Archive / CIENCIA Y NATURALEZA

RSS feed for this section

Mandragora autumnalis

Mandragora autumnalis mandrágora Mandragora autumnalis

Mandragora autumnalis, mandrágora

Mandragora autumnalis. La mandrágora es una planta herbácea perenne. Posee raíces gruesas y una cepa o tallo leñoso vertical y fuerte del que salen las hojas rugosas con bordes ondulados,  formando una roseta. Las flores se autopolinizan, son rosadas o de color violáceo. De ellas surgen los frutos de forma ovalada, del tamaño de una uva. Al principio son anaranjados y adquieren un color negro cuando maduran y se secan.

Tanto el tamaño de las hojas como el de las flores es muy variable, depende de la zona en la que crezca y del grado de desarrollo, pero puede alcanzar los 30 cm de altura.

Mandragora autumnalis se distribuye por el sur de Extremadura y Portugal, Andalucía y las Islas Baleares (Mallorca). Crece en  taludes, bordes de caminos, márgenes de cultivos y en las orillas de ríos y arroyos. Prefieren suelos calizos o arcillosos no demasiado expuestos al sol. Florece desde el mes de septiembre o finales de agosto, hasta diciembre.

La mandrágora es una planta muy tóxica, incluso por contacto. Posee atropina y escopolamina, sustancias que producen efectos alucinógenos y anestésicos con efectos potencialmente letales sobre el ser humano.

Al ser una planta muy tóxica que produce envenenamiento por contacto, lo mejor es no manipularla. Tampoco debe usarse por sus efectos alucinógenas, ya que un exceso en la dosis podría provocar la muerte.

Como ornamental, la mandrágora es una planta muy deseada, quizá porque su leyenda mágica sigue atrayéndonos, aunque es difícil de cultivar. En Internet hay muchos lugares en los que se ofrecen semillas que son complicadas de hacer germinar. En cualquier caso, no es aconsejable si tenemos animales de compañía. También los niños, atraídos por sus flores o frutos, son víctimas potenciales.

La raíz de la mandrágora tiene una forma dividida que se asemeja a las dos piernas de una persona. Ese aspecto antropomorfo, junto a los efectos alucinógenos de los alcaloides que contiene, hicieron de esta planta un amuleto de magia y brujería en la Edad Media. De hecho, las denominadas brujas la usaban en sus sesiones de “brujería”. Untaban extractos de mandrágora en sus genitales para conseguir la rápida absorción de sus componentes y unos efectos más potentes. Como consecuencia creían volar, y en su delirio pensaban que copulaban con el mismo diablo, ya que también les producía una efecto afrodisíaco, probablemente producto de la desinhibición y la irrealidad en que las sumía.

Los efectos alucinógenos y anestésicos de la mandrágora fueron útiles para provocar la perdida de consciencia y así poder realizar amputaciones y “cirugías” en tiempos del Imperio Romano.  Se cuenta que en las campañas romanas en la Germania se proporcionaba un trozo de raíz de mandrágora a los heridos para poder tratarlos sin dolor.

En la Edad Media se creía que al arrancar la raíz de la mandrágora, la planta lanzaba un grito y que el grito mataba a la persona que intentaba arrancarla. La solución que usaban los hechiceros y brujas, dicen las leyendas, era usar una cuerda. Un extremo se ataba a la raíz y el otro a un perro. Cuando el perro tiraba sacaba la raíz del suelo, la mandrágora gritaba y el perro caía fulminado. A cambio del sacrificio del can, se obtenía una raíz milagrosa con forma de hombrecillo y poderes mágicos.

En la cultura hebrea se consideraba que Mandragora autumnalis favorecía la fertilidad, de hecho se cita en la Biblia algún pasaje donde se atribuye a esta planta la facultad de revertir la esterilidad femenina.

Una de las acusaciones que se hicieron a Juana de Arco para llevarla a la hoguera era que poseía un amuleto con forma humana hecho con la raíz de esta planta. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS. (SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, NO TE PUEDES PERDER NUESTRO LIBRO “QUE NO PISAR, NO COMER Y NO TOCAR EN LA NATURALEZA”, UNA GUÍA DE LAS ESPECIES DE ANIMALES, PLANTAS Y HONGOS POTENCIALMENTE PELIGROSOS DE LA PENÍNSULA IBÉRICA).

Mandragora autumnalis Mandragora autumnalis

Mandragora autumnalis

Mandrágora. Raíces Mandragora autumnalis

Mandrágora. Raíces

Casuarius casuarius, casuario

Casuarius casuarius Casuarius casuarius, casuario

Casuarius casuarius

Causarius casuarius, casuario. Con el nombre de casuario se conoce a tres especies de aves de la familia Casuariidae que viven en Oceanía, en concreto, en Australia y Nueva Guinea. Son animales antiquísimos cuya morfología nos recuerda a la de los dinosaurios ya extinguidos. La protuberancia ósea de su cabeza y sus enormes patas con afiladas garras proporcionan a estas aves un aspecto que no es precisamente el de un inocente pajarito.

La más grande de las tres especies de casuarios, aún no extinguidas, es Casuarius casuarius, la única de las tres que habita tanto en Australia como en nueva Guinea. Otra de ellas, el casuario pigmeo desapareció y solamente perviven sus restos fósiles.

Casuarius casuarius alcanza 1,70 metros de altura y un peso que puede superar los 70 Kg. Es un ave muy difícil de ver en libertad, ya que se esconde y mimetiza entre la abundante vegetación de las zonas selváticas en las que vive. Si su táctica de huida falla, no tiene inconveniente en atacar con determinación al intruso. Su poderosa cabeza, y especialmente las fuertes patas con la larga uña afilada de su dedo interior, pueden matar a un ser humano. Si se siente acorralado, el casuario adulto arqueará su cuerpo hacia atrás, ahuecará su plumaje para parecer más grande y emitirá sonidos disuasorios.  El siguiente paso será tomar impulso y  lanzar una patada usando a la vez las dos patas, rasgando con sus afiladas garras interiores y sus fuertes uñas a su adversario. Es realmente un animal peligroso si considera que él o sus descendientes están en peligro.

Los nidos de estas aves permanecen ocultos y camuflados. Afortunadamente para ellas permanecen tan escondidos que es difícil encontrarlos en plena naturaleza, aunque hay quienes están dispuestos a pagar importantes sumas de dinero por una puesta. Lo mismo puede decirse de los pollos, que se esfuman entre la vegetación sin dejar rastro.

Entre los casuarios son los machos los que se ocupan de incubar los huevos y permanecer junto a los pollos hasta que son independientes. Las hembras, una vez que han realizado la puesta se marchan, dejando los huevos y la futura prole a cargo del macho. Mientras, pueden aparearse con otro macho procediendo del mismo modo. Sin duda, un caso excepcional en la naturaleza, incluida la humana.

Casuarius casuarius, casuario, casuario común, o southern cassowary en inglés, se alimenta de frutos caídos, ya que al no poder volar no es capaz de de alcanzar los que aún permanecen en los árboles. Son animales solitarios que solamente se encuentran para reproducirse. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS.

Casuarius casuarius. Adulto con su cría 1024x789 Casuarius casuarius, casuario

Casuarius casuarius. Adulto con su cría

Arnica montana, árnica

Arnica montana detalles de las flores Arnica montana, árnica

Arnica montana, detalle de las flores

Arnica montana, árnica en su nombre común, es una planta herbácea rizomatosa, perteneciente a la familia de las asteráceas, que mide entre 20 y 50 cm de altura  y que se distribuye en la península Ibérica por la cornisa cantábrica, Galicia y  Pirineos.

Prefiere zonas frescas y húmedas como las praderas de montaña. Sus flores amarillas aparecen principalmente en los meses de julio y agosto, e  incluso se pueden ver hasta el mes de octubre.

Arnica montana es una planta tóxica que nunca debe ingerirse. Los síntomas del envenenamiento comienzan con diarreas, vómitos, desorientación, inquietud, malestar general y dolor de cabeza. En dosis elevadas llega a causar la muerte. En mujeres embarazadas puede provocar el aborto. Tampoco debe usarse por vía externa sobre heridas abiertas o sangrantes.

Sin embargo, existen muchas zonas de España donde se emplean de forma medicinal plantas no tóxicas de otras especies distintas a Arnica montana y que son denominadas de forma común como árnica.  Ello puede dar lugar a confusión, ya que la auténtica Arnica montana es tóxica.

Es una planta usada desde la antigüedad de forma externa para aliviar los efectos de contusiones y torceduras.

Por sus propiedades antiinflamatorias existen linimentos y pomadas de Arnica montana que se comercializan con garantías para ser usados en caso de contusiones, esguinces o traumatismos.  Los deportistas usan estos productos para aliviar, de forma eficaz, el dolor causado por contusiones. Son mucho más seguros que el empleo de la planta natural, que puede producir reacciones alérgicas si se emplea directamente sobre la piel. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS. (SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, NO TE PUEDES PERDER NUESTRO LIBRO “QUE NO PISAR, NO COMER Y NO TOCAR EN LA NATURALEZA”, UNA GUÍA DE LAS ESPECIES DE ANIMALES, PLANTAS Y HONGOS POTENCIALMENTE PELIGROSOS DE LA PENÍNSULA IBÉRICA).

Arnica montana Arnica montana, árnica

Arnica montana

Pontia glauconome

Pontia glauconome Pontia glauconome

Pontia glauconome

Pontia glauconome pertenece a la familia de los piéridos y se distribuye por zonas semidesérticas de África, Oriente Medio y sur de Asia, hasta Afganistán y Pakistán.

Los adultos vuelan entre los meses de marzo y octubre en varias generaciones anuales, con diferencias morfológicas entre los ejemplares de cada una de las generaciones.

Pontia glauconome mide unos 5 cm de envergadura alar y su aspecto es similar al de sus parientes ibéricas Pontia daplidice y Pontia callidice. Su color blanco refleja la intensa luz siempre presente en las zonas en las que habita.

Conocida vulgarmente como Blanca del desierto, Pontia glauconome vive en zonas desérticas o semidesérticas con escasa vegetación, en laderas cálidas y pedregosas con fuerte insolación. Su vuelo es rápido y directo, posándose ocasional y brevemente para libar de las flores que encuentra en su camino. Las orugas se alimentan de crucíferas del género Zilla o Erucastrum, propias de su entono. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS.

Welwitschia mirabilis

Welwitschia mirabilis detalle Welwitschia mirabilis

Welwitschia mirabilis, detalle

Welwitschia mirabilis. Esta planta crece en el desierto de Namib, principalmente en una franja situada a unos 100 o 150 km de la costa, donde las condiciones meteorológicas determinan la formación de nieblas durante la noche que posteriormente se disipan al llegar el día.

Las hojas, anchas y curvadas, facilitan que las gotas de niebla sobre ellas depositadas, resbalen directamente hacia sus raíces. Además, la planta posee estomas en su  hojas que le permiten absorber el agua. También cuenta con una profunda raíz  con la que llegar al agua subterránea, ya que el aporte de la niebla y el de las escasísimas precipitaciones no es suficiente para garantizar su supervivencia.

Algunos animales como rinocerontes o antílopes mastican las hojas de Welwitschia mirabilis en épocas de sequía. También ha tenido aprovechamiento por parte del ser humano. La zona central o corazón de las plantas femeninas se consumía cruda o cocida, por ello ha recibido el nombre de “onyanga”, cebolla del desierto.

El principal polinizador de Welwitschia mirabilis es el hemíptero Odontotus sexpunctatus, conocido como chinche de la welwistchia, que se alimenta de las sustancias azucaradas de la planta. Curiosamente, este mismo insecto, aliado de esta planta, es una plaga para algunos árboles del género Adansonia, como el famoso baobab.

El nombre científico de Welwitschia mirabilis proviene del botánico y explorador austriaco, Friedrich Welwitsch, que la descubrió  en 1859 para el mundo occidental, al sur de Angola en el desierto del Namib. Una planta extraordinaria, milagrosa como indica su calificativo “mirabilis”. Una reminiscencia de la vegetación del período jurásico que es un símbolo de Namibia y objeto de deseo para coleccionistas. Quizá se salve de ser coleccionada gracias a que el hongo Aspergillus niger, poco recomendable para la salud humana y la de otras plantas, es una habitante común en sus hojas. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

Welwitschia mirabilis Welwitschia mirabilis

Welwitschia mirabilis

Oso kodiak. Ursus arctos middendorffi

Oso Kodiak Oso kodiak. Ursus arctos middendorffi

Oso Kodiak

El oso kodiak es una subespecie del oso pardo denominada cientificamente Ursus arctos middendorffi. Es el oso pardo más grande del mundo, de tamaño aún superior al famoso oso grizzly.

En la actualidad existen unos 3.500 ejemplares en la Isla de Kodiak, situada en Alaska, isla que da el nombre común a la especie.

El oso kodiak alcanza casi 3 metros de altura en posición bípeda y puede llegar a pesar unos 700 Kg. Las hembras son entre un 20 y un 30 por ciento mas pequeñas que los machos. Su alimentación es omnívora, se compone de salmón, mamíferos de los que empieza  alimentándose de las vísceras, y materia vegetal como hierba y bayas silvestres maduras.

Son activos de día, aunque la competencia por el alimento puede hacerlos activos también por la noche. A finales de octubre se refugian en sus madrigueras para pasar el invierno. Los machos salen al exterior al llegar la primavera, hacia el mes de abril, mientras que las hembras con cachorros esperan hasta finales de junio, por lo que pueden pasar inactivas hasta ocho meses.

 Las cópulas se practican entre los meses de mayo y junio, sin embargo, el óvulo fecundado no se implanta en la pared uterina hasta el mes de octubre, cuando comienza el período de hibernación. Los cachorros, al nacer, son muy pequeños, no llegan a pesar 1 Kg, lo cual es desproporcionado para el tamaño que adquieren cuando son adultos. Las camadas se componen de 2 o 3 crías, pero a veces las hembras se hacen cargo de crías de otras hembras muertas, “cargando” con hasta 6 cachorros. Los pequeños viven en compañía de su madre durante tres años, aunque por lo general, una de cada tres crías muere por ataques de machos, y otras lo hacen al abandonar a su madre y enfrentarse en solitario a su nueva vida.

Solamente se ha producido una muerte humana por ataques de oso kodiak en los últimos 75 años, aunque sí existe una media de un herido cada dos años, normalmente por imprudencia de los visitantes que acuden a la Isla de Kodiak para contemplarlos. Aunque su tamaño y enorme fuerza puedan hacer pensar lo contrario, no es un oso especialmente agresivo. De hecho, es un oso kodiak el que ha protagonizado muchas de las escenas de osos que se han rodado en películas y series de televisión, aunque haciéndolo pasar por un oso grizzly, otra subespecie de oso pardo cuyas hembras, especialmente al proteger a sus cachorros, son bastante más agresivas. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS.

Ursus arctos middendoffi oso kodiak Oso kodiak. Ursus arctos middendorffi

Ursus arctos middendoffi, oso kodiak

Vipera aspis, víbora áspid

Vipera aspis víbora áspid 752x1024 Vipera aspis, víbora áspid

Vipera aspis, víbora áspid

Vipera aspis, víbora áspid, es una de las tres especies de víbora que podemos encontrar en la península Ibérica. Las otras dos son Vipera latastei y Vipera seoanei.

Vipera aspis mide entre 60 y 70 cm, por lo que es algo más grande que sus congéneres. Se distribuye por el área pirenaica y prepirenaica. En Cataluña, además de en el Pirineo y su zona de influencia, se sitúa hasta el nivel del mar en el norte de la provincia de Barcelona y sur de Girona. También está distribuida por el norte de Soria, La Rioja, norte de Burgos y Palencia, sureste de Cantabria y  mitad sur del País Vasco.

El hábitat de Vipera aspis, víbora áspid, es variado. La podemos encontrar en el monte mediterráneo, pero lo normal es que busque zonas más frescas, como las praderas de montaña hasta altitudes superiores a los 2.000 metros. También puede verse en robledales y en otro tipo de bosques, entre piedras, rocas, canchales y muros divisorios de fincas. Es habitual de las grietas  rocosas, las oquedades y los muros de mampostería. La forma de los helechos y las sombras que estos proyectan en el suelo son similares a los dibujos que esta víbora presenta en su cuerpo, lo cual favorece su ocultación.

Es, probablemente, la víbora más “agresiva” de la península Ibérica. Se defiende con decisión. Cuando se ve amenazada puede erguirse, bufar y no duda en morder, aunque para que ello ocurra hay que molestarla seriamente. De las tres víboras presentes en la Península es la que posee el veneno más activo. Especialmente sensibles a él pueden ser los niños y las personas con problemas de salud.

En las zonas en las que coincide con la víbora hocicuda, Vipera latastei, (Burgos, norte de Soria, sur de La Rioja o Huesca), suele situarse en altitudes mayores. De tal modo que en zonas más bajas aparecería la víbora hocicuda, también ocupando terrenos pedregosos, y a mayor altitud, podríamos encontrarnos con Vipera aspis.

Es un reptil bastante longevo, ya que puede vivir hasta 20 años. Los machos pelean entre ellos para aparearse con las hembras, y después de la cópula, el macho permanece junto a la hembra para evitar que otros machos copulen con ella. Es ovovivípara, es decir, la hembra mantiene los huevos en el interior de su cuerpo, y allí dentro eclosionan las crías, que salen al exterior ya formadas, en un número que oscila entre 3 y 10 dependiendo de la fortaleza y salud de la madre.

Vipera aspis se alimenta de pequeños roedores, aves y algunos reptiles. Son depredadas por aves rapaces y algunos mamíferos como los jabalíes. También compiten con Vipera latastei, ocasionándose muertes entre ambas especies. Hibernan a partir del mes de octubre y lo hacen en grupo en las zonas más altas de montaña, mientras que en las más bajas la hibernación se produce en solitario. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS. (SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, NO TE PUEDES PERDER NUESTRO LIBRO “QUE NO PISAR, NO COMER Y NO TOCAR EN LA NATURALEZA”, UNA GUÍA DE LAS ESPECIES DE ANIMALES, PLANTAS Y HONGOS POTENCIALMENTE PELIGROSOS DE LA PENÍNSULA IBÉRICA).

Vipera aspis 1024x682 Vipera aspis, víbora áspid

Vipera aspis

Boloria aquilonaris

Boloria aquilonaris copia Boloria aquilonaris

Boloria aquilonaris

Boloria aquilonaris o perlada de los arándanos, como denominan a esta mariposa en su área de distribución,  vuela en turberas, brezales y zonas encharcadas permanentemente del centro y norte de Europa.

En concreto, Boloria aquilonaris se distribuye por el Macizo CentraL y Vosgos franceses, en Bélgica, Suiza, Austria, Alemania, Dinamarca, República Checa, Eslovaquia, Polonia, países del Báltico, península Escandinava, Rusia ártica, Urales y Siberia. No se encuentra en el área mediterránea, lamentablemente, ya que es una mariposa de gran belleza, aunque similar a otras especies del género Boloria que sí podemos disfrutar en nuestra península.

Vuela en una única generación anual, entre los meses de junio y agosto, hasta altitudes de 2.000 metros. Necesita zonas frescas con humedad, por lo que las turberas y brezales situados en terrenos encharcados o muy húmedos son sus hábitats preferidos. La desecación de los terrenos en los que habita es el principal peligro para esta especie, que con excepción de la península Escandinava, donde es algo más común, solamente se encuentra en pequeñas colonias muy localizadas.

Las orugas de Boloria aquilonaris se alimentan del denominado arándano palustre Vaccinium oxycoccos, una especie de arándano comestible que crece, entre otros lugares, en las turberas del centro y norte de Europa. Las orugas pasan el invierno en estado de larva, aunque en los territorios más septentrionales pueden tardar dos años en convertirse en adultas. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

Vaccinium oxycoccos arándano palustre copia 680x1024 Boloria aquilonaris

Vaccinium oxycoccos, arándano palustre

Gallotia stehlini, lagarto gigante de Gran Canaria

Gallotia stehlini lagarto gigante de Gran Canaria Gallotia stehlini, lagarto gigante de Gran Canaria

Gallotia stehlini, lagarto gigante de Gran Canaria

Gallotia stehlini, lagarto gigante de Gran Canaria, es como se denomina este imponente lagarto, el más grande de los que habitan en las Islas Canarias.

Alcanza unos 80 cm incluyendo la cola, que mide hasta dos veces la longitud del cuerpo. Los machos de Gallothia stehlini son algo más grandes que las hembras, presentan en la garganta y a ambos lados de la cabeza un color anaranjado característico.

El lagarto gigante de Gran Canaria es un endemismo de la isla de Gran Canaria, aunque también habita de forma estable en la costa oriental de Fuerteventura, donde ha sido introducido, así como en algunos otros puntos del Archipiélago Canario.

Galothia stehlini prefiere los barrancos y terrenos pedregosos con cierto nivel de humedad. Se le puede encontrar en altitudes superiores a los 2.000 metros.

Las hembras, después del apareamiento, que viene precedido por algunos rituales por parte del macho,  ponen entre 4 y 16 huevos durante los meses de verano, de junio a agosto. Las crías nacen dos o tres meses después.

Es de actividad principalmente diurna y le gusta asolearse sobre las piedras. Podemos verlo activo durante todo el año, aunque las poblaciones de Gallothia stehlini, lagarto gigante de Gran Canaria que viven en zonas altas, por encima de  los 1.000 metros, son hibernantes. La duración de dicha hibernación  es proporcional en tiempo a la altitud, cuanto mayor sea ésta, mayor es el período de letargo.

En la actualidad, el lagarto gigante de Gran Canaria está empezando a verse amenazado por la serpiente rey común, Lampropeltis getula. Esta serpiente, originaria de Estados Unidos y México, ha sido introducida en el medio natural de Gran Canaria, en definitiva, es una especie alóctona invasora. Es constrictora y se alimenta de pequeños mamíferos, aves, anfibios y reptiles, incluyendo especies de lagarto como Gallothia stehlini. El problema es que cada vez es más numerosa y va extendiendo su área de distribución, lo cual puede suponer en el futuro un serio peligro para ésta y otras especies emblemáticas de Gran Canaria. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

Galotia stehlini  Gallotia stehlini, lagarto gigante de Gran Canaria

Galotia stehlini

Brahmaea wallichii

Brahmaea wallichii  Brahmaea wallichii

Brahmaea wallichii

Brahmaea wallichii es un heterócero, o lo que es lo mismo, un lepidóptero de los que comúnmente denominamos polillas.

Se distribuye por la India, China, Taiwan y el sudeste asiático. Su tamaño puede superar los 16 cm de envergadura alar. Existen diferentes subespecies de Brahmaea wallichii en las distintas zonas en las que habita.

Vuela en dos generaciones anuales, la primera, entre los meses de abril y mayo, y la segunda, en el mes de agosto. Sus orugas se alimentan de plantas del género Syringa, las conocidas lilas, y Ligustrum. Para pupar, las orugas descienden desde su planta nutricia y se ocultan bajo la tierra o entre las hojas secas del suelo.

Brahmaea wallichii es una de las especies de lepidópteros objeto de comercio, debido a su tamaño, su belleza y a que es una especie fácil de criar en cautividad. Ángel S. Crespo para Guadarramistas

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: