Tag Archives: odonatos

Platycnemis acutipennis

 Platycnemis acutipennis

Cópula de P. acutipennis.

 Platycnemis acutipennis

Platycneis acutipennis-macho.

Platycnemis acutipennis. Este colorista zygóptero de entre 3 y 4 cm se encuentra en la Península Ibérica y en la mitad occidental de Francia. Vive en ríos de corriente lenta y aguas estancadas o semiestancadas con presencia de abundante vegetación.

Después de la cópula, la pareja de Platycnemis acutipennis lleva a cabo la puesta de huevos en tándem, es decir, el macho sujeta a la hembra mientras ella pone los huevos sobre la vegetación acuática. La puesta en tándem es habitual en algunas especies de odonatos. De este modo, mientras la hembra se ocupa de la puesta, el macho vigila los posibles ataques de otros machos o depredadores, dispuesto a huir y llevarse a la hembra consigo si descubre malas intenciones por parte de algún intruso. Su período de vida como adulto transcurre entre los meses de mayo y septiembre. ÁNGEL S. CRESPO

 Platycnemis acutipennis

Platycnemis acutipennis- hembra.

Sympetrum fonscolombii

 

 Sympetrum fonscolombii

S. fonscolombii (macho).

Sympetrum fonscolombii es tal vez el odonato más distribuido por la Península Ibérica. Una especie que puede tener varias generaciones al año y que podemos ver desde finales de abril hasta noviembre.

Sus hábitats preferidos son las grandes charcas, embalses, aguas remansadas de ríos o arroyos y colonizan con rapidez las lagunas artificiales creadas por la actuación humana. Amantes del sol, no muy exigentes con la calidad de las aguas, podemos encontrar colonias con numerosos individuos. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

 

 Sympetrum fonscolombii

S. fonscolombii en una de sus habituales posturas.

 

 Sympetrum fonscolombii

Sympetrum fonscolombii (hembra).

 

Sympetrum striolatum

 

 


 Sympetrum striolatum

Cópula de S. striolatum.

 

Una especie que está presente durante todo el otoño, pudiendo encontrarla hasta el mes de diciembre. Las larvas emergen a medidos de primavera y los jóvenes maduran alejados del agua para volver a los arroyos y charcas durante el final del verano. Allí permanecerán haciendo sus puestas sin competencia de la mayoría de los odonatos, que finalizan antes sus ciclos. Este comportamiento y su gran resistencia hacen de Sympetrum striolatum una especie fuerte y colonizadora presente en todos los ríos, arroyos, charcas y embalses. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO  para GUADARRAMISTAS

 

 

 Sympetrum striolatum

S. striolatum macho.

 

 

 

 Sympetrum striolatum

Hembra muy madura de S. striolatum.

 

 

 

 Sympetrum striolatum

Hembra adulta de S. striolatum.

 

 

 

Lestes virens


 Lestes virens

Lestes virens macho. Vista cenital donde se aprecia el color azulado de los ojos.

Su aspecto podría  recordar a Lestes viridis, sin embargo visto de cerca, Lestes virens, además de ser más estilizado, muestra diferencias tales como el color azulado de sus ojos en machos y hembras, más acusado en los machos, y la pruinosidad (ese color azulado a modo de barniz) de los dos últimos segmentos abdominales que caracteriza a los machos.

Siempre los he visto volando cerca del suelo y eligiendo para posarse ramitas y plantas cercanas, eso cuando he conseguido verlo, porque parece una aguja que se pierde de vista con facilidad. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO  para GUADARRAMISTAS

 

 Lestes virens

Lestes virens hembra.

 Lestes virens

Lestes virens macho.

Aeshna mixta

aeshna mixta1 Aeshna mixta

Aeshna mixta

 

 

Aeshna mixta es una libélula de gran tamaño con casi siete centímetros de longitud y más de ocho de envergadura alar. Patrulla de forma incansable dando caza a mosquitos y pequeños insectos. Junto a Sympetrum striolatum, Lestes viridis y Sympecma fusca conforma el cuarteto de odonatos que podemos disfrutar hasta bien entrado el otoño, cuando las demás especies han finalizado sus ciclos.

Libellula depressa


l depressa 1024x681 Libellula depressa

L. depressa macho

Libellula depressa. Robusta e inconfundible libélula que muestra un gran dimorfismo o diferencia entre machos y hembras. Los machos son de color azulado en su estado adulto y las hembras de un hermoso amarillo. El transcurso del tiempo les hace perder la “pruina” , una especie de barniz o polvillo que les proporciona el color, y van adquiriendo tonos oscuros que los hacen menos distinguibles.

Mientras las hembras suelen ser menos visibles, ya que reposan en las ramas de arbustos y árboles cercanos a las aguas donde viven, los machos pueden observarse con su poderoso vuelo en los escarceos y peleas que en defensa de su territorio practican.

Libellula depressa se distribuye por casi toda la Península Ibérica en lagunas, charcas, arroyos, remansos de los ríos, en general en zonas de poca corriente o estancadas. Suelen necesitar abundante vegetación tanto en las orillas como sumergida. Los adultos vuelan entre los meses de abril y agosto en una única generación anual. Las hembras depositan los huevos en vuelo y en solitario, es decir, sin el acompañamiento del macho, entre la vegetación sumergida. Las larvas viven durante dos años en el agua hasta su emergencia como adultos. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS.

 Libellula depressa

L. depressa hembra muy madura

 

Libellula depressa hembra 1024x682 Libellula depressa

Libellula depressa hembra

Sympetrum flaveolum

 

 Sympetrum flaveolum

Detalle de cabeza y torax

Sympetrum flaveolum. Con su característico color azafranado en las alas, es una de las libélulas más elegantes y llamativas aunque no muy abundante. Su hábitat se reduce a aguas tranquilas de los arroyos y turberas de alta montaña, por encima incluso de los 2000 metros.

Sympetrum flaveolum está considerada como especie vulnerable en el Libro Rojo de los Invertebrados de España. Su mayor amenaza es la excesiva carga ganadera en las zonas montanas donde vive. El ganado produce con sus excrementos la eutrofización del agua, a la vez que hace diminuir la vegetación. Precisamente son aguas limpias y vegetación herbácea lo que necesita esta libélula para sobrevivir. Por otra parte, el calentamiento climático va recluyéndola a zonas cada vez más norteñas, algo que también sucede con otras especies animales como la mariposa Parnassius apollo, que también se desenvuelve por zonas frescas de montaña.

Se distribuye por las zonas montañosas del centro y mitad norte peninsular. Vuela entre los meses de junio y septiembre, aunque el mayor número de ejemplares de Sympetrum flaveolum puede verse durante el mes de agosto. ANGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS.

 Sympetrum flaveolum

Sympetrum flaveolum

 Sympetrum flaveolum

S. flaveolum

TERCERA SEMANA DE MAYO 2010


 TERCERA SEMANA DE MAYO 2010

Cópula de odonatos

Los odonatos –grandes libélulas y delgaditos caballitos del diablo- son seres fascinantes. Todo en su vida resulta exagerado y extremo. Se puede decir que viven siempre en el filo de la navaja o al límite de lo imposible.

Durante toda su existencia son carnívoros. En su estado larvario viven a veces durante años en el agua devorando a casi todos los seres de la charca que se cruzan en su camino, incluso larvas de otros odonatos, ya que existe la depredación en esta especie.

Cuando llega el momento de salir al exterior vuelven a estar en peligro, ya que la larva trepa por la noche a una hierba o junco y muda su exoesqueleto -equivalente a nuestra piel-. Después debe esperar a que tanto sus alas como su nueva coraza se endurezcan para echar a volar. En el transcurso de este cambio pueden ser atacados por infinidad de enemigos, y a veces el proceso no se desarrolla correctamente y terminan con deformaciones en alas y cuerpo que les impiden vivir mucho tiempo.

anax imperator TERCERA SEMANA DE MAYO 2010

Anax imperator

En la fase adulta son extraordinarios voladores. Se paran en el aire, suben, bajan y hacen todo tipo de piruetas, inimaginables en cualquier aeronave creada por el hombre. Sus ojos compuestos de “omatidios” actúan como si se tratasen de un entramado de televisores que les permiten captar el movimiento por encima de ellos o por debajo. Su boca es fuerte y se extiende y abre para engullir a sus presas, a las que devora en el aire o posado, si son demasiado grandes.

Patrullan las charcas en busca de alimento, y también lo hacen para expulsar a los rivales en un incesante ir y venir siempre en alerta. Por si fuera poco, hasta en las tareas amorosas son extremos. El macho captura al vuelo a la hembra sujetándola por detrás de la cabeza con unas pinzas que posee al final del abdomen e inmediatamente finalizada la cópula se apresuran para depositar los huevos. A  veces el macho sujeta a la hembra y vigila mientras ella pone los huevos dejándolos caer desde el aire. Durante la cópula, otros machos tratan de interrumpir para ocupar el lugar del macho expulsado, causando daños, a veces irreparables, a la hembra.

Con la esperanza de observar a los primeros odonatos de la primavera, investigué alrededor de las charcas que se forman en las turberas de montaña. Allí solamente pude ver algunos ejemplares de Pyrrhosoma nymphula, un precioso caballito del diablo de color rojo bastante frecuente al comienzo de la temporada. Desde mediados de junio hasta finales de agosto será el momento de los odonatos de montaña.  Más abajo en las orillas de uno de los embalses que abastecen a Madrid, con temperaturas más altas que las de la turbera, aparecieron: la libélula emperador Anax imperator, Enallagma cyathigerum, Orthetrum cancellatum e Ischnura graellsii.

 TERCERA SEMANA DE MAYO 2010

Pyrrhosoma nymphula

 TERCERA SEMANA DE MAYO 2010

Enallagma cyathigerum

Otra cosa fascinante de los odonatos es que machos y hembras de la misma especie tienen diferentes colores, y además van cambiando esos colores y hasta el aspecto según el momento de la vida en que se encuentren.

Cuidemos a nuestros odonatos no contaminando o ensuciando arroyos, charcas, embalses o estanques. La Sierra de Guadarrama, y en general la Comunidad de Madrid, son un lugar ideal para observarlos, ya que nuestra situación geográfica permite ver especies propias del norte y también del sur. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

 TERCERA SEMANA DE MAYO 2010

Ischnura graellsii

 TERCERA SEMANA DE MAYO 2010

Orthetrum cancellatum hembra

CUARTA SEMANA DE ABRIL 2010

 CUARTA SEMANA DE ABRIL 2010

Xysticus sp.

 CUARTA SEMANA DE ABRIL 2010

Sympecma fusca

A finales de abril empiezan a asomar los primeros brotes del roble melojo Quercus pyrenaica. Vista desde lejos, la montaña adquiere tres franjas de color claramente diferenciadas, la del roble, la del pino silvestre y los retazos blancos de las nieves en la cumbre que aún perduran.

Con la aparición de los brotes del melojo parece que la vida en el robledal se ha puesto manos a la obra. En el suelo, multitud de arañas del género Pardosa, Pardosa sp., aparecen al acecho de presas entre las hierbas. Destaca una rechoncha y preciosa araña Xysticus sp. que ante nuestra presencia a ras de suelo para fotografiarla, abre sus patas en tono de amenaza, para huir en cuanto dejamos de seguirla.

 CUARTA SEMANA DE ABRIL 2010

Muscari comosum

 CUARTA SEMANA DE ABRIL 2010

Narcissus pallidulus

 CUARTA SEMANA DE ABRIL 2010

Zerynthia rumina

Los hongos también están presentes, las lluvias primaverales los hacen aparecer en abundancia, tal vez para paliar la falta de ellos en el pasado otoño que fue muy seco. Destacan los Coprinus comatus y otras especies de hongos blancos que crecen sobre los excrementos de ganado Coprinopsis sp.

 CUARTA SEMANA DE ABRIL 2010

Coprinopsis sp.

Las primeras mariposas arlequín Zerynthia rumina también se dejan ver y muestran su hermoso colorido. Igualmente, los odonatos tienen su representante, se trata de un caballito del diablo Sympecma fusca que es el único de nuestros odonatos que inverna, y que incluso puede verse lejos del agua en días favorables de pleno invierno.

El encinar se empieza a vestir de amarillo, pues ya apuntan las flores de la encina  Quercus ilex subsp. Ballota, que en unos días darán un color magnífico a este imponente árbol. En el suelo, el encinar se adorna con multitud de flores, entre ellas destacan los Muscari comosum y los Narcissus pallidulus, y unas curiosas gramíneas, también amarillas Luzula campestris.

 CUARTA SEMANA DE ABRIL 2010

Luzula campestris

Ya de vuelta, llama la atención el intenso amarillo que desprenden algunas fincas en la dehesa. Miles de plantitas de pimpájaro Brassica barrelieri tiñen de color amarillo el suelo, que iluminado por el sol contrasta con los ocres y verdes de la montaña, y el gris profundo de la tormenta que se avecina. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

 CUARTA SEMANA DE ABRIL 2010

Campo cubierto de Brassica barrelieri

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: