Tag Archives: Fauna de la Sierra de Guadarrama

Mantispa styriaca

 

 Mantispa styriaca

Mantispa styriaca

Mantispa styriaca. Este raro insecto pertenece al orden de los neurópteros, nada que ver con las avispas ni con las mantis, aunque su nombre “mantispa” se preste a la confusión con un extraño cruce entre mantis y avispa, que sería semejante al del famoso chiste del oso hormiguero. Sin embargo, sus patas delanteras con las que atrapa a otros insectos,   recuerdan a las de la Mantis religiosa. Son incluso más eficaces cazadoras que ésta, y su abdomen y forma de volar pueden parecer propios de una avispa.

Durante el verano, la hembra deposita miles de huevos bajo la corteza de los troncos de los árboles. Tras su eclosión, las larvas pasan el invierno hibernando hasta llegar la primavera, momento en el que rápidamente buscan nidos de arañas, preferentemente arañas lobo –Lycosidae-, y se introducen en los mismos para devorar los huevos y convertirse en adultos. Muy pocos ejemplares consiguen salir adelante con una dura “infancia” entre arañas parientes de las tarántulas, y por ello es tan grande el número de huevos que deposita la hembra, unos 8.000.

Es bastante improbable ver a este insecto durante el día, ya que suele permanecer escondido entre la vegetación. Sin embargo, en el crepúsculo y atraído por la luz, siempre de forma ocasional y con mucha fortuna, podemos disfrutar de este increíble ser que mide entre 1 y 3 cm.

Su nombre “styriaca” hace referencia a la región de Styria –Austria-, donde está presente al igual que en otros puntos del centro y sur de Europa. Mantispa styriaca prefiere lugares algo boscosos con árboles, imprescindibles para hacer sus puestas. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

Nemoptera bipennis, un duende por el suelo

nemoptera bipennis detalle 682x1024 Nemoptera bipennis, un duende por el suelo

Nemoptera bipennis. Detalle

Nemoptera bipennis. La nemóptera o duende, como vulgarmente se conoce a este precioso insecto, pertenece al orden de los neurópteros. No es una libélula, ni una mariposa y está emparentada con las hormigas león y los ascaláfidos, neurópteros todos ellos que constituyen uno de los grupos más raros y hermosos entre los insectos.

Las larvas de la neuróptera necesitan dos años hasta convertirse en adultas. Durante ese período se alimentan de otros pequeños insectos. En estado adulto son grandes consumidoras de polen.

Sus colores y transparencias le permiten mimetizarse entre las flores y pasar desapercibida cuando se posa en las ramas y hierbas cercanas al suelo, a pesar de sus casi 10 cm de longitud.

Vuela de forma lenta y vaporosa cerca del suelo, entre los meses de junio y julio, en lugares abiertos, secos, algo pedregosos y con abundancia de flores.

Nemoptera bipennis es endémica de la Península Iberica, más frecuente en la mitad sur. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

n bipennis vista lateral 681x1024 Nemoptera bipennis, un duende por el suelo

N. bipennis (vista lateral)

nemoptera bipennis 1024x682 Nemoptera bipennis, un duende por el suelo

Nemoptera bipennis, duende

Centrotus cornutus, un pequeño diablillo

 Centrotus cornutus, un pequeño diablillo

Centrotus cornutus

Este curioso insecto pertenece al orden de los hemípteros. Su aspecto recuerda al de las pequeñas cigarrillas saltadoras, pero es de mayor tamaño que éstas, ya que alcanza casi 1 cm de longitud.

Se alimenta succionando savia de diferentes plantas y árboles. Presenta unas pequeñas protuberancias o cuernecillos en el pronoto -el equivalente a nuestro cuello-, de ahí su nombre “cornutus“.

Las larvas consiguen atraer a las hormigas segregando una sustancia azucarada del gusto de éstas. De ese modo, a cambio del suministro de golosina se benefician de la fiera y eficaz protección de las implacables hormigas. Esta estrategia la llevan a cabo también los conocidos “pulgones”,  otros hemípteros parientes de Centrotus cornutus. Lo podemos ver en estado adulto desde abril hasta octubre. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

Chondrostega vandalicia, una oruga “de diseño”

chondrostega vandalicia oruga Chondrostega vandalicia, una oruga de diseño

Chondrostega vandalicia. Oruga

Chondrostega vandalicia. Un lepidóptero heterócero –polilla-, cuya oruga presenta unos vistosos colores. Se trata de un endemismo de la Península Ibérica, más concretamente de la zona centro. Se puede ver en las provincias de Madrid, Segovia, Valladolid, Guadalajara y León, aunque parece que su territorio ha empezado a expandirse hacia el sur, ya que existe  alguna cita en Jaén.

Las mariposas adultas, mucho menos llamativas que la oruga, vuelan entre agosto y septiembre. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

Avispón. Vespa crabro

vespa crabro Avispón. Vespa crabro

Vespa crabro, avispón. El gran tamaño del avispón, casi 4 cm, y el sonoro zumbido de su vuelo impresionan a cualquiera. Sin embargo, no es tan fiero como parece o como lo pintan, aunque sin duda, no conviene molestarlo. Sobre la picadura de Vespa crabro se han dicho muchas cosas, la mayoría exageradas, como que un caballo puede morir con seis picaduras y cosas similares. La picadura del avispón, siempre defensiva, es similar a la de otras avispas o abejas. Nunca es prudente acercarse demasiado a sus nidos, que construyen en huecos de árboles, y que lógicamente defienden con decisión.

Los avispones son himenópteros, como las hormigas, y se estructuran en jerarquías de obreras y reina. Las reinas son las más grandes y se encargan de formar las colonias, las obreras se alimentan de néctar y cazan insectos para alimentar a las larvas. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS. (SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, NO TE PUEDES PERDER NUESTRO LIBRO “QUE NO PISAR, NO COMER Y NO TOCAR EN LA NATURALEZA”, UNA GUÍA DE LAS ESPECIES DE ANIMALES, PLANTAS Y HONGOS POTENCIALMENTE PELIGROSOS DE LA PENÍNSULA IBÉRICA).

Vespa crabro capturando una abeja Avispón. Vespa crabro

Vespa crabro capturando una abeja

Agapanthia asphodeli

 

 Agapanthia asphodeli

Agapanthia asphodeli.

Agapanthia asphodeli. Uno de los bonitos escarabajos longicornes del género Agapanthia que podemos ver en nuestra Sierra de Guadarrama. Mide aproximadamente 4 cm y aunque no es tan abundante como otros coleópteros es posible encontrarlo preferentemente sobre plantas de “zumillo” Thapsia villosa. También es habitual en otras plantas, como las del género Ferula y en los gamones, Asphodelus sp.

 Agapanthia asphodeli recibe el nombre científico por su presencia asociada al gamón. Asphodeli   significa del Asphodelus o del gamón.

Las especies del género Agapanthia son coleópteros pertenecientes a la familia de los cerambícidos. Son conocidos comúnmente como escarabajos longicornes por el largo tamaño de sus antenas. Entre los escarabajos longicornes se encuentran algunas de las especies más hermosas de coleópteros, que lamentablemente son perseguidas por los coleccionistas. Sin duda, una buena fotografía de estos animales proporciona mayor placer visual que la tétrica y triste imagen de un insecto pinchado en un alfiler.

Los cerambícidos son una numerosa familia con más de 25.000 representantes en todo el mundo. Las larvas son xilófagas, es decir, se alimentan de madera muerta o viva, gracias a unas poderosas mandíbulas. Muchos adultos no se alimentan, y otros lo hacen del néctar de las flores o de sustancias vegetales. Los hábitats de los escarabajos longicornes son muy variados, pero siempre están en relación con la madera que necesitan en estado larvario y con las flores sobre las que viven en estado adulto.

Agapanthia asphodeli está presente en toda la Península Ibérica y lo podemos ver durante la primavera y verano, asociado a las plantas en las que desarrolla su vida. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

Ectophasia crassipennis

 Ectophasia crassipennis

Ectophasia crassipennis.

 

Ectophasia crassipennis. No todas las moscas son pesadas y feas, sirva como ejemplo este precioso taquínido que podemos ver alimentándose del polen de las flores veraniegas.

Los dípteros engloban un importante número de familias, algunas de ellas causantes de serias enfermedades como los mosquitos transmisores de la malaria, pero en general son grandes polinizadores de los que depende la fructificación de las plantas, incluyendo aquellas cuyos frutos sirven de alimento a los seres humanos.

Los taquínidos -Tachinidae- son una familia de dípteros que en su fase adulta ingieren líquidos y también se alimentan del néctar de las flores. Facilitan la polinización de plantas situadas a gran altitud que no llegan a ser polinizadas por otros insectos. Comprenden casi 8.000 especies conocidas en el mundo, algunas de ellas como Ectophasia crassipennis con llamativas coloraciones en sus alas o diseños corporales muy curiosos. Otras, por el contrario, son negras y discretas, muy parecidas a las moscas comunes.

Las larvas de los taquínidos son parásitas de otros insectos, por lo que en muchos casos actúan como agentes biológicos de control de plagas. En el caso de Ectophasia crassipennis las víctimas parasitadas son diferentes especies de hemípteros, en concreto, las llamadas chinches hediondas. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

Parnassius apollo (Apolo)

parnassius apollo hembra 1024x681 Parnassius apollo (Apolo)

Parnassius apollo hembra. Muestra al final del abdomen la esfragis, una membrana que impide que sea fecundada por otros machos.


Parnassius apollo, mariposa apolo. Es la mariposa más grande de nuestra Sierra, llega a alcanzar más de 8 cm de envergadura, y es también una especie emblemática de la montaña. Protegida por el Convenio de Berna, La Directiva de Habitats, CITES y la Ley 2/91 y Decreto 18/92 de la Comunidad de Madrid que la cataloga en peligro de extinción, forma parte también del Libro Rojo de los Invertebrados de España.

Se distribuye en la Península Ibérica por las principales cadenas montañosas hasta los 2.400 metros. Lo mismo puede decirse de su presencia en Europa, donde vuela desde las montañas del sur de la Península Escandinava, donde cada vez es más escasa, hasta las de los Balcanes,  Grecia e Italia. Actualmente se considera extinguida del centro de Alemania, Dinamarca y la República Checa. En Francia también está en regresión. Parnassius apollo es una especie particularmente afectada por las consecuencias del calentamiento climático. Cada vez necesita zonas más altas y latitudes más septentrionales para paliar el aumento de temperaturas y encontrar su hábitat. Hay que tener en cuenta que antes de la última glaciación era una mariposa común por todo el territorio peninsular. La retirada de los hielos la dejó recluida -relicta- a los sistemas montañosos, lugares donde las condiciones climáticas seguían siendo similares a las de su antiguo hábitat. En la medida en que las zonas montañosas aumenten de temperatura, la mariposa apolo irá desapareciendo de ellas.

De espectacular belleza, Parnassius apollo vuela desde mediados de junio a mediados de agosto en zonas frescas y altas de montaña y en colonias no muy numerosas. La hembra es más grande que el macho y tiene las alas semitransparentes (hialinas).

Esta mariposa presenta además una característica única entre las mariposas de Europa. Durante el apareamiento el macho segrega una sustancia que se solidifica y ocluye el órgano genital femenino. Esa sustancia forma una membrana llamada esfragis -sphragis, sello, lacra- que impide que la hembra pueda aparearse con otros machos. De ese modo, el macho asegura que la descendencia le pertenece única y exclusivamente a él. Justo antes de la puesta, la mebrana o esfragis pierde consistencia y permite a la hembra poner los huevos.

Las orugas se alimentan principalmente de plantas del género Sedum, Sedum album es una de las más habituales. Normalmente las orugas pasan el invierno en estado de larva completamente formada en el interior del huevo. Posteriormente pupan entre las piedras o bajo los musgos en un capullo no muy denso.

Existen diferentes subespecies tanto en la Península Ibérica como en Europa. Al ser poblaciones relictas, cada subespecie queda confinada a sus montañas, de modo que hay una subespecie distinta prácticamente para cada zona. Por ejemplo, la que vuela en la Sierra de Guadarrama es Parnassius apollo escalerae, en Sierra Nevada lo hace la subespecie nevadensis, en la Sierra de los Filabres filabricus y gadorensis en la Sierra de Gádor. En Grecia y Sur de los Balcanes la denominada rhodopensis.  Las diferencias entre ellas son, principalmente, relativas al color de los ocelos, que varía del rojo intenso al anaranjado o amarillento. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

 Parnassius apollo (Apolo)

Anverso de Parnassius apollo.

 Parnassius apollo (Apolo)

Parnassius apollo macho.

Melolontha sp. (Escarabajos Sanjuaneros)

 Melolontha sp. (Escarabajos Sanjuaneros)

Melolontha papposa.

Durante el mes de junio los escarabajos del género Melolontha hacen su aparición, a veces de forma muy abundante. Se trata de robustos coleópteros de más de 2 cm de longitud. Los machos poseen una curiosas antenas que los hacen característicos. Vuelan emitiendo un potente zumbido y en estado adulto comen hojas de diferentes árboles y plantas llegando a constituir plagas. Aún más voraz y dañina para las cosechas llega a ser su larva, un gran gusano que vive bajo tierra y  que se alimenta de raíces durante cuatro años.

Parece ser que en algunos países europeos, tras la Segunda Guerra Mundial, se produjo uno de los llamados “año del escarabajo” por la gran abundancia de ellos. La plaga se combatió con DDT, sustancia posteriormente prohibida, y se redujo su presencia, eso sí, a costa de eliminar mucha otra vida animal, especialmente la de murciélagos. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

 Melolontha sp. (Escarabajos Sanjuaneros)

Melolontha sp.

Libelloides hispanicus

 Libelloides hispanicus

Libelloides hispanicus.

Los libelloides son un género de insectos de la familia de los ascaláfidos, pertenecientes al orden de los neurópteros. No tienen nada que ver con las libélulas, a pesar de su nombre y aspecto, ni con las mariposas –lepidópteros-.

Son absolutamente inofensivos para el ser humano y se alimentan de otros insectos a los que con destreza y voracidad capturan ayudándose de su potente vuelo.

Libelloides hispanicus vuela en prados con flores, casi siempre cerca de zonas arboladas durante la primavera y el verano.

Existen diferentes especies distribuidas por la Península Ibérica, todas ellas muy vistosas, como Libelloides hispanicus, L. baeticus, L. longicorne o L. coccajus. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: