Sorbus aucuparia. Serbal de los cazadores, serbal silvestre, serbal

 Sorbus aucuparia. Serbal de los cazadores, serbal silvestre, serbal

Serbal de los cazadores. Frutos.

El serbal de los cazadores es un árbol caducifolio de tamaño medio. No supera los 15 metros de altura y crece de forma aislada o junto a otros árboles, como robles y hayas hasta una altitud de 2.500 metros.

Su nombre científico aucuparia, proviene del latín aucupor, que significa cazar aves, y de ello deriva su nombre común serbal de los cazadores. Parece que los frutos han sido utilizados por lo cazadores como reclamo para atraer y cazar las aves que gustan de consumirlos.

Con esos frutos se han elaborado desde antiguo mermeladas, compotas y jaleas. Sin embargo no es aconsejable comerlos crudos ya que son ácidos y contienen parasorbina, una sustancia que provoca irritación gástrica, pero cuyo efecto nocivo para la salud desaparece con la cocción.

Entre las propiedades más importantes de los frutos de Sorbus aucuparia se encuentra la gran riqueza en vitamina C. De hecho, durante la Segunda Guerra Mundial, en los países del centro y norte  de Europa, el serbal de los cazadores fue denominado “el limonero del norte”, ya que suplía la carencia de los cítricos que no se cultivan en esas zonas frías, y que por el desabastecimiento producido por la guerra, no llegaban desde el Mediterráneo.  De ese modo, los frutos del serbal se convirtieron en un remedio contra el escorbuto, enfermedad producida por la falta de vitamina C. En el centro y norte de Europa además de mermeladas, jaleas y compotas, se elaboran licores y vinagres, e incluso en épocas de escasez, los frutos han hecho las veces de pan.

Desde el punto de vista medioambiental, el serbal aporta alimento a gran número de mamíferos y aves.  Los osos de las montañas palentinas y leonesas sienten predilección por estas bayas de color naranja, algo que no ha pasado desapercibido a la sabiduría popular, ya que por allí llaman al árbol mostaja de oso. Pero no solamente gustan de los frutos los osos,  también los zorros, martas y garduñas. Entre las aves, los camachuelos Pyrrhula pyrrhula son voraces consumidores, y no le faltan admiradores entre currucas, arrendajos, zorzales, estorninos, mirlos y petirrojos.

Su madera, muy dura, es capaz de resistir usos que provocan un gran desgaste.

El serbal de los cazadores se extiende principalmente por la mitad septentrional de la Península y en el sur llega a Sierra Nevada.

Está presente en la Sierra de Guadarrama, en zonas frescas y húmedas de montaña que constituyen su hábitat natural.

Sorbus aucuparia está protegido por la ley en la Comunidad de Madrid y en Andalucía. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

 Sorbus aucuparia. Serbal de los cazadores, serbal silvestre, serbal

Detalle de Sorbus aucuparia.