Archive / OTROS PAISAJES DEL MUNDO

RSS feed for this section

Tarsius syrichta, tarsero filipino

Tarsius syrichta tarsero filipino 768x1024 Tarsius syrichta, tarsero filipino

Tarsius syrichta, tarsero filipino

Tarsius syrichta, tarsero filipino o Carlito syrichta, según la nueva nomenclatura taxonómica, es un extraño primate de las Islas Filipinas que no soporta la cautividad.

Los biólogos que han estudiado el comportamiento de estos animales afirman que no son capaces de permanecer cautivos. Documentan casos de tarseros que entran en un período de depresión, dejan de alimentase y mueren. Otros se suicidan, golpeando su frágil cabeza contra las paredes del recinto donde se encuentran prisioneros. Algunos mueren  introduciendo la cabeza entre los barrotes de sus jaulas, o incluso empleando los recipientes de agua para ahogarse. Parece ser que son animales muy tímidos, nerviosos y asustadizos que no soportan la luz potente en su ojos. En definitiva, fuera de su hábitat la vida se hace insoportable para ellos, y los que sobreviven lo hacen  pocos años en comparación con los 24 que pueden vivir en libertad.

Sus ojos son desmesuradamente grandes en relación con el tamaño de la cabeza, sin embargo, no pueden mover sus órbitas, digamos que tienen los ojos en una posición fija. Para paliar este problema, mueven la cabeza hasta 180 grados. Es como si sus ojos fueran dos cámaras fijas que solamente mueven cuando giran la cabeza. Como contrapartida, pueden mover las orejas en casi todas las direcciones para detectar cualquier movimiento a su alrededor.

Los dedos,  muy largos y huesudos, terminan en una especie de almohadilla que les permite agarrarse con facilidad a las plantas. Su peso oscila entre los 100 y los 160 gramos, y su longitud, sin contar la cola, no supera los 20 cm. Es uno de los primates más pequeños del mundo.

Tarsius syrichta, al que desde hace unos años se ha incluido en el género Carlito, por lo que habría que denominarlo Carlito syrichta, se mueve con facilidad entre la vegetación selvática de su hábitat. A pesar de su pequeño tamaño es capaz de conseguir saltos de más de seis metros cuando necesita ponerse a resguardo, algo que consigue gracias a la longitud de sus tarsos, que le proporcionan el nombre común “tarsero”.

Vive en grupos formados por el macho dominante y una o más hembras junto a sus crías. El período de gestación de la hembra dura seis meses y pare una sola cría.

Los tarseros filipinos son de hábitos nocturnos. Durante el día duermen en huecos y escondites cercanos a los árboles, para poder huir con facilidad en caso de verse sorprendidos. Por la noche inician su actividad de caza. Los insectos y los pequeños reptiles constituyen su dieta.

Tarsius syrichta, tarsero filipino o Carlito syrichta es una especie protegida internacionalmente. La pérdida se su hábitat y el comercio ilegal de especies, son sus principales causas de amenaza. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

Dendroaspis polylepis, mamba negra

Dendroaspis polylepis mamba negra copia 1024x784 Dendroaspis polylepis, mamba negra

Dendroaspis polylepis, mamba negra 

Dendroaspis polylepis, mamba negra. Pertenece a la familia Elapidae, que comprende serpientes muy venenosas de las zonas tropicales y subtropicales del planeta como los taipanes, las cobras, las serpientes coral y otras especies de mambas.

El veneno de la mamba negra es muy activo, 15 mg matan a una persona adulta y en una sola mordedura puede inocular entre 100 y 400 mg. Además, si se considera en peligro lanzará sucesivos y rápidos ataques inoculando en cada uno de ellos altas dosis de veneno. Sus colmillos curvados, de unos 7 mm, son ligeramente móviles, algo que les otorga mayor facilidad y destreza a la hora de atacar a sus presas.

Los efectos del veneno sobre el ser humano son letales. Tras la mordedura de una mamba negra que haya inoculado su potente toxina, la muerte es prácticamente inevitable, especialmente si afecta a zonas altas del cuerpo. En un período de media hora se sucede la sequedad de boca, parálisis que impide abrir los ojos y mover la lengua, sudoración, salivación, nauseas, mareos, diarreas, inmovilización muscular y cierre del diafragma que impide la respiración y provoca el fallecimiento. Los antídotos deben suministrarse rapidísimamente en grandes dosis, y aún así, suele ser necesaria la respiración asistida. Como cabe esperar, si la mordedura se produce en medio de la sabana, sin un centro sanitario cercano, no hay tiempo de reacción.

Dendroaspis polylepis mide entre 2 y 3 metros de longitud. Es una de las serpientes venenosas más grandes del mundo. El calificativo “negra”, que se aplica a esta especie de mamba, proviene del color oscuro del interior de su boca, ya que su piel es de colores verdosos o grisáceos. Alcanza velocidades superiores a los 15 km por hora, algo que utiliza para huir, ya que solamente ataca si lo necesita para alimentarse o para defenderse.

Se alimenta de roedores, aves y otros reptiles. Habita en la región subsahariana, entre otros países en Etiopía, Somalia, Zambia, Uganda, Tanzania, Mozambique, Zimbawe, Kenia o Namibia. Prefiere las zonas arbustivas de sabana, donde se cobija en grietas, fisuras en la roca o en la tierra, madrigueras de otros animales o huecos de árboles. También encuentra refugio en zonas costeras o en las cercanías a zonas húmedas, siempre que no estén muy cubiertas de vegetación. Es capaz de nadar sin dificultad y trepar a los árboles.

No cabe duda del peligro que encierra su mordedura, sin embargo, como la mayoría de los animales, procura alejarse de la presencia humana. Sus agudos sentidos permiten a la mamba negra, Dendroaspis polylepis, huir con rapidez o permanecer oculta en su refugio. No es fácil pisarla o toparse con ella si no se la busca, algo que sin duda hay que agradecer a este imponente animal, la serpiente más venenosa de África. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

Mamba negra Dendroaspis polylepis by Bill Love 1 copia 726x1024 Dendroaspis polylepis, mamba negra

Mamba negra, Dendroaspis polylepis

Zerynthia polyxena

Zerynthia polyxena  1024x681 Zerynthia polyxena

Zerynthia polyxena

Zerynthia polyxena, denominada de forma común mariposa de las aristoloquias, es un ropalócero o lepidóptero diurno perteneciente a la familia Papilionidae.

Se distribuye por el sureste de Francia, Italia -incluyendo Sicilia-, sureste de Austria, sureste de Polonia, Eslovaquia, Hungría, Balcanes, Albania, Rumanía, Ucrania, Rusia, Grecia y Turquía. Por desgracia, no podemos contar con la presencia de esta preciosa mariposa en la península Ibérica, aunque sí con la de su congénere Zerynthia rumina o mariposa arlequín, que junto a Zerynthia cerisy, circunscrita al extremo sureste de Europa, son las tres especies europeas del género Zerynthia.

Zerynthia polyxena vuela desde finales de marzo a finales de junio, en una sola generación. Lo hace en diferentes tipos de terreno, desde zonas abruptas y rocosas a campos de cultivo, pasando por terrenos herbosos y algo húmedos, arbustivos, o en lugares cálidos y secos. En definitiva, esa variabilidad de hábitats está relacionada con los diferentes tipos de terreno en los que crecen sus plantas nutricias, que al igual que en otras especies del genero Zerynthia son las del género Aristoloquia. En concreto, las orugas de Zerynthia polyxena se alimentan de Aristolochia rotunda, Aristolochia pallida, Aristolochia pistolochia y Aristolochia clematitis. Pasan el invierno en forma de crisálida debajo de alguna piedra o en los tallos de las plantas.

En Italia y el sureste de Francia vuela la forma cassandra, Zerynthia polyxena subsp. cassandra, que se diferencia de la nominal, entre otros detalles, por tener una mayor extensión de manchas de color negro.

Lamentablemente se trata de una especie en declive, considerada ya extinguida en Alemania. Sus poblaciones son escasas en toda el área de distribución. En Rumanía, Austria, Francia, Serbia, Turquía, Albania y Ucrania se ha comprobado que ha sufrido un gran retroceso en los últimos años, con reducciones en sus poblaciones de hasta un 30%.

Zerynthia polyxena es una especie protegida en Europa, protegida por el Convenio de Berna e incluida en la Directiva de Hábitats y en la Lista Roja de Especies Amenazadas la UICN –Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza-. El mayor peligro para ella es la constante disminución de las aristoloquias, las plantas nutricias a las que todas las zerynthias están indisolublemente ligadas para sobrevivir. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

Zerynthia polyxena subsp.cassandra  1024x779 Zerynthia polyxena

Zerynthia polyxena subsp.cassandra

 

Zerynthia polyxena reverso  765x1024 Zerynthia polyxena

Zerynthia polyxena, reverso

 

Zerynthia polyxena. Ejemplar de Rusia  1024x766 Zerynthia polyxena

Zerynthia polyxena, ejemplar fotografiado en Rusia

Lycaena thersamon, manto de Esper

Lycaena thersamon manto de Esper copia Lycaena thersamon, manto de Esper

Lycaena_thersamon, manto de Esper

Lycaena thersamon, manto de Esper, es una mariposa perteneciente la familia de los licénidos –Lycaenidae-, que vuela en Italia, el este y sureste de Europa, incluyendo las Islas Griegas, Turquía, Ucrania y Oriente Medio. No está presente en la península Ibérica.

Su tamaño es similar al de otros licénidos del género Lycaena presentes en la península, no supera los 3 cm de envergadura alar.

Lycaena thersamon vuela entre los meses de abril a octubre, en diferentes generaciones. Lo hace sobre campos secos y cálidos con matorrales, donde se encuentren su plantas nutricias, especies del género Polygonum, principalmente Polygonum aviculare. Tiene predilección por los tomillos, donde acude a libar frecuentemente.

Las hembras depositan los huevos en las hojas y tallos de la planta nutricia, de la que se alimentan, posteriormente, las orugas.

A pesar de su amplia distribución, Lycaena thersamon, manto de Esper, es una mariposa muy local, con escasos ejemplares y citas ocasionales. ÁNGEL S. CRESPO  para GUADARRAMISTAS

Lycaenia thersamon Lycaena thersamon, manto de Esper

Lycaenia thersamon

Crotalus atrox, cascabel diamantada del oeste

Crotalus atrox Crotalus atrox, cascabel diamantada del oeste

Crotalus atrox

Crotalus atrox, cascabel diamantada del oeste, recibe también los nombres de crótalo diamante occidental, cascabel diamante, serpiente de cascabel o simplemente, cascabel.

Pertenece a la familia Viperidae y no es la única serpiente de cascabel existente. Distribuidas por el continente americano, desde el norte al sur, se contabilizan unas treinta especies de serpientes caracterizadas por la presencia del denominado “cascabel”. Este apéndice, que el animal hace sonar moviendo su cola, es el resultado de  una acumulación de aros o segmentos de piel procedentes de sus diferentes mudas. Por el número de aros puede saberse la edad de la serpiente. La finalidad de su sonido no es otra que la de advertir de su presencia, por lo que puede considerarse una señal de aviso previa al ataque.

Crotalus atrox o serpiente diamantada del oeste puede alcanzar los 2,2 metros de longitud, lo que la convierte en una de las serpientes de cascabel más grandes, junto a la aún mayor Crotalus adamanteus o cascabel diamantino del este, que puede llegar a los 2,5 metros y los 15 Kg de peso. Las hembras son algo más pequeñas que los machos. En ambos sexos son característicos los dibujos en forma de diamante que le proporcionan su nombre común. Habita terrenos secos, con matorrales, cactus y arbustos propios de las zonas desérticas o semidesérticas del suroeste norteamericano,  aunque también puede encontrase en bosques abiertos y zonas de abundante matorral.

La alimentación de Crotalus atrox se basa en roedores, pequeños reptiles y ocasionalmente aves. Su actividad es preferentemente nocturna. Son depredadas, de forma natural, por aves rapaces, mamíferos y otros reptiles. El ser humano es, sin duda, el peor de sus enemigos.

En las épocas más frías del año se reúnen multitud de ejemplares de ésta y otras especies en cuevas y refugios para pasar el invierno.

Crotalus atrox cascabel diamantada del oeste 1024x681 Crotalus atrox, cascabel diamantada del oeste

Crotalus atrox, cascabel diamantada del oeste

Las hembras pueden alumbrar más de 30 crías por camada, aunque la cifra suele ser inferior. Estas nacen vivas y formadas dentro de una  especie de tela o saco que la hembra expulsa al exterior y que los recién nacidos rompen inmediatamente.

Se distribuye por México: Sinaloa, Veracruz, Querétaro, Hidalgo y Baja California, así como por los estados del sur y sureste de Estados Unidos: Nuevo México, Texas, Arizona, Nevada, Oklahoma y California.

Crotalus atrox es una de las serpientes más venenosas de los Estados Unidos, causante de muchos accidentes, principalmente debido a que es capturada y manipulada. Su veneno -que inocula con unos colmillos de 1,3 cm, capaces de penetrar profundamente en el tejido corporal-, además de un intensísimo dolor y la necrosis de la zona afectada, produce alteraciones en la sangre, hemorragias internas, bajadas de tensión arterial, crisis respiratorias y la muerte. Afortunadamente, existen antídotos contra las toxinas de este imponente reptil, capaz de generar hasta 300 mg de veneno e inocular unos 130  por mordedura, y que con algo menos de 100 puede matar a un ser humano sano. Como contrapartida, las propiedades del veneno también tienen aplicación en fármacos y tratamientos médicos.

Precisamente, el temor a este ofidio ha provocado y provoca la matanza indiscriminada de ejemplares, llegándose a emplear explosivos para destruirlas masivamente en las cuevas donde pasan el invierno, además de otro tipo de “divertimentos” consistentes en su captura y muerte de forma inhumana y carente de escrúpulos. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

 

Androctonus australis, escorpión de cola gruesa

Androctonus australis Androctonus australis, escorpión de cola gruesa

Androctonus australis

Androctonus australis, escorpión de cola gruesa o escorpión de cola gorda es uno de los escorpiones más peligrosos del planeta. Tiene el dudoso privilegio de ser el que más accidentes mortales causa.

El veneno de esta especie presenta una toxicidad equivalente a la que posee el veneno de una cobra, hasta el punto de ser capaz de matar a un perro en menos de diez minutos.

El área de distribución de Androctonus australis abarca el norte de África, en concreto, Marruecos, Argelia, Túnez, Libia, Sudán, Somalia, Chad, Mauritania y Egipto; aunque también se localiza en Asia, en Israel, Turquía, Yemen, Arabia Saudí, Pakistán e India.

Según algunos estudios, la toxicidad del veneno de este escorpión podría situarse dentro de la familia Buthidae a la que pertenece, en tercer lugar. Basándose en la dosis letal media, solamente estaría superado dentro de esa familia, que comprende varios cientos de especies, por Androctonus mauretanicus, de características muy similares a Androctonus australis, y por Leiuris quintaestriatus, el de mayor toxicidad (Mullen & Durden 2002. Medical and Veterinary Entomology, citado en Artrópodos en Medicina y Veterinaria, F.Fernández Rubio, L. Moreno Fernández-Caparrós y Óscar Soriano Hernando. 2ª Edición. Ministerio de Defensa).

Además de ser un escorpión extremadamente venenoso, sabe ocultarse y es rápido en sus ataques, por lo que su carácter imprevisible lo hace poco apto para tener en terrarios y colecciones de artrópodos, de los que podría accidentalmente escapar o picar a un manipulador inexperto. No olvidemos que la típica estampa de los aisaua o encantadores de serpientes marroquíes, que aparecen con un escorpión en su frente o en otras partes de su cuerpo, no tiene como protagonista a ninguna especie peligrosa. Para ello saben elegir perfectamente otras especies muy llamativas, pero con baja toxicidad como Pandinus imperator o Pandinus cavimanus, de gran tamaño, pero escaso peligro.

Androctonus australis tiene como hábitat zonas desérticas pedregosas, propias de altas mesetas y áreas montañosas, aunque también puede encontrarse en las crestas de las dunas. Se refugia entre piedras y grietas, por lo que no es raro que en sus lugares de origen lo haga en huecos de paredes o fisuras de muros, cercanos a las viviendas. Suelen evitar los terrenos húmedos.

Mide unos 10 cm, el color es variable, aunque predomina el amarillo, y destaca principalmente el grosor de su cola de color más oscuro, lo que le proporciona el nombre común de escorpión de cola gruesa o cola gorda. Al igual que otros escorpiones, son de hábitos nocturnos y cazan activamente insectos a los que capturan propinando una picadura con su pinza. El veneno no solamente mata a la presa, también licúa el tejido interno para permitir así que el escorpión pueda alimentarse.

La fase previa al apareamiento es larga y no es descartable que la hembra, algo mayor que el macho, acabe con la vida de éste. Las crías, más de 40, nacen unos meses más tarde, entre cuatro y seis meses después, y suben al cuerpo de su madre para buscar protección. Realizada la primera muda abandonan a la madre, ya que de no hacerlo también corren el riesgo de ser eliminadas por ésta.

Androctonus australis es la especie que más accidentes mortales causa, y aunque existen antídotos en los países donde se encuentra, estos no son del todo efectivos si no se administran en la primera hora después de la picadura. En cualquier caso, aún después del tratamiento con el antídoto y tras la curación, suelen quedar secuelas como fatiga crónica, dolores recurrentes de cabeza y pérdidas de sensibilidad en las extremidades. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: