Aristolochia longa, aristoloquia


 Aristolochia longa, aristoloquia

Hojas y flores de aristoloquia

Aristolochia longa, aristoloquia. Denominada también Aristolochia paucinervis, o comúnmente aristoloquia larga, calabacilla, aristoloquia macho, pertenece a la familia de las  aristoloquiáceas.

Aristolochia longa o Aristolochia paucinervis es una herbácea perenne con tallos rastreros de hasta 50 cm, que se ramifican y tienden a sobresalir entre la vegetación que la rodea. Sus flores, de entre 3 y 6 cm, tienen forma tubular.  Produce unos frutos pequeños, a modo de cápsulas. Prefiere zonas ruderalizadas, cultivos y muros divisorios de fincas, hasta los 1.500 metros, en casi toda la Península Ibérica.Es una de las cinco especies de esta familia que podemos encontrar en la Península Ibérica. Las otras son: Aristolochia baetica, distribuida por Andalucía y Murcia; Aristolochia clematis y Aristolochia rotunda en Cataluña; y Aristolochia pistolochia, distribuida por la zona centro y áreas dispersas del norte y del  Levante. Otra especie más habita en las Islas Baleares, Aristolochia bianorii.

Las flores de esta planta poseen una estructura que impide a sus polinizadores salir de la misma mientras la polinización no se haya llevado a cabo. Podemos decir que los “secuestra” y no los deja salir hasta que no consigue su objetivo.

Para atraer a los insectos, pequeños dípteros, la flor de la aristoloquia desprende un olor no muy perceptible para el ser humano, pero sí para los insectos. Una vez dentro, éstos descienden por el tubo hasta el fondo de la flor para libar el néctar. Unos pelillos situados a mitad de camino permiten al insecto descender, pero estratégicamente dispuestos a la contra impiden al insecto volver al exterior. Si esas pequeñas moscas llevaban polen de otra aristoloquia, fecundarán la parte femenina de la flor, y entonces los pelillos se marchitarán permitiendo la salida del polinizador que ha cumplido con su trabajo. Para entonces, el insecto liberado también se habrá impregnado del polen de la parte masculina del interior de la flor y acudirá a otras flores a las que polinizará de la misma forma.

La planta posee una sustancia tóxica denominada aristoloquina. Su uso medicinal no está claro, o al menos es peligroso, ya que parece ser que sus componentes químicos tienen efectos cancerígenos. Por este motivo, aunque se ha recomendado su uso en casos de gota y reumatismo, lo mejor es abstenerse de consumirla.

Aristolochia longa  es, junto a otras especies de aristoloquia, la planta nutricia de una de nuestras más bellas mariposas, la arlequín Zerynthia rumina. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS. (SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, NO TE PUEDES PERDER NUESTRO LIBRO “QUE NO PISAR, NO COMER Y NO TOCAR EN LA NATURALEZA”, UNA GUÍA DE LAS ESPECIES DE ANIMALES, PLANTAS Y HONGOS POTENCIALMENTE PELIGROSOS DE LA PENÍNSULA IBÉRICA).

flor de aristoloquia Aristolochia longa, aristoloquia

Flor de aristoloquia