Archive / SIERRA DE GUADARRAMA

RSS feed for this section

Inachis io

inachis io invernante asoleandose Inachis io

Inachis io invernante asoleándose

Esta bella mariposa, denominada “pavo real” es de las más grandes que podemos encontrarnos con sus  5,5 cm de envergadura. Inachis io habita zonas donde el agua esté cerca, en bosques frescos con mucha vegetación, aunque no es raro verla frecuentar jardines y prados con flores.

Inachis io se distribuye por la mitad norte de la Península Ibérica, incluyendo el Sistema Central. Está ausente en la mitad sur, con la excepción de Sierra Nevada y algunas citas al sur del Sistema Ibérico. También vuela en enclaves próximos al límite de su área de distribución. Ocupa la práctica totalidad del continente europeo, Turquía, Asia templada y Japón.

Se la puede ver desde marzo hasta agosto, incluso en septiembre y octubre, volando en una sola generación. Cada temporada, los primeros ejemplares de Inachis io en verse son adultos del año anterior que pasan el invierno escondidos en grietas de muros, rocas y oquedades de los árboles. Estos ejemplares que han pasado el invierno vuelan entre marzo y mayo y haciendo sus puestas antes de morir. Las jóvenes orugas resultantes viven en nidos de seda adheridos a diferentes especies de ortigas Urtica spp. Rápidamente se desarrollan y se convierten en mariposas adultas  a la espera de la llegada de los fríos, para ocultarse y comenzar de nuevo el ciclo. Las jóvenes mariposas pavo real del verano perpetuarán la especie al año siguiente después de haber resistido ocultas los fríos invernales.

Inachis io posee en sus alas unos inconfundibles ocelos –dibujos redondos y llamativos-, que no duda en mostrar abriendo sus alas cuando se siente amenazada. Estos ocelos, parecidos a los de las plumas de los pavos reales, confunden y asustan a sus depredadores, dando tempo a la mariposa para huir volando.

Sin duda, Inachis io es una de las mariposas más bellas y coloristas de nuestros campos, quizá la más parecida a esas mariposas tropicales que tanto nos asombran. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

Inachis io Inachis io

Inachis io

Inachis io. Reverso Inachis io

Inachis io. Reverso

Orugas de Inachis io sobre ortiga Inachis io

Orugas de Inachis io sobre ortiga

 

 

SEGUNDA SEMANA DE MARZO 2010

 SEGUNDA SEMANA DE MARZO 2010

Valsaín bajo Peñalara

En los Montes de Valsaín (Segovia), el despertar de la primavera se hace rogar un poco más que en la zona madrileña de la Sierra de Guadarrama. Situados en la vertiente norte de la mencionada, en el término municipal de La Granja de San Ildefonso, tienen una superficie de unas 11.000 ha -8.000 ha correspondientes al Monte Pinar y unas 3.000 al Monte Matas-.

El pino silvestre Pinus sylvestris, también denominado pino albar o simplemente pino de Valsaín, predomina en el Monte Pinar con más de 4 millones de ejemplares, mientras que en el Monte Matas se alterna con roble melojo Quercus pyrenaica.

Además de la belleza singular de estos montes y del Real Sitio de La Granja de San Ildefonso, actividades como la cuidada y sostenible extracción maderera, la fabricación de vidrio artesanal en la Real Fábrica de Cristales de La Granja y la cercanía a la monumental Segovia, hacen de este entorno un lugar ideal para disfrutar de la naturaleza, del arte y de la historia, además de la gastronomía.

Sin ser muchas las posibilidades de observar especies animales y vegetales que esta segunda semana de marzo  me ha ofrecido en la zona, ya es posible ver los primeros Narcissus bulbocodium var. Graellsii o las Gagea soleirolii, denominadas guadarrámicas.

 SEGUNDA SEMANA DE MARZO 2010

Navalhorno

 SEGUNDA SEMANA DE MARZO 2010

Madera de pino silvestre

En esta hermosa tierra están por venir durante las próximas semanas los mejores momentos de año, cuando infinidad de especies botánicas y de mariposas nos acompañen mientras paseamos entre Peñalara, Peña Citores, Navacerrada, la Fuenfría, el Nevero, el Montón de Trigo, la Pradera de Navalhorno, Los Asientos o La Boca del Asno. Emblemas todos ellos del corazón del Guadarrama. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para  GUADARRAMISTAS

 SEGUNDA SEMANA DE MARZO 2010

Gagea sp.

 SEGUNDA SEMANA DE MARZO 2010

Narcissus bulbocodium var. Graellsii

Iberolacerta cyreni, lagartija carpetana


lagartija carpetana 681x1024 Iberolacerta cyreni, lagartija carpetana

Iberolacerta cyreni, lagartija carpetana

Iberolacerta cyreni, lagartija carpetana  es un endemismo del Sistema Central español y  habita en los roquedos de montaña de las Sierras de Guadarrama, Gredos y Béjar, ente los 1.600 y 2.500 metros de altitud.

En la actualidad se considera que existen dos subespecies, Iberolacerta cyreni cyreni e Iberolacerta cyreni castiliana. El área de distribución de la primera subespecie correspondería a las Sierras de Gredos y Béjar, mientras que la segunda es la que se localiza en la Sierra de Guadarrama.

Su estatus de conservación es catalogado como vulnerable en España, pero en la categoría mundial IUCN 2008 se considera en peligro.

Iberolacerta cyreni, lagartija carpetana necesita de los canchales, bloques de piedra y pedregales donde encuentra la protección y el lugar donde alimentarse. La destrucción de sus hábitats deriva, principalmente, de la creación de infraestructuras deportivas de montaña. El excesivo trasiego de senderistas fuera de los caminos delimitados para tales fines, tampoco favorece a la especie.

Es una lagartija robusta, con una longitud total incluyendo la cola, de unos 22 o 23 cm, similar en machos y hembras. La dieta está constituida por insectos que captura al acecho, o activamente según sus necesidades y fortaleza. Sus principales depredadores son algunos reptiles como la víbora hocicuda o la culebra lisa europea, aves como los cuervos o el roquero rojo, y también mamíferos, principalmente comadrejas.

En período de celo los machos luchan violentamente a la vez que emplean mecanismos de marcaje territorial. Las hembras de Iberolacerta cyreni, lagartija carpetana ponen entre 5 y 8 huevos de los que nacerán las crías entre los meses de agosto y septiembre. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS.

PRIMERA SEMANA DE MARZO 2010

 PRIMERA SEMANA DE MARZO 2010

Upupa epops

Las temperaturas están siendo muy bajas, con nevadas seguidas de fuertes heladas nocturnas. En estas condiciones son contadas las ocasiones en las que se pueden observar mariposas invernantes. Otros años con tiempo más benigno, a lo largo de los primeros días de marzo se podían apreciar algunas especies de lepidópteros diurnos como Inachis io, Nymphalis polychloros, Polygonia c-album, Aglais urticae o Gonepteryx rhamni. Se trata de especies nacidas la temporada pasada, que sobreviven al invierno ocultas entre los huecos de los muros y piedras o protegidas por hojas secas, y que aprovechan los tibios rayos de sol para termorregularse. Este año, de momento apenas he podido ver pasar a gran velocidad alguna Gonepteryx rhamni y fugazmente también a una Aglais urticae, sin opción alguna de poder fotografiarlas.

 PRIMERA SEMANA DE MARZO 2010

Diptera (Tachinidae)

 PRIMERA SEMANA DE MARZO 2010

Hymenoptero (Andrena sp.)

En el suelo se puede sorprender a algún Díptero de la familia Tachinidae, probablemente a la espera de hallar una oruga a la que depositar su carga parásita de huevos, además de algunos pequeños himenópteros.

La flora apenas tiene representantes en flor, ninguno en las zonas de montaña. En los valles y al resguardo del intenso frío me tropiezo con una incipiente Gagea, seguramente Gagea soleirolii, también denominada Gagea guadarrámica -espero que los amigos de la web Herbarium Virtual me lo confirmen-.

En el encinar he visto la primera abubilla, Upupa epops, aún sin su sonoro reclamo “ubububú”, que no tardará en entonar, y a las tórtolas turcas Streptopelia decaocto que empiezan a ser frecuentes.

Las rapaces nocturnas como el mochuelo Athene noctua, el cárabo Strix aluco o el buho chico Asio otus, se oyen pero no se ven. El autillo Otus scops aún está por llegar, y el impresionante buho real Bubo bubo se afana ya en sus labores de cría en las zonas más escarpadas. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

 PRIMERA SEMANA DE MARZO 2010

Inachis io

 PRIMERA SEMANA DE MARZO 2010

Nymphalis polychloros

 PRIMERA SEMANA DE MARZO 2010

Aglais urticae

 PRIMERA SEMANA DE MARZO 2010

Gonepteryx rhamni

CUARTA SEMANA DE FEBRERO 2010

Mientras las zonas de montaña siguen aún en el reposo invernal, en las áreas habitadas por los robles Quercus pyrenaica,  las encinas Quercus ilex, los quejigos Quercus faginea o los alcornoques Quercus suber, las temperaturas son algo más benignas y una incipiente actividad se puede empezar a observar.

 CUARTA SEMANA DE FEBRERO 2010

Pardosa sp.

Las dehesas boyales jalonadas por pequeños bosquetes de robles, fresnos Fraxinus angustifolia y enebros de la miera Juniperus oxycedri esconden los incipientes brotes del gamón Asphodelus albus, una planta que en pocas semanas será muy abundante y se convertirá en reclamo de numerosas especies de insectos. También empiezan a verse los primeros brotes de peonía. Ambas especies son frecuentes en la Sierra de Guadarrama, Paeonia officinalis y Paeonia broteroi –rosa alabardera-, así como el narciso que anuncia la primavera, todavía muy escaso Narcissus bulbocodium.

 CUARTA SEMANA DE FEBRERO 2010

 CUARTA SEMANA DE FEBRERO 2010

Brote de gamón Asphodelus albus.


 CUARTA SEMANA DE FEBRERO 2010

Díptero. Fam. Muscoidea.

La actividad de los insectos se limita a las arañas que entre las hierbas corretean persiguiendo a seres que no soy capaz de distinguir. Son arañas lobo, seguramente del género Pardosa. También algunas pequeñas moscas aprovechan el tibio sol y unos peludos himenópteros hacen lo mismo sobre un tronco.

Pinzones, mosquiteros, jilgueros, currucas, carboneros, mitos, urracas, grajillas, milanos y ratoneros destacan entre las aves.

La presencia del zorro, tan poco dado a dejarse sorprender, se hace evidente por esa costumbre suya de depositar sus excrementos en lo alto de las piedras. Muestras en el suelo de topos y topillos, y unas hozaduras que creo son de jabalí Sus scrofa completan el rastro de los mamíferos.

Imposible de momento sorprender a los anfibios, espero que pronto alguna salamandra deje verse mientras se asolea. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO  para GUADARRAMISTAS

 CUARTA SEMANA DE FEBRERO 2010

Incipiente peonía.

TERCERA SEMANA DE FEBRERO 2010

 TERCERA SEMANA DE FEBRERO 2010

Encinas y enebros entre el monte de San Pedro y Guadalix de la Sierra.

La gran variedad y riqueza faunística y botánica de la Sierra de Guadarrama radica en la diversidad de sus ecosistemas. Si atravesamos la sierra desde la ciudad de Madrid hasta la de Segovia, nos encontramos en primer lugar con el Monte del Pardo, monte bajo poblado fundamentalmente por encinas. Un enorme espacio que alberga toda la vida que el encinar es capaz de cobijar.

La rampa serrana o piedemonte se encuentra poblado por encinar, enebros y fresnos, y a medida que se asciende por la rampa serrana el robledal ocupa el espacio hasta los 1.200, 1.300 metros dando paso a partir de esa altitud al pino silvestre que no dejará rincón alguno hasta los 1.800-2.000 metros aproximadamente, según las zonas estén más o menos expuestas a los fríos vientos, con excepción de algunos abedulares , hayedos y castañares relictos. A partir de esas altitudes el piornal y la resistente vegetación de alta montaña configuran otro mundo en el que la fauna también está presente. El descenso hacia la zona segoviana es idéntico pero a la inversa, siendo más predominante el robledal en las zonas bajas y menos acusada la presencia del encinar, que se ve sustituida por amplias zonas de sabina albar, antes de dar paso a la enorme planicie castellana.

La meteorología de ese año está retrasando la aparición de plantas e insectos que en años anteriores ya habían hecho aparición, así que a falta de ellos no está de más dar un paseo y reparar en esta enorme variedad vegetal que en un espacio limitado –si lo comparamos con el Pirineo, por ejemplo-, ofrece nuestra Sierra de Guadarrama. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

 TERCERA SEMANA DE FEBRERO 2010

Pinar silvestre.

 TERCERA SEMANA DE FEBRERO 2010

Troncos de abedul.

 TERCERA SEMANA DE FEBRERO 2010

Hojas secas de roble melojo.

Lobos y mastines

Lobos y mastines. Desde hace años se rumoreaba sobre la existencia del lobo ibérico en la Sierra de Guadarrama, si bien la mayoría de las noticias tenían como protagonistas a perros asilvestrados que eran confundidos con la emblemática especie.

Actualmente, la existencia del lobo en nuestra sierra parece definitivamente confirmada. Lamentablemente en algunos casos han sido lobos atropellados o muertos por perros silvestres los que han confirmado su presencia.

 Lobos y mastines

Bosco, el más guapo, el más noble… EL MEJOR

La zona segoviana de Cerezo de Abajo, Cerezo de Arriba, Sigueruelo , Sierra de Ayllón, y Somosierra ya en Madrid, junto alguna cita en los Montes de Valsaín y en la zona limítrofe entre Ávila, Segovia y Madrid constituyen los nuevos asentamientos de este maravilloso animal.

Sin embargo, los problemas con el ser humano no van a dejar de existir. La práctica ganadera en esta zona consistente en la suelta del ganado vacuno para que paste libremente por la sierra, puede generar sin duda conflictos si el lobo se asienta definitivamente. De hecho ya han surgido algunas protestas en el caso del ganado ovino, víctima casi con toda seguridad de los perros salvajes. Quizá sea necesario un esfuerzo por parte de todos, Administraciones y ganaderos, sin olvidar el legendario papel que los perros mastines han llevado a cabo a lo largo de los siglos (algunas Comunidades Autónomas favorecen su adquisición a los ganaderos).

El mastín es el único perro capacitado por fuerza y tesón para hacer frente a un lobo, y su presencia suele resultar disuasoria para las manadas de perros silvestres y lobos.

Los mastines son perros molosos que alcanzan hasta los 90 Kg de peso y que fueron introducidos en España en las campañas que los ejércitos romanos llevaron a cabo en la antigua Hispania, donde eran empleados como un arma más en sus batallas. Antiguamente se les protegía el cuello con las llamadas “carlancas·”, especie de collar con grandes pinchos metálicos que les protegían de la certera dentellada del lobo en la garganta, a la vez que favorecían su efectividad en la pelea. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS. (SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, PODRÁS DISFRUTAR DE MUCHOS MÁS EN NUESTRO LIBRO “101 CURIOSIDADES DE LA HISTORIA DE LA SIERRA DE GUADARRAMA QUE NO TE PUEDES PERDER”).

img 0281 1 300x253 Lobos y mastines

Vacas pastando en Guadarrama.

 Lobos y mastines

Ternero reconociendo su entorno y a los extraños fotógrafos.

SEGUNDA SEMANA DE FEBRERO 2010

 SEGUNDA SEMANA DE FEBRERO 2010
Arroyo en la dehesa

Las bajas temperaturas y las abundantes precipitaciones siguen sin favorecer la observación de insectos. Por estas mismas fechas en años anteriores era posible observar alguna mariposa diurna invernante termorregulándose al tibio sol, como la Aglais urticae o Nymphalis polychloros.

Por ahora el mundo de los insectos queda reducido a alguna especie de díptero como la mosca de la carne Calliphora vomitoria, o la metálica Lucilia caesar.  Este tipo de moscas tienen una importante función al conseguir acelerar la descomposición de los cadáveres que los rigores invernales han ido dejando tras su paso, y es por eso que ellas están ahí esperando encontrar en esos cadáveres el modo de perpetuar su propia existencia.

El ambiente un poco anodino que aún se respira en la dehesa en este largo invierno, se ve alegrado por el incesante movimiento de los grupos de mitos Aegithalos caudatus, unas pequeñas e inquietas aves paseriformes que llegan a sorprender por su atrevida curiosidad.

La primavera se va gestando lentamente y las continuas nevadas permiten sospechar que este año será esplendorosa. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

PRIMERA SEMANA DE FEBRERO 2010

Algunos apuntes muy breves y ligeros de primavera empiezan a verse en las valles y zonas más bajas de la Sierra de Guadarrama. Por supuesto las zonas altas siguen cubiertas de nieve, y este invierno especialmente lluvioso, aún no ha concedido unos cuantos días soleados. Así que, la falta de actividad en el pinar de montaña nos lleva a descender hasta los 1.100 metros para descubrir  incipientes brotes de lo que pueden ser especies de Geranium, algunas plantitas de siempreviva Helichrysum stoechas, resistentes especies de Sedum, brotes de llantén Plantago sp., de pimpinela Sanguisroba minor, de viborera Echium sp., y de futuros cardos Cirsium sp, que conviven con invernales y apagadas bolinas Santolina rosmarinifolia, romeros Rosmarinus officinalis y cantuesos Lavandula stoechas pedunculata. Aún queda para que santolinas, romeros y cantuesos alegren nuestros campos.

 PRIMERA SEMANA DE FEBRERO 2010

mosca de las piedras

 PRIMERA SEMANA DE FEBRERO 2010 PRIMERA SEMANA DE FEBRERO 2010 PRIMERA SEMANA DE FEBRERO 2010

 PRIMERA SEMANA DE FEBRERO 2010 PRIMERA SEMANA DE FEBRERO 2010

Diversas especies de sauces Salíx sp., apuntan ligeramente  lo que en un par de semanas serán sus flores, primer reclamo serio a los insectos, especialmente dípteros y algún himenóptero como la Xylocopa violácea, que no tardarán en dejarse ver junto a las primeras avispas Polistes sp.

Aprovechando el tímido sol y el calor que desprende el coche, se posa sobre el mismo algún moscardón Calliphora vomitoria y unos pequeños y extraños insectos del orden Plecoptera  a los que se denomina moscas de las piedras. Estos animales son un indicador de salud de los arroyos y ríos, ya que las larvas solamente viven en aguas limpias y sin contaminar. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO  para GUADARRAMISTAS

CUARTA SEMANA DE ENERO 2010

La última semana de Enero parece marcar la diferencia entre el crudo invierno y un atisbo de primavera que febrero anuncia. Lo cierto es que estamos en plena estación invernal, y el sol ligero con el que ha amanecido este día no llega a descongelar el suelo y los charcos que han dejado las recientes lluvias. En la umbría de muros y piedras aún se mantienen restos de nieve.

El paseo hoy discurre por el GR-10, o lo que es lo mismo, por el sendero de Gran Recorrido número 10. Esta vía señalizada con dos bandas horizontales paralelas blanca y roja, recorre la península de Este a oeste, desde Puçol en Valencia a Lisboa. En Madrid el GR-10 entra desde Guadalajara por el Pintón de la Oliva, continuando por Patones de Arriba, Torrelaguna, La Cabrera , Valdemanco y Bustarviejo. Continúa rodeando la zona sur de la sierra por la Cañaa Real Segoviana hasta llegar a Manzanares el Real, Cercedilla, el Puerto de la Fuenfría, Puerto de Guadarrama, Monte Abantos, Zarzalejo, Robledo de Chavela, Pelayos de la Presa y San Martín de Valdeiglesias, perdiéndose ya hacia Castilla y León en los límites con Ávila. En Bustarviejo nace una ramal denominado GR.10.1 que une los Puertos de Canencia y La Morcuera, desciende hasta El Paular, de nuevo asciende hasta el Puerto de Cotos y tras cruzar la ladera segoviana enlaza con el GR-10 en la Fuenfría.

Por los históricos parajes de la Cañada Real Segoviana  ha discurrido hoy el paseo, entre Soto del Real y Manzanares el Real. Un remanso de paz y un paraíso para las mariposas que cada vez están más cerca.  ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

 CUARTA SEMANA DE ENERO 2010

Paraje del GR-10 en Soto del Real

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: