Tag Archives: antiguos oficios de la naturaleza

El oficio de calero

 

El oficio de calero. La obtención de la cal viva –óxido de calcio- necesita del calentamiento previo, a unos 900 grados, de la piedra caliza –carbonato de calcio-. Actualmente, esta transformación se consigue en hornos industriales, pero durante años, en las poblaciones en las que la piedra caliza era la base geológica de su suelo, se han utilizado los hornos de cal para la obtención de este preciado producto.

Las caleras u hornos de cal consistían en un pozo de unos cuatro metros de profundidad por tres de diámetro, con paredes recubiertas de arcilla para evitar la pérdida de temperatura.

Desde el interior de la estructura se iban disponiendo minuciosamente y por tamaños las piedras calizas previamente troceadas, hasta formar una bóveda exterior. En el centro quedaba el espacio necesario para instalar la leña que se prendería fuego para quemar la piedra. Por medio de un hueco en la base del horno, el calero iba avivando el fuego sin dejar que se apagase durante todo el proceso de cocción.

La lluvia podía arruinar todo el proceso, motivo por el que se elegían días de verano tranquilos y sin riesgo de precipitaciones para preparar y encender el horno. Durante las primeras horas de cocción, las piedras de cal iban desprendiendo su humedad, originando un humo blanco. A medida que la piedra se quemaba, el humo tornaba a un color más oscuro. Durante tres días y dos noches el horno permanecía encendido, continuamente alimentado con leña para evitar su enfriamiento. De tanto en tanto se extraía la ceniza de la leña quemada para dejar espacio a la nueva. El tercer día se dejaba de meter leña al horno, tapando la abertura casi completamente, y permitiendo así que se fuera apagando lentamente, pero con el suficiente tiro como para terminar la combustión.

HORNO DE CAL Antoni Sureda 1024x768 El oficio de calero

Horno de cal/ Autor: Antoni Sureda

La tarea no terminaba aquí, el horno permanecía enfriándose durante una semana. Transcurrida la misma, si la piedra se había cocido correctamente, lo normal es que la bóveda exterior se hundiera, producto de la conversión en cal de la piedra, ya carente de consistencia, lo que constituía una buena señal.

Enfriado el horno se empezaban a desmontar la piezas de piedra cocida, comenzando por arriba. El aspecto de la piedra resultante era quebradizo y ligero, tras su transformación en una piedra porosa y blanda que se desmoronaba con facilidad. La piedra caliza  se había convertido en cal.

Lo habitual es que no todas las piedras se hubieran cocido perfectamente, por eso el calero efectuaba una selección desechando las piedras mal cocidas. El aprovechamiento obtenido solía rondar el 60% de la piedra empleada. Una vez que la piedra quemada era machacada y molida se obtenía el producto final, la cal viva.

En 1824 se produjo una auténtica revolución al presentarse el cemento como nueva y eficaz sustancia conglomerante en la construcción. Hasta ese momento se había empleado la cal -que también forma parte del cemento-, mezclada con arena, como argamasa en las labores constructivas para dar solidez a los edificios. La cal se empleó para enriquecer el suelo agrícola, permitió el estucado y la pintura al fresco y enlució paredes, refrescando el interior de las viviendas al reflejar la luz del sol.  Por su poder cáustico sirvió como desinfectante, tanto en las paredes de las viviendas, como en los enterramientos de animales muertos y de los seres humanos víctimas de epidemias y guerras.

En nuestros días, los hornos de cal están abandonados o simplemente desaparecidos. Solamente quedan sus ruinas o su recuerdo en el nombre de los parajes en los que se asentaban. No es infrecuente encontrarnos a lo largo de la geografía con parajes denominados las caleras, calerizas o los calizos. La industria se ha hecho cargo, a gran escala, de lo que un día fue un medio de subsistencia para muchos habitantes de nuestros pueblos. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS.

(SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO ENCONTRARÁS MÁS INFORMACIÓN DE OTROS INTERESANTES ANTIGUOS OFICIOS DE LA NATURALEZA EN NUESTRO LIBRO LA NATURALEZA Y SUS OFICIOS).

El oficio de carbonero

Carbonera Meule charbon bois copia 1024x680 El oficio de carbonero

Carbonera. Imagen escaneada del Manuel de la métallurgie du Fer, Tome 1, par Adolf Ledebur.

El oficio de carbonero es, de entre los relacionados con el monte y la madera, uno de los más extendidos por la península Ibérica. Desde Navarra a Andalucía, pasando por el centro de España, los distintos pueblos han usado la madera que la naturaleza les proporcionaba, en sus respectivas zonas, para elaborar carbón vegetal.

La campaña de los carboneros o fabriqueros, como se les denominaba en el centro peninsular, comenzaba, según las diferentes comarcas, en verano o finales de verano, y se podía prolongar durante el otoño y la estación invernal. Se organizaban en cuadrillas de cuatro o cinco hombres, en las que uno de ellos era el capataz, y vivían y dormían en el monte, en pequeñas chozas construidas manualmente, ya que el horno necesitaba estar continuamente vigilado. Antes de comenzar la elaboración artesanal del horno había que recolectar la madera. Primero se efectuaba la poda de las ramas, que luego eran troceadas, descartando en el proceso las más finas y endebles. En algunos lugares de España se talaban árboles enteros que a golpe de maza y cuña se convertían en trozos más pequeños.

Una vez recolectada y troceada la madera, el horno se empezaba a construir disponiendo los troncos y ramas más gruesas en la parte inferior y central alrededor de un eje, formando un círculo que se iba cerrando con ramas más pequeñas hacia la parte superior.  Previamente había que acondicionar y compactar el suelo para evitar cualquier entrada de aire que hiciera arder la leña, ya que lo que se perseguía era que la madera cociera, nunca que ardiera en llamas.

Finalizada la construcción del armazón se cubría todo con una capa de paja, que hacía las veces de aislante entre la madera y la tierra, elemento fundamental, este último, con el que finalmente se cubría todo el conjunto. El resultado era similar al de un gran cono o montículo, similar a un volcán,  con una abertura en la parte superior desde la que se podía observar la combustión y remover la madera si esta se apagaba, y que permitía la entrada justa de aire para conseguir que la madera cociera.

Durante unos 25 días la carbonera permanecía encendida. Los carboneros vigilaban día y noche que no se apagara, haciendo agujeros a lo largo de la estructura para que penetrara el aire y así pudiera “tirar” lo suficiente, o cerrándolos si el tiro era excesivo. Enfriaban la tierra con agua en los momentos oportunos y vigilaban el color del humo, aspecto que dominaban perfectamente para conocer lo que dentro de aquel ingenio se estaba “cociendo”.

El carbón obtenido equivalía a una quinta parte de la madera utilizada, o lo que es lo mismo, de cada cinco kilos de madera se conseguía un kilo de carbón. El destino final eran las grandes ciudades e incluso, en su momento histórico, los hornos siderúrgicos.

En su labor de vigilancia del horno, los carboneros subían a lo alto de la estructura usando una escalera de madera. Si por cualquier circunstancia el horno se desmoronaba o se abría un hueco en la construcción, la caída dentro del mismo equivalía a una muerte casi segura o a unas lesiones irreparables. (Si te ha gustado este artículo puedes disfrutar de más información sobre los carboneros y otros antiguos oficios en nuestro libro LA NATURALEZA Y SUS OFICIOS ). ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: