Tag Archives: Celastrina argiolus

CUARTA SEMANA DE MAYO 2010

 CUARTA SEMANA DE MAYO 2010

M. phoebe.

La primavera avanzada y el verano son los mejores momentos para descubrir mariposas en la Sierra de Guadarrama. Las especies propias de las zonas altas de montaña tienen unos ciclos vitales algo más tardíos que los que podemos encontrar en las zonas bajas, ya que las temperaturas pueden sufrir considerables descensos durante la primavera. Por ello, cuando en el piedemonete la vegetación empieza a ser escasa como consecuencia del calor, allá por el mes de julio, las zonas frescas de montaña se encuentran en su momento de esplendor y muestran una variedad propia de mariposas.

 CUARTA SEMANA DE MAYO 2010

E. aurinia

En estas semanas soleadas de  finales de mayo y durante el mes de junio, las zonas cercanas a arroyos que se encuentran húmedas son el lugar preferido de reunión para multitud de lepidópteros, que acuden a libar sales minerales del suelo mojado. Celastrina argiolus, Polyommatus semiargus, Euphydrias aurinia, Melitaea trivia, Melithaea phoebe, Glaucopsyche alexis, Cupido minimus o Iphiclides feisthamelii son algunas de las que he encontrado juntas, pacíficas y atareadas en sus labores de supervivencia. Un espectáculo maravilloso. Os lo recomiendo. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

 CUARTA SEMANA DE MAYO 2010

C. semiargus

 CUARTA SEMANA DE MAYO 2010

Cupido minimus

 CUARTA SEMANA DE MAYO 2010

M. trivia

 CUARTA SEMANA DE MAYO 2010

I. feisthamelii

 CUARTA SEMANA DE MAYO 2010

C. argiolus

TERCERA SEMANA DE ABRIL 2010

 TERCERA SEMANA DE ABRIL 2010

Saltícido

Por fin la primavera empieza a despertar de verdad. Lo anuncian los incesantes cantos de los verdecillos Serinus serinus, los hermosos reclamos de los mirlos Turdus merula, el “cu-cu” del cuco Cuculus canorus, fiel a su cita, y el “cotoliu” de la oropéndola Oriolus oriolus, que allá en lo más alto de las copas de los fresnos se mueve sin ser vista dispuesta a iniciar sus labores de cría. Los dos ruiseñores, el común Luscinia megarhynchos y el bastardo Cettia cetti no paran de cantar, cada uno a su manera. El primero, de esa forma melodiosa, clara y limpia que le ha dado fama, insistente y alegre; hasta por la noche sigue cantando. El segundo, de forma menos melodiosa, pero sonora y primaveral, allá donde haya un bosquete o unos árboles de ribera se le escucha como si llevara un megáfono para advertir de su presencia. El curioso alcaraván Burhinus oedicnemus nos regala una especie de lamento que se escucha al atardecer.

 TERCERA SEMANA DE ABRIL 2010

Oropéndola en su nido.

Los insectos son cada vez más numerosos. Entre las mariposas siguen presentes las Tomares ballus, las Lycaena phlaeas, Coenonympha pamphilus, las primeras Celastrina argiolus que se posan sobre las flores de Geranium, probablemente Geranium molle; y la primera Zerynthia rumina por fin hace acto de presencia.

En los huecos de las piedras unas curiosas arañas corretean buscando presas. En cuanto perciben nuestra presencia saltan hacia el suelo para tratar de ocultarse y volver después a iniciar la escalada por la piedra en busca de su grieta protectota. Son saltícidos, familia Salticidae, y se alimentan de unas pequeñas moscas Muscidae que suelen pararse a tomar el sol en las piedras y a las que atrapan saltando sobre ellas.

 TERCERA SEMANA DE ABRIL 2010

Celastrina argiolus

 TERCERA SEMANA DE ABRIL 2010

Muscidae

La flora aumenta sus efectivos en la dehesa, el robledal y el encinar, permaneciendo aún discreta en las zonas más altas. Destacan los narcisos Narcissus pallidulus, la fumaria Fumaria officinalis y Fumaria reuteri, la pamplina Stellaria media y el pimpájaro Brassica barrelieri que pronto cubrirá de un intenso amarillo los campos. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

 TERCERA SEMANA DE ABRIL 2010

Brassica barrelieri

 TERCERA SEMANA DE ABRIL 2010

Fumaria officinalis

 TERCERA SEMANA DE ABRIL 2010

Pamplina

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: