir la llamada de aviso del particular que haya encontrado al animal. Coordina su actuación con un grupo de voluntarios y  hasta el lugar se traslada  una unidad móvil con veterinarios especializados para proporcionar al animal herido la primera asistencia.  Entre tanto se prepara  todo lo necesario para la asistencia hospitalaria que se requiera. Y posteriormente, según sea la evolución del animal, existe un protocolo de rehabilitación para intentar devolver al animal a su medio natural, si esto es posible.

El Hospital de Fauna Salvaje de GREFA es el lugar al que llegan los animales heridos para recibir la asistencia necesaria.  También es un centro de acogida de animales silvestres heridos que no pueden regresar a su medio natural, y por supuesto, un centro de investigación sobre el desarrollo de la fauna de la Comunidad de Madrid. Cuenta con los servicios de asistencia clínica, radiología, cirugía, parasitología, microbiología, hematología, bioquímica y  sala de necropsias.

En 2009, se recogieron  en la Comunidad de Madrid 3.460 animales de 179 especies diferentes, un 13% más que en 2008, siendo el 80% de los ingresos hospitalarios correspondientes a aves y un 11% a reptiles, seguidos de un 8% de mamíferos. Se recibieron en total, 6.000 llamadas.

Desde su puesta en marcha a finales del año 2005, el Equipo ha rescatado a más de 10.000 animales.  No debemos olvidar que  el 98% de los ingresos hospitalarios son debidos a consecuencias, directas o indirectas, de la actividad humana: atropellos, disparos, envenenamientos, electrocuciones, choques con cables, trampas ilegales, etc., pero si os encontráis con un animal silvestre herido, no dudéis en llamar al 902 10 12 45. ISABEL PÉREZ para GUADARRAMISTAS

Los peligros de los cables de alta tensión

 

img 4959 Los peligros de los cables de alta tensión

Buitre electrocutado en una torreta eléctrica.

 

A quien corresponda: Ahora que por fin parece que vamos a tener un Parque Nacional, convendría evitar en la medida de los posible, que las torretas y cables de alta tensión produzcan estos resultados. La foto de este precioso y desafotunado buitre leonado está tomada a pocos metros del Embalse de Santillana (Manzanares El Real- Madrid). Es muy triste ver muerto por accidente a este majestuoso animal que anida a unos pocos kilómetros del lugar donde encontró la muerte.

 

Árboles, termómetros de nuestra salud

Fabricantes de oxígeno, generadores de microclimas, captadores de agua y testigos de la historia de los hombres son, entre otras muchas  cosas, los árboles.  Pero no parece que a pesar de ello corran buenos tiempos para  estos seres vivos  vegetales singulares donde los haya. Más de 8.000 especies están actualmente en peligro de extinción en todo el mundo. Árboles, termómetros de nuestra salud

¿Somos verdaderamente conscientes del lujo que significa tener un árbol  cerca de nosotros o las ventajas que genera una pequeña  arboleda  próxima al lugar en el que vivimos?

De la importancia de los ecosistemas en la naturaleza nadie tiene ninguna duda, pero igualmente, los “bosques urbanos” cumplen funciones muy importantes. Mucho más allá de su función ornamental y decorativa, hay que saber que las especies con follaje especialmente denso, por ejemplo, tienen una gran capacidad para retener partículas contaminantes presentes en el polvo y el humo que se genera en las ciudades, capacidad que se multiplica cuanto más longevo, más desarrollado, sea el ejemplar en cuestión.

Entre las especies más comunes presentes en las ciudades de nuestro país, los plátanos, por ejemplo, retienen hasta 40 partículas diferentes; sophoras, robinias y moreras, hasta 45 elementos; y castaños de indias hasta 50 elementos químicos diferentes. A esta ventaja hay que sumar  su capacidad para generar oxígeno continuamente. Basta otro ejemplo: una encina de tamaño medio con una copa de entre 6 y 8 metros  de diámetro produce el oxígeno que consumen 10 personas en un día, mientras que un coche circulando durante una hora consume el oxígeno que necesitarían 800 personas para sobrevivir durante una jornada.

Las grandes arboledas tienen un papel fundamental también en la reducción del ruido y en su capacidad para frenar  la fuerza del viento. Ambos factores están en relación con la densidad del follaje y la edad del ejemplar. Cuanto más desarrollado sea el árbol mejor hará su labor como cortavientos, lo cual influye directamente en la reducción  del consumo de energía para calefacción si está plantado con orientación al norte y protege del viento frío del invierno nuestras casas.

Los árboles tienen también una cualidad particular para atraer y retener la vida animal de aves e insectos que nos proporciona considerables beneficios en la vida urbana. Y no hay que pasar de largo sobre su indudable valor terapéutico  desde el punto de vista emocional y psicológico. Sobre su capacidad para acelerar los procesos de curación en enfermos se han hecho estudios que corroboran que personas hospitalizadas con similares dolencias tardaron menos tiempo en restablecerse cuando sus habitaciones tenían contacto visual con árboles y plantas.

Otros factores fundamentales de las arboledas urbanas en los que no caemos con frecuencia  los urbanitas son la capacidad que éstas tienen para bajar la temperatura en el área en el que se encuentran y para incrementar el grado de  humedad, para disminuir el efecto de “isla de calor” tan temido en los meses de verano.

Es fácil imaginar la sensación que nos transmite la ciudad en la que vivimos si la recreamos sin árboles, arbustos y plantas. Sólo asfalto, edificaciones de ladrillo,  hormigón, acero  y cristal compondrían una postal nada sugerente. Hay que saber, por ejemplo, que los edificios sólo absorben entre un 10 y un 20% de la radiación solar, es decir, que el resto cae directamente sobre nuestras cabezas, mientras que un bosque absorbe más del 50% de dicha radiación, o que los árboles, además de generar oxígeno,  absorben  enormes cantidades de dióxido de carbono en el proceso de fotosíntesis.

Otro tanto habría que decir sobre la influencia de las grandes arboledas presentes en las ciudades con respecto al  grado de humedad. Alrededor de un 5% se puede incrementar la humedad relativa del aire en una arboleda de follaje denso y gran porte compuesta por 50 ejemplares y hasta 4 grados puede bajar la temperatura media en los  espacios urbanos en los que predominan grandes árboles y arbustos. ISABEL PÉREZ GARCÍA  para GUADARRAMISTAS

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: