Tag Archives: licénidos

SEGUNDA SEMANA DE MAYO 2010

 SEGUNDA SEMANA DE MAYO 2010

P. bellargus.

Esta segunda semana del mes de mayo ha resultado demasiado fría y ventosa para lo que es habitual en estas fechas. Incluso ha vuelto a nevar por encima de los 1.200 metros.

Después del paso de la borrasca, algunas especies de lepidópteros que se venían observando han desaparecido totalmente, como es el caso de Tomares ballus. Otras, como Iphiclides podalirius, han sufrido el desgaste de sus alas e incluso se ven moribundas y algunos licénidos como Aricia cramera o Polyommatus bellargus son menos numerosas.

Entre las numerosas flores de diferentes especies de diente de leon Taraxacum sp. y mayas  Bellis sp. se dan cita gran número de dípteros, fundamentalmente taquínidos, así como diversas especies de himenópteros.

Las especies de plantas florecidas en encinares y robledales siguen aumentando. A las ya existentes se suman otras como las viboreras Echium sp. que empiezan a dar un tomo azulado a los campos, la leche de gallina Ornithogalum umbellatum, las retamas, la hierba turmera Tuberaria guttata, la arenaria roja Spergularia rubra, el altramuz silvestre Lupinus angustifolius, diferentes especies de linaria Linaria sp. y las orquídeas Orchis morio que también aparecen al borde de los caminos forestales entre los pinares de montaña.

 SEGUNDA SEMANA DE MAYO 2010

Díptero. taquínido

 SEGUNDA SEMANA DE MAYO 2010

Himenóptero

En las dehesas y encinares, abubillas Upupa epops, oropéndolas Oriola oriola, cucos Cucus canorus, ruiseñores bastardos Cettia cetti, pinzones Fringilla coelebs, verdecillos Serinus serinus, verderones Carduelis chloris y carboneros Parus major vuelven a retomar sus cantos una vez que el temporal ha pasado, interrumpidos por el escandaloso graznido de  los rabilargos Cyanopica cyana. En lo alto, un grupo de buitres leonados Gyps fulvus vuelan en círculos, y junto a los milanos reales Milvus milvus, ratoneros Buteo buteo y el fugaz paso del águila calzada Hieraetus pennatus completan los avistamientos de rapaces.

Entre tanto, la alta montaña empieza a prepararse para su período de esplendor. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

 SEGUNDA SEMANA DE MAYO 2010

Ornithogalum sp.

 SEGUNDA SEMANA DE MAYO 2010

Lupinus angustifolius

 SEGUNDA SEMANA DE MAYO 2010

Iphiclides podalirius

Tomares ballus, cardenillo

 

 Tomares ballus, cardenillo

Tomares ballus macho

 Tomares ballus, cardenillo

Tomares ballus, mariposa cardenillo. Hembra.

Esta pequeña mariposilla de entre dos y tres centímetros, es de los primeros licénidos en aparecer. Desde primeros de marzo puede verse si las temperaturas lo permiten. Tomares ballus o mariposa cardenillo también es de las primeras en desaparecer, ya que a finales de abril dejamos de disfrutarla.

Tomares ballus tiene un vuelo nervioso y suele posarse en zonas poco propicias para la fotografía, normalmente a ras de suelo y semiescondida entre las hierbas. Es una mariposa que posee una gran resistencia al frío. Para conseguir la temperatura idónea para volar, busca la forma de calentarse en las primeras horas de la mañana. Se ha observado como los adultos de Tomares ballus permanecen casi tumbados para recibir los primeros rayos del sol hasta conseguir moverse.  Después, van moviéndose y adaptando su postura para captar todo el calor posible. Después de recibir la insolación necesaria y haberse termorregulado, consiguen estar en condiciones de volar.

La mariposa cardenillo se distribuye por toda la Península Ibérica con excepción del noroeste y el tercio norte. Habita también en  el norte de África y en  la costa mediterránea francesa.

Los machos de Tomares ballus son muy inquietos. Su carácter territorial les hace pasar gran parte del día posados de forma estratégica en ramas y flores a ras de suelo, siempre atentos al paso de otros individuos para expulsarlos de su territorio.

Las orugas, que practican el canibalismo, se alimentan de diferentes especies de alfalfa silvestre  Medicago sp. En el área del pie de monte de la Sierra de Guadarrama lo hacen fundamentalmente de trébol Trifolium sp.  Algunos autores opinan que como ocurre con otras especies de licénidos, las orugas de Tomares ballus pueden ser atendidas por hormigas, o lo que es lo mismo, practican la mirmecofilia. Las hormigas las introducen en sus hormigueros a cambio de obtener una secreción azucarada, a la vez que la oruga consigue la protección invernal necesaria y el refugio adecuado para pupar. Otros autores consideran que las orugas de la mariposa cardenillo hibernan y crisalidan habitualmente entre la vegetación del suelo.

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: