Damon diadema, amblipigio

Amblipigio aspecto frontal 1024x682 Damon diadema, amblipigio

Amblipigio, aspecto frontal

Damon diadema, amblipigio. Este extraño ser con aspecto de extraterrestre pertenece al orden Amblypygi, incluido en la clase de los arácnidos. Es pariente, por tanto, de las arañas y los escorpiones.

Los amblipigios viven en zonas cálidas y tropicales del planeta, África, Asia y América. En Europa también tienen representación con al menos dos especies en algunas islas de Grecia.

Damon diadema es una de las más de 140 especies de amblipigios existentes. Se distribuye por el continente africano, en Tanzania, Kenya, Somalia, Etiopía y Yemen.

Son animales absolutamente inofensivos a pesar de su aspecto, que desde luego, no invita a acercarse a ellos.

Los amblipigios  tienen ocho ojos, al igual que  las arañas, aunque los dos más visibles los poseen en la parte delantera de la cabeza, lo cual les da aspecto de crustáceo.

Damon diadema tiene un cuerpo relativamente pequeño, de unos 5 cm como máximo, sin embargo, el primer par de patas puede alcanzar más de  30 cm de longitud. El motivo de esta desproporción es que utiliza este par de patas delanteras como medio para orientarse y detectar a sus presas. Su función es similar a la de unas grandes antenas, con las que palpa el terreno que le rodea y capta las sustancias químicas. Estas largas patas le proporcionan uno de sus nombres comunes, araña látigo. El resto de las patas le sirven para desplazarse y son también muy largas, aunque sin llegar al tamaño de las delanteras.

Damon diadema amblipigio Damon diadema, amblipigio

Damon diadema, amblipigio

Pero si en todos los amblipigios llaman la atención las patas, no menos sorprendentes son sus pedipalpos, que poseen delante de la cabeza. Los mantienen recogidos y dispuestos para el ataque, de forma similar a como lo hacen las mantis. Son fuertes, llenos de espinas y también de gran tamaño, en comparación con su cuerpo. Al encontrar una presa, que previamente habrá detectado con sus patas en forma de látigo, la captura lanzando un “abrazo” rápido sobre la misma, de modo que ésta queda atrapada entre las espinas. Posteriormente, utiliza sus quelíceros, una especie de uñas o aguijones situados debajo de su cabeza, con los que absorben los jugos del animal capturado. A diferencia de las arañas, estos quelíceros no son venenosos.

La dieta de Damon diadema y de otros amblipigios se basa en insectos.

La reproducción la inicia el macho, que guía a la hembra hacia el esperma, previamente depositado por éste, para que ella lo localice y autofertilice los huevos situados bajo su abdomen. Las crías, al igual que ocurre con otros arácnidos, se suben encima de la madre durante unos días, hasta la primera muda, para obtener protección.

En el caso de Damon diadema se ha comprobado que existe cierta comunicación entre la hembra y las crías, algo que consiguen moviendo sus largas patas sensoriales.

Seres extraños los amblipigios, que prefieren la noche para cazar y necesitan de cierta humedad en el ambiente, lo cual les recluye durante el día en cuevas y lugares oscuros. Cuando huyen o cuando cazan pueden ser muy rápidos, y se mueven con facilidad entre los huecos de las piedras gracias a su forma aplanada.

Ni siquiera una mente capaz de crear seres extraños para incluir en películas de ciencia-ficción, podría idear uno de aspecto tan raro como el de esta inofensiva criatura llamada amblipigio. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

Amblipigio Damon diadema, amblipigio

Amblipigio