Tag Archives: flora Parque Nacional Sierra de Guadarrama y su entorno

Lilium martagon, azucena silvestre

Lilium martagon flor 682x1024 Lilium martagon, azucena silvestre

Lilium martagon, flor

Lilium martagon, azucena silvestre, martagón o lirio bravo, como se conoce de forma común a esta planta herbácea, perenne y bulbosa, crece principalmente en la mitad norte de la península Ibérica, incluyendo también la Sierra de Guadarrama, aunque no es muy abundante.

Lilium martagon necesita ambientes frescos y húmedos, y florece entre los meses de junio y agosto. Las praderas de montaña, los bosques de ribera, los claros en robledales, hayedos, castañares y también pinares y abetales son sus hábitats preferidos. En cualquier caso, siempre es necesario que el suelo mantenga cierto grado de humedad. Crece hasta altitudes superiores a los 2.000 metros.

De las hojas basales, que brotan en primavera, parten unos largos tallos que llegan a alcanzar los 180 cm de altura, -normalmente algo menos-. De esos tallos surgen, en forma alterna, las bonitas e inconfundibles flores colgantes de color rosado o algo violáceo, con manchas purpúreas.

Además de no ser una planta muy habitual, Lilium martagon ha sufrido la recolección sin control con fines ornamentales, motivo por el cual es cada vez más escasa. Está protegida por la ley en algunas comunidades autónomas como Madrid, Cataluña y Castilla -La Mancha.

Se dice que en el s. XVI los bulbos de esta planta, que son de color dorado, eran muy codiciados por los alquimistas, ya que los consideraban necesarios para obtener la piedra filosofal con la que obtener oro.

En cuanto a los usos medicinales, además de servir como amuleto para los niños que empezaban a echar los dientes, los bulbos se utilizaban para combatir las hemorroides y como diuréticos.

Las flores son algo malolientes, lo cual les permite atraer a infinidad de insectos a su alrededor y garantizar así la polinización.

Lilium martagon es una planta escasa y con hábitats cada vez más reducidos. No la recolectemos. Si le hacemos unas fotografías en vez de cortarla, conseguiremos que perdure intacta su belleza mucho más tiempo que el que duran con vida sus flores en un triste jarrón. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

Paronychia argentea

Paronychia argentea detalle de las flores 1024x681 Paronychia argentea

Paronychia argentea. Detalle de las flores

Paronychia argentea o  nevadilla, como comúnmente se denomina a esta planta, es una de las primeras en mostrar sus flores tras los fríos del invierno.

Paronychia argentea pertenece a la familia de las cariofiláceas. Se extiende por el área mediterránea en bordes de caminos, terrenos arenosos, pedregosos y resecos.  Alcanza los 30 o 40 cm de longitud esta herbácea rastrera o tendida, que se extiende a ras de suelo formando tapices con sus pequeñas flores blancas de la textura del papel.  La floración se inicia a finales de febrero o comienzos de marzo y se extiende durante toda la primavera hasta llegar el mes de julio.

Se distribuye por gran parte de la península Ibérica. En la rampa de la Sierra de Guadarrama, Paronychia argentea es, junto a la maravilla silvestre, Calendula arvensis, y algunas plantas del género Viola, Taraxacum y Veronica, de las primeras que florecen tras los rigores invernales.

Paronychia argentea recibe el nombre de nevadilla por el color blanco plateado de sus flores, que en conjunto aportan a la superficie del suelo el aspecto de estar nevado. De hecho, su nombre científico hace referencia al aspecto plateado, “argentea”, que significa “de plata”. También recibe el nombre común de sanguinaria, ya que se consideraba que tenía propiedades depurativas para la sangre.

Como planta medicinal Paronychia argentea tiene propiedades hipotensoras, también limpia y desinfecta heridas, reduce las hemorroides y las varices, alivia los efectos de las quemaduras leves y sobre todo, es diurética. Precisamente, esta propiedad diurética de la nevadilla o sanguinaria es la que está relacionada con su supuesta capacidad para limpiar la sangre. La expulsión de líquidos mediante la orina favorece la eliminación de toxinas. También por sus propiedades diuréticas se ha recomendado su uso, en concreto para eliminar los cálculos renales. En cualquier caso, hay que tomar con reservas todas estas propiedades, ya que aunque se hace mención a ellas en escritos muy antiguos, quizá falte una base científica para demostrar que son reales. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

Paronychia argentea nevadilla 1024x683 Paronychia argentea

Paronychia argentea, nevadilla

Euphorbia serrata, lechetrezna 

Euphorbia serrata Euphorbia serrata, lechetrezna 

Euphorbia serrata

Euphorbia serrata, lechetrezna. Planta perteneciente a las euforbiáceas, que al igual que otras lechetreznas segrega un látex blanco muy irritante.

Euphorbia serrata recibe su nombre común, lechetrezna, de esa sustancia blanca y lechosa, látex, que se ha usado para cuajar la leche, y que en contacto con los ojos, la boca o la nariz puede generar fuertes irritaciones y escozores. Sin embargo, también ha tenido una aplicación medicinal en el tratamiento de verrugas, eccemas o herpes. En cualquier caso, hay que ser prudente con su utilización.

Alcanza los 50 cm de altura y adquiere un bonito color amarillento en su floración que destaca sobre el verde grisáceo habitual de la planta. Los bordes de sus hojas son dentados o serrados, característica que determina el nombre científico de la planta “serrata”, y también el común, lechetrezna serrada, que se utiliza para diferenciarla de otras especies.

Crece en bordes de caminos y campos de cultivo no muy trabajados. También en plantaciones de vid, almendros y en general, en campos de cereal, por lo que se considera una “mala hierba”. Euphorbia serrata es una planta rizomatosa, que brota puntualmente al inicio de primavera y se desarrolla a lo largo de dicha estación y el verano.

Resulta curioso, a la vez que incomprensible, que en algunos pueblos de España, los jóvenes se aplicaran el látex de la lechetrezna en su pene. Con ello conseguían un aumento de tamaño, sin duda, pero gracias a una irritación dolorosa que no conducía más que a pasar un mal rato. La explicación, si la tiene, tal vez haya que buscarla ahondando en el proceloso mundo de la antropología y los ritos de iniciación masculina, cuando no en la simple incultura, ya que resulta difícil de entender que una planta irritante que no se comen los animales, algunos humanos se la apliquen en sus partes más sensibles. Cuestión de racionalidad animal.

Respecto a la facultad de cuajar la leche, sí es común en muchas poblaciones de toda España que se procediera a echar unas gotas de látex de lechetrezna para producir cuajada. Para ello se empleaban las especies de Euphorbia existentes en la zona, Euphorbia paralias, Euphorbia segetalis, Euphorbia characias o Euphornia serrata, entre otras. (SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, NO TE PUEDES PERDER NUESTRO LIBRO “QUE NO PISAR, NO COMER Y NO TOCAR EN LA NATURALEZA”, UNA GUÍA DE LAS ESPECIES DE ANIMALES, PLANTAS Y HONGOS POTENCIALMENTE PELIGROSOS DE LA PENÍNSULA IBÉRICA).Euphorbia serrata lechetrezna Euphorbia serrata, lechetrezna 

Euphorbia serrata, lechetrezna

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: