Bryonia dioica (Parra zarzalera)

 Bryonia dioica (Parra zarzalera)

Bryonia dioica.

Se trata de una planta trepadora que suele crecer entre medias de otros arbustos. Es frecuente encontrarla entre las zarzas. Para enredarse e ir trepando utiliza los “zarcillos” que a modo de muelle se enredan en la planta que sirve de soporte.

Bryonia dioica, conocida también como nabo del diablo, parra zarzalera o parra de culebra, por el parecido de sus hojas con el de una parra, es una planta muy venenosa. En muchos lugares se produce una confusión de denominaciones con  Tamus communis, también denominado vulgarmente como nueza o nueza negra, de tal modo que a ambas especies se las denomina comúnmente nueza, nueza negra o parra de culebra.

Bryonia dioica crece en zonas húmedas cercanas a los arroyos y ríos, en umbrías y claros de bosque con algo de humedad. Su raíz puede alcanzar el tamaño de un balón de fútbol y es muy toxica. También son muy venenosas sus hermosas bayas de color rojo.

Antiguamente se usaba como purgante, potentísimo por cierto, que llegaba a provocar úlceras y hemorragias graves. Su ingesta puede provocar paradas cardiorrespiratorias y la muerte, siendo las bayas las más peligrosas, cuyo jugo produce en la piel ampollas y heridas a modo de quemaduras. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS. (SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, NO TE PUEDES PERDER NUESTRO LIBRO “QUE NO PISAR, NO COMER Y NO TOCAR EN LA NATURALEZA”, UNA GUÍA DE LAS ESPECIES DE ANIMALES, PLANTAS Y HONGOS POTENCIALMENTE PELIGROSOS DE LA PENÍNSULA IBÉRICA).