Archive / PLANTAS Y FLORA

RSS feed for this section

Bryonia dioica (Parra zarzalera)

 Bryonia dioica (Parra zarzalera)

Bryonia dioica.

Se trata de una planta trepadora que suele crecer entre medias de otros arbustos. Es frecuente encontrarla entre las zarzas. Para enredarse e ir trepando utiliza los “zarcillos” que a modo de muelle se enredan en la planta que sirve de soporte.

Bryonia dioica, conocida también como nabo del diablo, parra zarzalera o parra de culebra, por el parecido de sus hojas con el de una parra, es una planta muy venenosa. En muchos lugares se produce una confusión de denominaciones con  Tamus communis, también denominado vulgarmente como nueza o nueza negra, de tal modo que a ambas especies se las denomina comúnmente nueza, nueza negra o parra de culebra.

Bryonia dioica crece en zonas húmedas cercanas a los arroyos y ríos, en umbrías y claros de bosque con algo de humedad. Su raíz puede alcanzar el tamaño de un balón de fútbol y es muy toxica. También son muy venenosas sus hermosas bayas de color rojo.

Antiguamente se usaba como purgante, potentísimo por cierto, que llegaba a provocar úlceras y hemorragias graves. Su ingesta puede provocar paradas cardiorrespiratorias y la muerte, siendo las bayas las más peligrosas, cuyo jugo produce en la piel ampollas y heridas a modo de quemaduras. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS. (SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, NO TE PUEDES PERDER NUESTRO LIBRO “QUE NO PISAR, NO COMER Y NO TOCAR EN LA NATURALEZA”, UNA GUÍA DE LAS ESPECIES DE ANIMALES, PLANTAS Y HONGOS POTENCIALMENTE PELIGROSOS DE LA PENÍNSULA IBÉRICA).

Taxus baccata (Tejo)

 

 Taxus baccata (Tejo)

Tejo (Taxus baccata).

El tejo es un árbol de entre 6 y 12 metros de altura, aunque puede llegar a alcanzar los 25. Propio de zonas frescas y húmedas, sus hojas son aciculares, de un verde muy oscuro, y la corteza presenta unos bonitos tonos rojizos.  Fructifica a partir de los 20 años -los ejemplares jóvenes con frutos que suelen venderse en viveros y floristerías son ejemplares injertados con otras especies-.

Se trata de un árbol muy longevo. Se ha constatado la existencia de tejos de más de 2.000 años. Su madera se utilizó durante la Edad Media para la construcción de arcos y lanzas, aprovechándose para ello las ramas, ya que la mayoría de las legislaciones prohibían cortarlos. Los arqueros ingleses medievales tenían preferencia por los tejos del norte de la Península Ibérica, cuya madera es más resistente a la vez que flexible.

 

 Taxus baccata (Tejo) 

 

 Taxus baccata (Tejo)

Arilo. Fruto.

La longevidad del tejo lo ha configurado en las culturas celtas como el árbol de la eternidad, algo similar al ciprés en las culturas mediterráneas. También se le ha considerado como un árbol especial a la hora de celebrar pactos, acuerdos, reuniones vecinales, concejos y otras solemnidades que se llevaban a cabo en la proximidad de un gran tejo en muchos lugares de Europa.

 

Todas las partes del árbol son extremadamente venenosas para el hombre, excepto la parte carnosa del “arilo”, que es como se denomina el fruto rojo del tejo. La semilla que se encuentra dentro del fruto es especialmente tóxica. Sin embargo, muchas aves consumen los frutos enteros sin problemas y ayudan a su dispersión al expulsar la semilla en sus excrementos. Especialmente interesante es el papel que juegan los zorzales que suelen consumir los frutos del tejo y los del acebo, formando en la zona donde estas aves son abundantes importantes bosquetes combinados de estas dos especies.

 

Desde hace unos años se ha descubierto que la sustancia tóxica del tejo, el “taxol”, es un potente anticancerígeno, y se emplea en los tratamientos con quimioterapia. Antiguamente esta sustancia servía para provocar envenenamientos, para untar las puntas de las flechas y hacerlas más mortíferas,  y para conseguir un rápido suicidio cuando el enemigo no dejaba otra escapatoria. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO  para GUADARRAMISTAS

 

Muscari comosum (Nazareno)

 Muscari comosum (Nazareno)

Muscari comosum

Planta bulbosa que florece durante los meses de abril y mayo. El bulbo es de color malva, y se le atribuyen propiedades similares a las de la famosa “viagra”. No obstante, no es aconsejable su consumo, ya que puede producir serias complicaciones cardíacas.

 Muscari comosum (Nazareno)

M. comosum en floración avanzada

Aristolochia longa, aristoloquia


 Aristolochia longa, aristoloquia

Hojas y flores de aristoloquia

Aristolochia longa, aristoloquia. Denominada también Aristolochia paucinervis, o comúnmente aristoloquia larga, calabacilla, aristoloquia macho, pertenece a la familia de las  aristoloquiáceas.

Aristolochia longa o Aristolochia paucinervis es una herbácea perenne con tallos rastreros de hasta 50 cm, que se ramifican y tienden a sobresalir entre la vegetación que la rodea. Sus flores, de entre 3 y 6 cm, tienen forma tubular.  Produce unos frutos pequeños, a modo de cápsulas. Prefiere zonas ruderalizadas, cultivos y muros divisorios de fincas, hasta los 1.500 metros, en casi toda la Península Ibérica.Es una de las cinco especies de esta familia que podemos encontrar en la Península Ibérica. Las otras son: Aristolochia baetica, distribuida por Andalucía y Murcia; Aristolochia clematis y Aristolochia rotunda en Cataluña; y Aristolochia pistolochia, distribuida por la zona centro y áreas dispersas del norte y del  Levante. Otra especie más habita en las Islas Baleares, Aristolochia bianorii.

Las flores de esta planta poseen una estructura que impide a sus polinizadores salir de la misma mientras la polinización no se haya llevado a cabo. Podemos decir que los “secuestra” y no los deja salir hasta que no consigue su objetivo.

Para atraer a los insectos, pequeños dípteros, la flor de la aristoloquia desprende un olor no muy perceptible para el ser humano, pero sí para los insectos. Una vez dentro, éstos descienden por el tubo hasta el fondo de la flor para libar el néctar. Unos pelillos situados a mitad de camino permiten al insecto descender, pero estratégicamente dispuestos a la contra impiden al insecto volver al exterior. Si esas pequeñas moscas llevaban polen de otra aristoloquia, fecundarán la parte femenina de la flor, y entonces los pelillos se marchitarán permitiendo la salida del polinizador que ha cumplido con su trabajo. Para entonces, el insecto liberado también se habrá impregnado del polen de la parte masculina del interior de la flor y acudirá a otras flores a las que polinizará de la misma forma.

La planta posee una sustancia tóxica denominada aristoloquina. Su uso medicinal no está claro, o al menos es peligroso, ya que parece ser que sus componentes químicos tienen efectos cancerígenos. Por este motivo, aunque se ha recomendado su uso en casos de gota y reumatismo, lo mejor es abstenerse de consumirla.

Aristolochia longa  es, junto a otras especies de aristoloquia, la planta nutricia de una de nuestras más bellas mariposas, la arlequín Zerynthia rumina. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS. (SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, NO TE PUEDES PERDER NUESTRO LIBRO “QUE NO PISAR, NO COMER Y NO TOCAR EN LA NATURALEZA”, UNA GUÍA DE LAS ESPECIES DE ANIMALES, PLANTAS Y HONGOS POTENCIALMENTE PELIGROSOS DE LA PENÍNSULA IBÉRICA).

flor de aristoloquia Aristolochia longa, aristoloquia

Flor de aristoloquia

El enebro de la miera. Juniperus oxycedrus.

 El enebro de la miera. Juniperus oxycedrus.

Paisaje de Juniperus oxycedrus

El Juniperus oxycedrus o enebro de la miera, se distingue del enebro común por las dos líneas blancas que recorren sus hojas. Es un árbol relativamente frecuente en el piedemonte, en muchos casos acompañado de encinas en las zonas más bajas y de roble melojo a medida que se gana altura. Sus frutos, pequeñas bolitas redondas con aroma a ginebra si se estrujan –de hecho  el fruto del enebro se emplea para aromatizar esta bebida-, se denominan arcéstidas, y son de color verde inicialmente, aunque luego adquieren tonos ocres y rojizos a lo largo de los dos años que tardan en madurar.

En la actualidad  los ejemplares que perduran apenas alcanzan los cinco metros, si bien llegan a los veinte, y de hecho el paisaje serrano madrileño del siglo XVI, según algunas crónicas, contaba con grandes masas de estos árboles cuya altura superaba la veintena de metros. De crecimiento muy lento y resistente a las temperaturas extremas, su población se ha ido viendo mermada como consecuencia de las actividades ganaderas, y muy especialmente por el uso que durante siglos se hizo de su madera.

 

 El enebro de la miera. Juniperus oxycedrus.

Juniperus oxycedrus

La madera del Juniperus oxycedrus es especialmente dura y resistente, dicen que no se pudre, y se empleó en la construcción de edificios durante los siglos XVI y XVII. Sin  embargo, su uso más peculiar y que supuso gran parte de su destrucción fue el de la “miera”, que es como se denomina la resina que desprende su madera, y que se obtenía mediante la cocción en hornos fabricados al aire libre  en el suelo. Esta sustancia servía para combatir la roña o sarna de las ovejas, llamada “escabro”. Hay que tener en cuenta que en los siglos XVII y XVIII el ganado ovino era especialmente abundante, de hecho las fotos que ilustran este artículo están hechas en la Cañada Real Segoviana que atraviesa la zona madrileña.

 El enebro de la miera. Juniperus oxycedrus.

Tronco de enebro de la miera

 

Compañera del enebro de la miera es la sabina albar Juniperus thurifera especialmente importante y abundante en la zona segoviana. Otro día hablamos de ella. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS.

 El enebro de la miera. Juniperus oxycedrus.

Arcéstidas maduras del segundo año

 El enebro de la miera. Juniperus oxycedrus.

Arcéstidas

Umbilicus rupestris. Un ombligo como el de Venus

 Umbilicus rupestris. Un ombligo como el de Venus

Ombligo de Venus

Umbilicus rupestris. El ombligo de VenusUmbilicus rupestris, es una de las pocas plantitas que se pueden ver todo el año, incluso en los meses fríos. Sus hojas, con capacidad para almacenar agua, son carnosas y brillantes. Crecen al abrigo de las rocas y muros, aprovechando las pequeñas cantidades de sustrato existente entre las grietas. En período invernal, todavía sin  sus flores, resultan un anticipo de la fructífera primavera cada vez más cercana. La floración del ombligo de Venus se produce entre los meses de abril y julio.

Umbilicus rupestris es una de las plantas que saben aprovechar al máximo los nutrientes de la tierra y los excrementos animales. Los nutrientes animales existentes en las cuevas -los murciélagos son grandes productores de ellos-, son aprovechados por el ombligo de Venus, que también coloniza estos espacios.

Según el Discórides renovado de Pio Font Quer, Hipócrates recomendaba comer sus hojas para procrear hijos varones. No hay constancia de la efectividad de tal uso en el pasado, ni explicación en la actualidad a tal necesidad, pero ahí queda como curiosidad.  Lo que sí parece más efectivo es su empleo para calmar quemaduras, ya que las hojas, desprovistas de su  cutícula, ofrecen una superficie acuosa, limpia y fresca con algunas propiedades antisépticas. En cualquier caso, dejemos a la planta en su sitio porque en las farmacias ya hay otros remedios más eficaces.

Umbilicus rupestris, ombligo de Venus, también se ha utilizado para el consumo humano. Se dice que sus hojas en ensalada tienen un buen sabor.

En cuanto al nombre científico,  Umbilicus rupestris, hace referencia a su forma y a su hábitat principal, las rocas y sus fisuras. El nombre común ha añadido a la forma de ombligo el nombre de la diosa romana del amor y la fertilidad, Venus. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

Umbilicus rupestris ombligo de Venus con flores incipientes Umbilicus rupestris. Un ombligo como el de Venus

Umbilicus rupestris, ombligo de Venus con flores incipientes © Ángel S. Crespo 2013 guadarramistas.com

Ombligo de Venus detalle de la flor Umbilicus rupestris. Un ombligo como el de Venus

Ombligo de Venus, detalle de la flor.© Ángel S. Crespo 2013 guadarramistas.com

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: