Tag Archives: insectos de madrid

Berberomeloe majalis

Berberomeloe majalis aceitera carraleja o  Berberomeloe majalis

Berberomeloe majalis, aceitera, carraleja o curica

Berberomeloe majalis es el nombre científico de este coleóptero capaz de segregar cantaridina, una sustancia tóxica con la que aleja a sus depredadores. Es conocido vulgarmente como aceitera común, carraleja o curica.

La familia de los meloideos Meloidae-, a la que pertenece Berberomeloe majalis, se compone de más de 2000 especies repartidas por el mundo, que en estado adulto se alimentan de materia vegetal y néctar de las flores. En cambio, en estado larvario muchas de ellas son parásitas de otros insectos o predadoras. En el caso de Berberomeloe majalis, las larvas son parásitas de himenópteros, en concreto de abejas y avispas. Nada más nacer inician la búsqueda de los nidos de sus presas en cuyo interior devoran a sus crías y succionan las reservas de miel y néctar. A diferencia de otros meloideos como Physomeloe corallifer cuyas larvas se agarran a las patas de las abejas y avispas para ser trasportadas al nido, las de Berberomeloe majalis necesitan buscar el nido de forma activa. Ya en estado adulto es exclusivamente fitófaga.

Este ser de aspecto extraño que puede alcanzar más de 5 cm de longitud, posee unas cualidades muy interesantes, además de ya de por sí curioso aspecto, con un gran abdomen hinchado y salpicado de franjas rojas o anaranjadas. En caso de ser atacado es capaz de “hacerse el muerto”, algo que hacen muchos insectos y que se denomina tanatosis. Por si ello no fuera suficiente, a través de la unión de sus patas con el cuerpo segrega cantaridina, una sustancia de textura oleosa –de ahí le viene el nombre de aceitera-, que en contacto con la piel es sumamente irritante, formando vejigas y quemaduras de importancia. Por tanto, no deben manipularse, aunque por lo demás son seres totalmente inofensivos.

Berberomeloe majalis es relativamente común en toda Península Ibérica. Se puede encontrar en bordes de caminos, linderos boscosos abiertos y caminos de tierra, desde el nivel del mar a la alta montaña. Es una de las primeras especies de insectos en aparecer a comienzos de primavera. Comparte con otras especies de meloideos como Physomeloe corallifer el nombre común de aceitera o carraleja. Tal como indicamos al comienzo, se trata de un coleóptero, es decir, un familiar de los escarabajos. No es un “gusano” como mucha gente cree cuando observa su aspecto alargado y un tanto exótico. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS. (SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, NO TE PUEDES PERDER NUESTRO LIBRO “QUE NO PISAR, NO COMER Y NO TOCAR EN LA NATURALEZA”, UNA GUÍA DE LAS ESPECIES DE ANIMALES, PLANTAS Y HONGOS POTENCIALMENTE PELIGROSOS DE LA PENÍNSULA IBÉRICA).

Berberomelo majalis haciendo su puesta de huevos Berberomeloe majalis

Berberomelo majalis haciendo su puesta de huevos

Melanargia occitanica, medioluto herrumbrosa

Melanargia occitanica medioluto herrumbrosa Melanargia occitanica, medioluto herrumbrosa

Melanargia occitanica, medioluto herrumbrosa

Melanargia occitanica, medioluto herrumbrosa. Por los colores y dibujos de su anverso, Melanargia occitanica es muy similar a otras especies de su género, pero son las nerviaturas ocres del reverso de sus alas posteriores las que la hacen perfectamente distinguible. Eso sí, para apreciar esos bonitos colores de aspecto herrumbroso será necesario verla quieta, algo muy difícil, porque Melanargia occitanica es activa, imparable, nerviosa y desesperante para quienes pretendan acercarse a ella.

La especie presenta tres variedades localizadas en diferentes zonas de Europa y África. La primera es Melanargia occitanica occitanica y se distribuye por la Península Ibérica, en una franja que se extiende desde Portugal, ocupando la amplia zona central, y que llega hasta Cataluña en el noreste y hasta el sureste de Andalucía. La segunda, Melanargia occitanica pherusa, localizada en Sicilia; y la tercera, Melanargia occitanica pelagia, en el Atlas, en Marruecos, y el oeste de Argelia. Las tres presentan ligeras diferencias en sus dibujos y formas.

La que vuela en la Península Ibérica lo hace en una sola generación, entre los meses de abril y junio, y es la más tempranera de todas las especies del género Melanargia. Prefiere los terrenos secos y soleados característicos del monte mediterráneo, como son los espartales y tomillares con presencia de sus plantas nutricias, que son las gramíneas de los géneros Cynodon, Dactylis, StipaBrachypodium o Festuca.

Melanargia occitanica, a la que los característicos colores marrones de sus nerviaturas otorgan el nombre común de medioluto herrumbrosa o medioluto venas ocres, pasa el invierno en forma de crisálida oculta a ras de suelo, entre la vegetación reseca. El curioso nombre de medioluto, que se aplica a todas las especies del género Melanargia, proviene de la presencia de los tonos negros y oscuros -de luto-, en combinación con el blanco que presenta en el anverso de sus alas. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

Pseudophilotes abencerragus, abencerraje

Pseudophilotes abencerragus abencerraje Pseudophilotes abencerragus, abencerraje

Pseudophilotes abencerragus, abencerraje

Pseudophilotes abencerragus, abencerraje. Esta pequeña mariposa perteneciente a la familia de los licénidos es muy difícil de ver, y no solamente por su diminuto tamaño -inferior a los 2 cm de envergadura-, sino porque es muy escasa y localizada en España.

La distribución de Pseudophilotes abencerragus en Europa comprende un reducido número de enclaves exclusivos de la Península Ibérica: Alentejo, Sierra de la Estrella y Algarve, en Portugal;  sur y sureste de Madrid;  sur de Badajoz, Serranía de Cuenca, Jaén, y Málaga. En todos los puntos citados las colonias de  abencerraje son muy pequeñas y localizadas, por lo que se circunscribe a determinas zonas en las que es absolutamente necesaria la presencia de Cleonia lusitanica,  su planta nutricia en la Península. Esta planta constituye el lugar donde las hembras depositan los huevos y el alimento de sus orugas, y  es también  la “vivienda” de dichas orugas que ocupan el interior de las flores.

Fuera de la Península Ibérica está presente en Marruecos, Argelia, Israel, Egipto, Túnez, Jordania y oeste de Arabia, donde se alimenta de algunas especies de tomillos y salvias.

Las colonias de  Pseudophilotes abencerragus de la Comunidad de Madrid son las más norteñas en la distribución mundial de esta especie.

Tiene un período de vuelo corto, en una sola generación, entre los meses de marzo y mayo, y prefiere los terrenos con algo de pendiente, o los claros entre la maleza. Gusta de los suelos secos, calizos o yesosos, donde vuela de forma nerviosa y a poca distancia del suelo. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

Melanargia russiae, medioluto montañera

 Melanargia russiae Melanargia russiae, medioluto montañera

Melanargia russiae

Melanargia russiae, medioluto montañera. Como el el resto de las especies del género Melanargia, el nombre de medioluto forma parte de la denominación común de esta mariposa de colores, casi a partes iguales, blancos y negros “de luto”. Quizá no sea muy apropiada esta denominación porque la belleza de este lepidóptero invita a otras reflexiones distintas que no son precisamente a la tristeza propia del luto, pero la sabiduría popular también tiene estas cosas.

El calificativo “monteñera” si que se ajusta perfectamente a esta mariposa que solamente podemos encontrar en zonas de montaña.

Melanargia russiae se distribuye por los sistemas montañosos del norte y zona central peninsular, hasta una altitud de unos 2.000 metros.

Se considera por algunos autores que existen tres subespecies de Melanargia russiae. La primera sería Melanargia russiae russiae, presente solamente en los Montes Urales, el Cáucaso, Thian Shan -montañas fronterizas entre China y Kirguistán-, y Montes Altai -cuna de los grandes ríos Obi y Yenisei, situados entre China, Rusia, Mongolia y Kazajistán-. La segunda subespecie denominada Melanargia russiae japygia se encuentra en Sicilia y los Apeninos en Italia, y montañas de Grecia, Macedonia y Albania. La tercera subespecie corresponde a Melanargia russiae cleanthe, presente en la Península Ibérica, el Macizo Central francés y regiones central y provenzal de los Alpes. Las diferencias entre las tres suponen pequeños detalles de dibujo y otras características, que pasarían desapercibidas a cualquier observador no experto.

La subespecie que vuela en nuestras montañas lo hace en una sola generación durante los meses cálidos de verano, julio y agosto.

Las hembras depositan sus huevos en gramíneas de los géneros Poa, Stipa, Bromus o Dactylis, entre otras. Las orugas pasan el invierno en forma de crisálida ocultas entre la vegetación y hojarasca de las plantas que le han servido de alimento. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

Melanargia russiae. Medioluto montañera Melanargia russiae, medioluto montañera

Melanargia russiae. Medioluto montañera

Parageron incisus, mosca abeja

IMG 1816 Parageron incisus, mosca abeja

Parageron incisus

Parageron incisus, mosca abeja, es un bonito insecto que a primera vista parece una abeja, una avispa o algún himenóptero con capacidad para picar. Sus colores a franjas negras y amarillas, y la trompa puntiaguda denotan cierta sensación de peligro. Eso es justamente lo que quiere, infundir alerta, porque realmente se trata de un díptero, un familiar de las moscas que es totalmente inofensivo y utiliza ese estilete para libar el néctar de las flores. Esta cualidad de muchos insectos inofensivos, consistente en “disfrazarse” con los colores y forma de otros, que realmente son peligrosos, se denomina “mimetismo batesiano”, en honor al científico británico del s.XIX, Henry Walter Bates, que estudió estos comportamientos. Es una técnica defensiva con la que pretenden ahuyentar a posibles depredadores.

Parageron incisus, denominado mosca abeja por ser una mosca y simular ser una abeja, es uno de los primeros insectos en aparecer después del invierno. Sus larvas se desarrollan como parásitas de otros insectos, pero cuando se convierten en adultos solamente se alimentan de las flores que frecuentan, de las que son extraordinarios polinizadores.

Lo podemos encontrar en praderas floridas, herbazales y en general, en lugares donde haya abundancia de flores. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

Megascolia bidens, avispa mamut

Megascolia bidens. Avispa mamut 1024x681 Megascolia bidens, avispa mamut

Megascolia bidens. Avispa mamut

Megascolia bidens pertenece a los himenópteros, un orden de insectos entre los que se encuentran las hormigas, las abejas y las avispas, y entre estas últimas son las del género Megascolia las más grandes de Europa.

El tamaño de estas avispas puede llegar a los 5 cm, así que no es de extrañar que a Megascolia bidens se le haya puesto el nombre común de avispa mamut, una traducción del inglés “mammoth wasp”. Los británicos, de antigua tradición naturalista, además de contar con ilustres científicos como Charles Darwin, aplican con facilidad nombres comunes a las especies animales y vegetales, algo que es de agradecer y que denota un extendido y popular conocimiento del medio.

Estas avispas gigantes serían temibles si tuvieran malas intenciones, pero raramente pican, aunque las hembras poseen aguijón y tanto hembras como machos cuentan con mandíbulas muy fuertes y desarrolladas que podrían hacer verdadero daño. Afortunadamente, las megascolias no son tan decididas a la hora de atacar como lo son sus parientes, las avispas comunes. La diferencia en su mal humor radica en el hecho de las megascolias son avispas solitarias, mientras que las comunes son avispas sociales que defienden su colonia y ante cualquier intromisión, atacan. En cualquier caso, la picadura de Megascolia bidens parece que no causa mucho más dolor que la de cualquier otra avispa. La mordedura si debe ser interesante, pero el que suscribe desconoce casos reales.

Se distribuyen por toda la Península Ibérica aunque no son muy abundantes. Por desgracia, cada vez hay menos.

Megascolia bidens pasa su vida adulta libando néctar de las flores. Lo hace con mucha tranquilidad, puede pasarse un buen rato entre tomillos u otras plantas ricas en néctar, confiada en que por su tamaño no hay muchos enemigos que la vayan a molestar.

Las hembras depositan sus huevos sobre las larvas de otros insectos después de haberlas paralizado con la picadura de su aguijón. Una de las especies parasitadas es el escarabajo rinoceronte, Oryctes nasicornis, una víctima de suficiente tamaño como para alimentar a la también poderosa larva de Megascolia. Ésta se introduce en el cuerpo de la larva del escarabajo rinoceronte y se desarrolla en el interior de la misma, podemos decir que se la va comiendo desde el interior hasta que emerge para seguir su desarrollo. Lógicamente, la larva del poderoso escarabajo rinoceronte muere al más puro estilo de la película “Alien”, esa con la que nos asustó otro británico, Ridley Scott. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS. (SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, NO TE PUEDES PERDER NUESTRO LIBRO “QUE NO PISAR, NO COMER Y NO TOCAR EN LA NATURALEZA”, UNA GUÍA DE LAS ESPECIES DE ANIMALES, PLANTAS Y HONGOS POTENCIALMENTE PELIGROSOS DE LA PENÍNSULA IBÉRICA).

Megascolia bidens 1024x681 Megascolia bidens, avispa mamut

Megascolia bidens en una flor

Empusa pennata

Empusa pennata 681x1024 Empusa pennata

Empusa pennata

Empusa pennata es un insecto pariente de las mantis, que se caracteriza por su aspecto de palo y su inconfundible penacho o cresta en la cabeza.

La empusa Empusa pennata o mantis palo, como se conoce comúnmente, vive donde la vegetación reseca le permite mimetizarse. El aspecto de estos insectos y su capacidad para permanecer inmóviles les hace pasar completamente inadvertidos, por lo que la dificultad que supone descubrirlos hace que parezcan menos comunes de lo que realmente son.

Empusa pennata se distribuye por el sur de Europa, de forma más abundante en la zona occidental, en la que se encuentra la Península Ibérica. Prefiere terrenos propios del monte mediterráneo con matorrales, arbustos y herbáceas de bajo porte, con  ambientes secos y cálidos. Los machos miden entre 5 y 6 cm, -son algo más pequeños que las hembras que pueden alcanzar unos 8 cm de longitud-. Se alimentan capturando pequeños artrópodos con sus potentes y espinosas patas delanteras. Su estrategia de caza es idéntica a la de las mantis, consiste en aguardar al acecho aprovechando su mimetismo, y lanzar un rápido ataque contra las desprevenidas presas, a las que empiezan a devorar aún vivas.

Las ninfas de Empusa pennata nacen en verano, pasan el invierno en estado semiadulto, en una especie de letargo o diapausa invernal, y se terminan de desarrollar completamente en la siguiente primavera. Por ello, los adultos solamente se observan en la estación primaveral, mientras que en pleno verano únicamente podemos encontrarnos con las ninfas.

La empusa es absolutamente inofensiva para el ser humano, es decir, ni pica, ni muerde, aunque su aspecto, realmente “extraterrestre”, causa cierto reparo a mucha gente. Las protuberancias de su cabeza y la forma de la parte final del abdomen de las ninfas ha hecho que se compare a este insecto con la imagen representada del diablo. De hecho, su nombre Empusa esta relacionado con el “Hades” o infierno de los antiguos griegos. Empusa era la guardiana del Hades o infierno en la obra “Las ranas” de Aristófanes, capaz de cambiar de aspecto y seducir a los hombres para beber su sangre y devorarlos. Quizá la asociación venga de esa costumbre de devorar al macho después de la cópula, que siempre se comenta de las mantis, algo que no es tan frecuente como se dice y aún lo es menos en el caso de las empusas.

En cualquier caso, el aspecto de Empusa pennata, que es una animal benéfico, pues actúa como controlador de plagas, le ha servido para ser relacionado con el infierno, algo común a otros animales en la Grecia antigua, como los perros de tres cabezas o “cancerberos” también guardianes del Hades, o el chacal Anubis en la religión de los antiguos egipcios. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

Empusa pennata con sus patas delanteras replegadas 680x1024 Empusa pennata

Empusa pennata con sus patas delanteras replegadas

Empusa pennata. Mimetizada en el entorno 681x1024 Empusa pennata

Empusa pennata. Mimetizada en el entorno

Empusa pennata. Vista de sus mandíbulas 682x1024 Empusa pennata

Empusa pennata. Vista de sus mandíbulas

Empusa 681x1024 Empusa pennata

Empusa

 

 

 

Platycnemis acutipennis

 Platycnemis acutipennis

Cópula de P. acutipennis.

 Platycnemis acutipennis

Platycneis acutipennis-macho.

Platycnemis acutipennis. Este colorista zygóptero de entre 3 y 4 cm se encuentra en la Península Ibérica y en la mitad occidental de Francia. Vive en ríos de corriente lenta y aguas estancadas o semiestancadas con presencia de abundante vegetación.

Después de la cópula, la pareja de Platycnemis acutipennis lleva a cabo la puesta de huevos en tándem, es decir, el macho sujeta a la hembra mientras ella pone los huevos sobre la vegetación acuática. La puesta en tándem es habitual en algunas especies de odonatos. De este modo, mientras la hembra se ocupa de la puesta, el macho vigila los posibles ataques de otros machos o depredadores, dispuesto a huir y llevarse a la hembra consigo si descubre malas intenciones por parte de algún intruso. Su período de vida como adulto transcurre entre los meses de mayo y septiembre. ÁNGEL S. CRESPO

 Platycnemis acutipennis

Platycnemis acutipennis- hembra.

Nemoptera bipennis, un duende por el suelo

nemoptera bipennis detalle 682x1024 Nemoptera bipennis, un duende por el suelo

Nemoptera bipennis. Detalle

Nemoptera bipennis. La nemóptera o duende, como vulgarmente se conoce a este precioso insecto, pertenece al orden de los neurópteros. No es una libélula, ni una mariposa y está emparentada con las hormigas león y los ascaláfidos, neurópteros todos ellos que constituyen uno de los grupos más raros y hermosos entre los insectos.

Las larvas de la neuróptera necesitan dos años hasta convertirse en adultas. Durante ese período se alimentan de otros pequeños insectos. En estado adulto son grandes consumidoras de polen.

Sus colores y transparencias le permiten mimetizarse entre las flores y pasar desapercibida cuando se posa en las ramas y hierbas cercanas al suelo, a pesar de sus casi 10 cm de longitud.

Vuela de forma lenta y vaporosa cerca del suelo, entre los meses de junio y julio, en lugares abiertos, secos, algo pedregosos y con abundancia de flores.

Nemoptera bipennis es endémica de la Península Iberica, más frecuente en la mitad sur. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

n bipennis vista lateral 681x1024 Nemoptera bipennis, un duende por el suelo

N. bipennis (vista lateral)

nemoptera bipennis 1024x682 Nemoptera bipennis, un duende por el suelo

Nemoptera bipennis, duende

Centrotus cornutus, un pequeño diablillo

 Centrotus cornutus, un pequeño diablillo

Centrotus cornutus

Este curioso insecto pertenece al orden de los hemípteros. Su aspecto recuerda al de las pequeñas cigarrillas saltadoras, pero es de mayor tamaño que éstas, ya que alcanza casi 1 cm de longitud.

Se alimenta succionando savia de diferentes plantas y árboles. Presenta unas pequeñas protuberancias o cuernecillos en el pronoto -el equivalente a nuestro cuello-, de ahí su nombre “cornutus“.

Las larvas consiguen atraer a las hormigas segregando una sustancia azucarada del gusto de éstas. De ese modo, a cambio del suministro de golosina se benefician de la fiera y eficaz protección de las implacables hormigas. Esta estrategia la llevan a cabo también los conocidos “pulgones”,  otros hemípteros parientes de Centrotus cornutus. Lo podemos ver en estado adulto desde abril hasta octubre. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: