Tag Archives: insectos de la sierra de Guadarrama

Chondrostega vandalicia, una oruga “de diseño”

chondrostega vandalicia oruga Chondrostega vandalicia, una oruga de diseño

Chondrostega vandalicia. Oruga

Chondrostega vandalicia. Un lepidóptero heterócero –polilla-, cuya oruga presenta unos vistosos colores. Se trata de un endemismo de la Península Ibérica, más concretamente de la zona centro. Se puede ver en las provincias de Madrid, Segovia, Valladolid, Guadalajara y León, aunque parece que su territorio ha empezado a expandirse hacia el sur, ya que existe  alguna cita en Jaén.

Las mariposas adultas, mucho menos llamativas que la oruga, vuelan entre agosto y septiembre. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

Avispón. Vespa crabro

vespa crabro Avispón. Vespa crabro

Vespa crabro, avispón. El gran tamaño del avispón, casi 4 cm, y el sonoro zumbido de su vuelo impresionan a cualquiera. Sin embargo, no es tan fiero como parece o como lo pintan, aunque sin duda, no conviene molestarlo. Sobre la picadura de Vespa crabro se han dicho muchas cosas, la mayoría exageradas, como que un caballo puede morir con seis picaduras y cosas similares. La picadura del avispón, siempre defensiva, es similar a la de otras avispas o abejas. Nunca es prudente acercarse demasiado a sus nidos, que construyen en huecos de árboles, y que lógicamente defienden con decisión.

Los avispones son himenópteros, como las hormigas, y se estructuran en jerarquías de obreras y reina. Las reinas son las más grandes y se encargan de formar las colonias, las obreras se alimentan de néctar y cazan insectos para alimentar a las larvas. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS. (SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, NO TE PUEDES PERDER NUESTRO LIBRO “QUE NO PISAR, NO COMER Y NO TOCAR EN LA NATURALEZA”, UNA GUÍA DE LAS ESPECIES DE ANIMALES, PLANTAS Y HONGOS POTENCIALMENTE PELIGROSOS DE LA PENÍNSULA IBÉRICA).

Vespa crabro capturando una abeja Avispón. Vespa crabro

Vespa crabro capturando una abeja

Ectophasia crassipennis

 Ectophasia crassipennis

Ectophasia crassipennis.

 

Ectophasia crassipennis. No todas las moscas son pesadas y feas, sirva como ejemplo este precioso taquínido que podemos ver alimentándose del polen de las flores veraniegas.

Los dípteros engloban un importante número de familias, algunas de ellas causantes de serias enfermedades como los mosquitos transmisores de la malaria, pero en general son grandes polinizadores de los que depende la fructificación de las plantas, incluyendo aquellas cuyos frutos sirven de alimento a los seres humanos.

Los taquínidos -Tachinidae- son una familia de dípteros que en su fase adulta ingieren líquidos y también se alimentan del néctar de las flores. Facilitan la polinización de plantas situadas a gran altitud que no llegan a ser polinizadas por otros insectos. Comprenden casi 8.000 especies conocidas en el mundo, algunas de ellas como Ectophasia crassipennis con llamativas coloraciones en sus alas o diseños corporales muy curiosos. Otras, por el contrario, son negras y discretas, muy parecidas a las moscas comunes.

Las larvas de los taquínidos son parásitas de otros insectos, por lo que en muchos casos actúan como agentes biológicos de control de plagas. En el caso de Ectophasia crassipennis las víctimas parasitadas son diferentes especies de hemípteros, en concreto, las llamadas chinches hediondas. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

Melolontha sp. (Escarabajos Sanjuaneros)

 Melolontha sp. (Escarabajos Sanjuaneros)

Melolontha papposa.

Durante el mes de junio los escarabajos del género Melolontha hacen su aparición, a veces de forma muy abundante. Se trata de robustos coleópteros de más de 2 cm de longitud. Los machos poseen una curiosas antenas que los hacen característicos. Vuelan emitiendo un potente zumbido y en estado adulto comen hojas de diferentes árboles y plantas llegando a constituir plagas. Aún más voraz y dañina para las cosechas llega a ser su larva, un gran gusano que vive bajo tierra y  que se alimenta de raíces durante cuatro años.

Parece ser que en algunos países europeos, tras la Segunda Guerra Mundial, se produjo uno de los llamados “año del escarabajo” por la gran abundancia de ellos. La plaga se combatió con DDT, sustancia posteriormente prohibida, y se redujo su presencia, eso sí, a costa de eliminar mucha otra vida animal, especialmente la de murciélagos. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

 Melolontha sp. (Escarabajos Sanjuaneros)

Melolontha sp.

Libelloides hispanicus

 Libelloides hispanicus

Libelloides hispanicus.

Los libelloides son un género de insectos de la familia de los ascaláfidos, pertenecientes al orden de los neurópteros. No tienen nada que ver con las libélulas, a pesar de su nombre y aspecto, ni con las mariposas –lepidópteros-.

Son absolutamente inofensivos para el ser humano y se alimentan de otros insectos a los que con destreza y voracidad capturan ayudándose de su potente vuelo.

Libelloides hispanicus vuela en prados con flores, casi siempre cerca de zonas arboladas durante la primavera y el verano.

Existen diferentes especies distribuidas por la Península Ibérica, todas ellas muy vistosas, como Libelloides hispanicus, L. baeticus, L. longicorne o L. coccajus. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

Ennomos quercaria

 Ennomos quercaria

Ennomos quercaria.

 

Ennomos quecaria. La familia de los geométridos está formada por un numeroso grupo de polillas (heteróceros) entre las que se encuentra esta bonita especie Ennomos quercaria. Sus orugas se alimentan de diferentes especies del género Quercus. Los británicos la denominan “clouded august” (agosto nublado). Sin embargo, en las Islas Británicas solo existe dudosa constancia de haberla visto en dos ocasiones, una de ellas en el siglo XIX, ya que su hábitat se encuentra en el sur de Europa. Curiosamente, la foto está hecha un día nublado…, pero de octubre.

Ennomos quecaria no es una mariposa especialmente abundante, por lo que sus orugas no llegan a constituir una plaga seria de las especies de fagáceas de las que se alimentan.ÁNGEL S. CRESPO  para GUADARRAMISTAS

Heliotaurus ruficollis (Toro de sol)

 Heliotaurus ruficollis (Toro de sol)

H. ruficollis.

 

Heliotaurus ruficollis. Es un escarabajo (tenebriónido) de hábitos diurnos que se puede encontrar en gran número sobre diversas especies de flores. Se alimenta de polen aunque hay quien lo confunde con las temidas cetonias, otro escarabajo que se alimenta de la flor y que causa daños agrícolas.

La familia de los tenebriónidos –Tenebrionidae- cuenta con más de 15.000 especies conocidas distribuidas por el mundo. Algunos constituyen plagas de los cereales o de los frutos secos guardados en almacenes.

El Heliotaurus ruficollis está presente desde finales de abril hasta junio, meses en los que no falta especialmente cuando el día es soleado. Algunos años suele ser muy abundante, de tal modo que no hay planta que escape de su presencia. Las larvas se alimentan de materia vegetal en descomposición, son saprófagas, como la mayor parte de las larvas de los tenebriónidos.

Se distribuye por toda la Península Ibérica en praderas, montes y jardines floridos y soleados.

Comúnmente se le denomina toro de sol, Heliotaurus ruficollis –helio, sol; taurus, toro-, ruficollis significaría, de cuello rojo, ya que su pronoto, esa parte que queda entre el abdomen y la cabeza, tiene un característico color rojizo. Mide alrededor de 1,5 cm y se deja observar con facilidad, suele permanecer indiferente a nuestra presencia mientras se afana por conseguir su alimento. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

 Heliotaurus ruficollis (Toro de sol)

Heliotaurus ruficollis.

Agapanthia cardui, longicornio de los cardos

 

agapanthia cardui1 1024x682 Agapanthia cardui, longicornio de los cardos

Agapanthia cardui.

Agapanthia cardui, longicornio de los cardos. Un hermoso escarabajo longicorne (de antenas largas) que se alimenta de diferentes especies vegetales, entre ellas, los cardos. Podemos verlo desde el mes de abril a septiembre. Su tamaño no supera los 15 mm.

Al igual que otros cerambícidos, familia de coleópteros a la que pertenece, Agapanthia cardui  posee unas largas antenas que pueden alcanzar hasta tres veces la longitud de su cuerpo. Esas antenas surgen de una especie de engrosamientos o tubérculos situados en la cabeza.

Recibe su nombre científico cardui y también el común, longicornio de los cardos, por la relación que mantiene con estas plantas, de las cuales se alimenta. Se nutre de cardo mariano Silybum marianum y diferentes especies del género Carduus, Onopordum o Cirsium. También lo hace de ortigas o salvia.

Agapanthia cardui, longicornio de los cardos se distribuye ampliamente por toda la Península Ibérica, probablemente es la especie del género Agapanthia más común. Está presente en los hábitats donde proliferen sus plantas nutricias, incluso en zonas altas de montaña. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

Coreus marginatus, chinche hedionda

 

 Coreus marginatus, chinche hedionda

Coreus marginatus.

 

 

Coreus marginatus, chinche hedionada o chinche de las calabazas. Las chinches de las flores se alimentan de la savia de plantas, no pican a los seres humanos ni a otros animales. Eso sí, si se las manipula dejan un olor raro, más bien malo, olor a chinche.  Se trata de un mecanismo de densa para disuadir a sus depredadores, que rechazan probar un bocado de mal sabor.

Coreus marginatus es bastante frecuente en lindes de bosque y prados. Durante el invierno hiberna en estado adulto, escondida y protegida del frío, y cambia su color volviéndose casi negra. Por ello los ejemplares que encontramos a comienzos de primavera parecen otra especie diferente al ser muy oscuros. Tanto la larva como el adulto no son muy diferentes, únicamente se distinguen por la presencia de las alas en el adulto (imago).

Se distribuye por toda la Península Ibérica de forma abundante. Su tamaño alcanza algo más de 1 cm de longitud y destacan sus antenas de color rojizo divididas en cuatro segmentos o artejos, de los cuales los dos centrales tienen un bonito color rojizo. Se alimenta succionando la savia de las plantas, principalmente del género Rumex.

Coreus marginatus recibe también el nombre común de chinche de las calabazas, por ser una de las plantas de las que se alimenta, aunque no de forma exclusiva. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

Enallagma cyathigerum

 

cc3b3pula de e cyathigerum1 680x1024 Enallagma cyathigerum

Cópula de Enallagma cyathigerum.

Enallagma cyathigerum. Esta especie de caballito del diablo vuela entre los meses de mayo y septiembre. No es muy exigente con la calidad de agua por lo que la podemos ver tanto en aguas corrientes como estancadas. Necesita vegetación en las orillas, pero en cambio no necesita una abundante vegetación acuática como otras especies. Mide entre 3 y 3,5 cm de longitud.

Los machos inmaduros de Enallagma cyathigerum tienen una coloración muy diferente a la de los adultos, ya que son de color pardo anaranjado con algunos tonos violáceos.

Una de las cosas más curiosas es la forma en que le hembra pone los huevos. Se lleva a cabo en tándem, la hembra se sumerge completamente en el agua para poner los huevos  en la vegetación acuática. Mientras, el macho la sujeta desde fuera del agua observando atentamente cualquier peligro, para en su caso alzar el vuelo y llevarse a la hembra a otro lugar más seguro.

Enallagma cyathigerum es una especie extendida por toda la Península aunque no es muy abundante, si bien no se teme por su supervivencia dada su capacidad para adaptarse a todo tipo de aguas, incluso aquellas que no presentan las mejores condiciones de limpieza. Se la encuentra hasta los 2.000 metros de altitud.  En Europa se distribuye de forma amplia, alcanza latitudes muy septentrionales cercanas al círculo polar ártico. Es una especie en expansión. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: