Archive / CIENCIA Y NATURALEZA

RSS feed for this section

Damon diadema, amblipigio

Amblipigio aspecto frontal 1024x682 Damon diadema, amblipigio

Amblipigio, aspecto frontal

Damon diadema, amblipigio. Este extraño ser con aspecto de extraterrestre pertenece al orden Amblypygi, incluido en la clase de los arácnidos. Es pariente, por tanto, de las arañas y los escorpiones.

Los amblipigios viven en zonas cálidas y tropicales del planeta, África, Asia y América. En Europa también tienen representación con al menos dos especies en algunas islas de Grecia.

Damon diadema es una de las más de 140 especies de amblipigios existentes. Se distribuye por el continente africano, en Tanzania, Kenya, Somalia, Etiopía y Yemen.

Son animales absolutamente inofensivos a pesar de su aspecto, que desde luego, no invita a acercarse a ellos.

Los amblipigios  tienen ocho ojos, al igual que  las arañas, aunque los dos más visibles los poseen en la parte delantera de la cabeza, lo cual les da aspecto de crustáceo.

Damon diadema tiene un cuerpo relativamente pequeño, de unos 5 cm como máximo, sin embargo, el primer par de patas puede alcanzar más de  30 cm de longitud. El motivo de esta desproporción es que utiliza este par de patas delanteras como medio para orientarse y detectar a sus presas. Su función es similar a la de unas grandes antenas, con las que palpa el terreno que le rodea y capta las sustancias químicas. Estas largas patas le proporcionan uno de sus nombres comunes, araña látigo. El resto de las patas le sirven para desplazarse y son también muy largas, aunque sin llegar al tamaño de las delanteras.

Damon diadema amblipigio Damon diadema, amblipigio

Damon diadema, amblipigio

Pero si en todos los amblipigios llaman la atención las patas, no menos sorprendentes son sus pedipalpos, que poseen delante de la cabeza. Los mantienen recogidos y dispuestos para el ataque, de forma similar a como lo hacen las mantis. Son fuertes, llenos de espinas y también de gran tamaño, en comparación con su cuerpo. Al encontrar una presa, que previamente habrá detectado con sus patas en forma de látigo, la captura lanzando un “abrazo” rápido sobre la misma, de modo que ésta queda atrapada entre las espinas. Posteriormente, utiliza sus quelíceros, una especie de uñas o aguijones situados debajo de su cabeza, con los que absorben los jugos del animal capturado. A diferencia de las arañas, estos quelíceros no son venenosos.

La dieta de Damon diadema y de otros amblipigios se basa en insectos.

La reproducción la inicia el macho, que guía a la hembra hacia el esperma, previamente depositado por éste, para que ella lo localice y autofertilice los huevos situados bajo su abdomen. Las crías, al igual que ocurre con otros arácnidos, se suben encima de la madre durante unos días, hasta la primera muda, para obtener protección.

En el caso de Damon diadema se ha comprobado que existe cierta comunicación entre la hembra y las crías, algo que consiguen moviendo sus largas patas sensoriales.

Seres extraños los amblipigios, que prefieren la noche para cazar y necesitan de cierta humedad en el ambiente, lo cual les recluye durante el día en cuevas y lugares oscuros. Cuando huyen o cuando cazan pueden ser muy rápidos, y se mueven con facilidad entre los huecos de las piedras gracias a su forma aplanada.

Ni siquiera una mente capaz de crear seres extraños para incluir en películas de ciencia-ficción, podría idear uno de aspecto tan raro como el de esta inofensiva criatura llamada amblipigio. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

Amblipigio Damon diadema, amblipigio

Amblipigio

Scolopendra gigantea, escolopendra gigante

Scolopendra gigantea 1024x766 Scolopendra gigantea, escolopendra gigante

Scolopendra gigantea

Scolopendra gigantea, escolopendra gigante, es la más grande de las escolopendras conocidas. Alcanza hasta 30 cm de longitud y se alimenta de insectos, pequeños roedores, anfibios, reptiles e incluso aves. También se atreve con los murciélagos, a los que captura trepando por las oscuras y húmedas paredes de las cuevas donde estos se refugian.

La picadura de Scolopendra gigantea es muy dolorosa, sin embargo, no resulta mortal habitualmente para el ser humano, salvo complicaciones derivadas de reacciones alérgicas o del estado de salud de la persona que haya sufrido la picadura. En cualquier caso, además del intenso dolor, produce inflamación y necrosis en la zona afectada, sudoración, alteración de la frecuencia cardíaca, mareos y estado de debilidad.

Las hembras son muy cuidadosas con sus puestas, las cuales vigilan celosamente enrollando su cuerpo alrededor de ellas. Las escolopendras necesitan humedad para no deshidratarse, por ello prefieren terrenos húmedos, piedras, huecos de árboles y hojarasca para refugiarse de la sequedad y el sol. También por eso su actividad es preferentemente nocturna. En el caso de Scolopendra gigantea, el ambiente permanentemente húmedo y umbrío en el que habita facilita su hidratación permanente. No obstante, suele ocultarse para evitar a sus depredadores, por lo que suele elegir la noche para la captura de presas.

Scolopendra gigantea se distribuye por América del Sur y algunas islas sudamericanas. La más conocida es la escolopendra gigante del Amazonas, aunque existen diferentes subespecies que habitan distintas áreas del continente.

La técnica de caza de este miriápodo es similar a la que emplea Scolopendra cingulata, especie que habita en la península Ibérica. Utilizan sus rápidos movimientos para dar alcance a su presas, a las que propinan una picadura con sus forcípulas, unas pinzas conectadas a unas glándulas venenosas que poseen en la parte inferior de su cabeza.

A pesar de su tamaño, su velocidad y su dolorosa picadura, Scolopendra gigantea no es la más peligrosa de las especies de escolopendra para el ser humano. Algunas del continente asiático, de las que ya hablaremos, pueden ser mortales. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

Callophrys mcfarlandi

Callophrys mcfarlandi Callophrys mcfarlandi

Callophrys mcfarlandi

Callophrys mcfarlandi es una mariposa perteneciente al la famila de los licénidos –Lycaenidae-, distribuida por el oeste de Texas -Estados Unidos- y noreste de Mexico.

Su aspecto es similar al de las dos especies del género Callophrys que habitan en la Península Ibérica, Callophrys rubi y Callophrys avis.

Calloprhys mcfarlandi es pequeña, mide unos 3 cm de envergadura. Se encuentra en colonias muy localizadas y con pocos ejemplares. Prefiere zonas áridas, pedregosas, secas, donde abunde su planta nutricia, Nolina texana, de la que es dependiente.

Vuela entre los meses de mayo y junio. Las hembras depositan los huevos en los tallos de Nolina texana, una planta perteneciente a la familia de las agaváceas, que tiene su distribución en la misma zona donde habita la mariposa. De ella dependen tanto las orugas, que se alimentan de las flores y semillas de la planta, como los adultos que lo hacen del néctar de las flores.

El deterioro de su hábitat y, en concreto, la pérdida de la planta nutricia, pueden poner en peligro a esta bonita especie, Callophrys mcfarlandi, cuyo aspecto recuerda mucho a las dos especies del mismo género que habitan en nuestro entono peninsular. ÁNGEL S.CRESPO para GUADARRAMISTAS

Tetraclinis articulata, sabina de Cartagena

Tetraclinis articulata 768x1024 Tetraclinis articulata, sabina de Cartagena

Tetraclinis articulata

Tetraclinis articulata, sabina de Cartagena, ciprés de Cartagena, arar, araar o tuya articulada son algunos de los nombres que recibe esta reliquia botánica perteneciente a la familia de las cupresáceas.

En estado salvaje se distribuye por el norte de África, en la Isla de Malta y, en la península Ibérica,  en un reducido enclave de la Sierra de Cartagena –Murcia-, donde permanece en forma relicta, es decir, como una muestra viviente de tiempos remotos.

Tetraclinis articulata, sabina de Cartagena, mide entre 3 y 15 metros de altura, aunque lo normal es encontrarla con 7 u 8 como máximo, ya que las mayores dimensiones solamente se dan en zonas que reúnan las mejores condiciones para la planta. Al igual que otras sabinas, es un árbol de forma cónica durante su juventud, que puede adquirir una copa ancha o de porte irregular con los años. El tronco estriado, como en otras sabinas, tiene un color gris con tonos marrones. Las ramas crecen en todas las direcciones y presentan segmentos que le dan un aspecto articulado. Los conos masculinos, pequeños,  nacen en los ápices de las ramas, mientras que los femeninos, de cerca de 2 cm de diámetro, son similares a una pequeña piña, cuyo interior alberga  una o dos semillas.

La madera de arar es muy dura y resistente. En Marruecos se emplea la corteza para curtir pieles. Además, la madera se trata a base de fuego para obtener la denominada “lupia”, usada en trabajos de ebanistería fina para crear objetos de lujo. Ya los romanos conocían las bondades de esta madera que utilizaban para conseguir el aroma que denominaban “citrus”, muy apreciado y de gran valor. La resina, llamada “sandáraca”, sirve para trabajar implantes y cementos dentales, de especial resistencia y dureza.

Como medicinal, Tetraclinis articulata, sabina de Cartagena o arar, es usada popularmente contra diarreas, hemorroides, menstruaciones dolorosas y, de forma externa, para combatir los papilomas.

En definitiva, una especie única en el continente europeo, de la que solamente existen unos ejemplares en la Sierra de Cartagena. Una reliquia botánica de la época en la que los dinosaurios poblaban el planeta. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

Tetraclinis articulata sabina de Cartagena. Detalle de las ramas 681x1024 Tetraclinis articulata, sabina de Cartagena

Tetraclinis articulata, sabina de Cartagena. Detalle de las ramas

Tarsius syrichta, tarsero filipino

Tarsius syrichta tarsero filipino 768x1024 Tarsius syrichta, tarsero filipino

Tarsius syrichta, tarsero filipino

Tarsius syrichta, tarsero filipino o Carlito syrichta, según la nueva nomenclatura taxonómica, es un extraño primate de las Islas Filipinas que no soporta la cautividad.

Los biólogos que han estudiado el comportamiento de estos animales afirman que no son capaces de permanecer cautivos. Documentan casos de tarseros que entran en un período de depresión, dejan de alimentase y mueren. Otros se suicidan, golpeando su frágil cabeza contra las paredes del recinto donde se encuentran prisioneros. Algunos mueren  introduciendo la cabeza entre los barrotes de sus jaulas, o incluso empleando los recipientes de agua para ahogarse. Parece ser que son animales muy tímidos, nerviosos y asustadizos que no soportan la luz potente en su ojos. En definitiva, fuera de su hábitat la vida se hace insoportable para ellos, y los que sobreviven lo hacen  pocos años en comparación con los 24 que pueden vivir en libertad.

Sus ojos son desmesuradamente grandes en relación con el tamaño de la cabeza, sin embargo, no pueden mover sus órbitas, digamos que tienen los ojos en una posición fija. Para paliar este problema, mueven la cabeza hasta 180 grados. Es como si sus ojos fueran dos cámaras fijas que solamente mueven cuando giran la cabeza. Como contrapartida, pueden mover las orejas en casi todas las direcciones para detectar cualquier movimiento a su alrededor.

Los dedos,  muy largos y huesudos, terminan en una especie de almohadilla que les permite agarrarse con facilidad a las plantas. Su peso oscila entre los 100 y los 160 gramos, y su longitud, sin contar la cola, no supera los 20 cm. Es uno de los primates más pequeños del mundo.

Tarsius syrichta, al que desde hace unos años se ha incluido en el género Carlito, por lo que habría que denominarlo Carlito syrichta, se mueve con facilidad entre la vegetación selvática de su hábitat. A pesar de su pequeño tamaño es capaz de conseguir saltos de más de seis metros cuando necesita ponerse a resguardo, algo que consigue gracias a la longitud de sus tarsos, que le proporcionan el nombre común “tarsero”.

Vive en grupos formados por el macho dominante y una o más hembras junto a sus crías. El período de gestación de la hembra dura seis meses y pare una sola cría.

Los tarseros filipinos son de hábitos nocturnos. Durante el día duermen en huecos y escondites cercanos a los árboles, para poder huir con facilidad en caso de verse sorprendidos. Por la noche inician su actividad de caza. Los insectos y los pequeños reptiles constituyen su dieta.

Tarsius syrichta, tarsero filipino o Carlito syrichta es una especie protegida internacionalmente. La pérdida se su hábitat y el comercio ilegal de especies, son sus principales causas de amenaza. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

Dendroaspis polylepis, mamba negra

Dendroaspis polylepis mamba negra copia 1024x784 Dendroaspis polylepis, mamba negra

Dendroaspis polylepis, mamba negra 

Dendroaspis polylepis, mamba negra. Pertenece a la familia Elapidae, que comprende serpientes muy venenosas de las zonas tropicales y subtropicales del planeta como los taipanes, las cobras, las serpientes coral y otras especies de mambas.

El veneno de la mamba negra es muy activo, 15 mg matan a una persona adulta y en una sola mordedura puede inocular entre 100 y 400 mg. Además, si se considera en peligro lanzará sucesivos y rápidos ataques inoculando en cada uno de ellos altas dosis de veneno. Sus colmillos curvados, de unos 7 mm, son ligeramente móviles, algo que les otorga mayor facilidad y destreza a la hora de atacar a sus presas.

Los efectos del veneno sobre el ser humano son letales. Tras la mordedura de una mamba negra que haya inoculado su potente toxina, la muerte es prácticamente inevitable, especialmente si afecta a zonas altas del cuerpo. En un período de media hora se sucede la sequedad de boca, parálisis que impide abrir los ojos y mover la lengua, sudoración, salivación, nauseas, mareos, diarreas, inmovilización muscular y cierre del diafragma que impide la respiración y provoca el fallecimiento. Los antídotos deben suministrarse rapidísimamente en grandes dosis, y aún así, suele ser necesaria la respiración asistida. Como cabe esperar, si la mordedura se produce en medio de la sabana, sin un centro sanitario cercano, no hay tiempo de reacción.

Dendroaspis polylepis mide entre 2 y 3 metros de longitud. Es una de las serpientes venenosas más grandes del mundo. El calificativo “negra”, que se aplica a esta especie de mamba, proviene del color oscuro del interior de su boca, ya que su piel es de colores verdosos o grisáceos. Alcanza velocidades superiores a los 15 km por hora, algo que utiliza para huir, ya que solamente ataca si lo necesita para alimentarse o para defenderse.

Se alimenta de roedores, aves y otros reptiles. Habita en la región subsahariana, entre otros países en Etiopía, Somalia, Zambia, Uganda, Tanzania, Mozambique, Zimbawe, Kenia o Namibia. Prefiere las zonas arbustivas de sabana, donde se cobija en grietas, fisuras en la roca o en la tierra, madrigueras de otros animales o huecos de árboles. También encuentra refugio en zonas costeras o en las cercanías a zonas húmedas, siempre que no estén muy cubiertas de vegetación. Es capaz de nadar sin dificultad y trepar a los árboles.

No cabe duda del peligro que encierra su mordedura, sin embargo, como la mayoría de los animales, procura alejarse de la presencia humana. Sus agudos sentidos permiten a la mamba negra, Dendroaspis polylepis, huir con rapidez o permanecer oculta en su refugio. No es fácil pisarla o toparse con ella si no se la busca, algo que sin duda hay que agradecer a este imponente animal, la serpiente más venenosa de África. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

Mamba negra Dendroaspis polylepis by Bill Love 1 copia 726x1024 Dendroaspis polylepis, mamba negra

Mamba negra, Dendroaspis polylepis

Vipera seoanei, víbora cantábrica

Vipera seoanei víbora cantábrica o víbora de seoane 1024x680 Vipera seoanei, víbora cantábrica

Vipera seoanei, víbora cantábrica o víbora de seoane

Vipera seonaei, víbora cantábrica o víbora de seoane, es una de las tres especies de víboras que conviven en la península Ibérica. Las otras dos son Vipera latastei y Vipera aspis.

Vipera seoanei se distribuye por la franja norte, en concreto, por casi toda Galicia, el norte de Portugal, la costa cantábrica y zonas montañosas de Navarra, León, Palencia, norte de Burgos, Álava y el noroeste de Zamora. Aunque también se localiza en áreas concretas del extremo suroeste de Francia, está considerada como un endemismo ibérico.

Su talla ronda los 60 o 70 cm de longitud. Es de hábitos diurnos, sus presas preferidas son los roedores, algunos reptiles como lagartijas y lagartos, anfibios y, ocasionalmente, algunos artrópodos, a los que caza al acecho. Sus depredadores son  zorros, ginetas, nutrias y algunas aves rapaces.

Se distinguen dos subespecies: Vipera seoanei seoanei y Vipera seoanei cantabrica. La primera, de más amplia distribución, prefiere zonas más húmedas. Los muros de piedra y los helechos son sus lugares predilectos para encontrar refugio. En cambio, Vipera seoanei cantabrica, distribuida por el norte de León, sureste de Galicia y suroeste de Asturias, elige terrenos algo más secos, como los robledales o brezales. La coloración de Vipera seoanei cantabrica es algo más oscura que la de Vipera seoanei seoanei, con dibujos más marcados, incluso es habitual encontrar ejemplares de color muy oscuro, “melánicos”.

El período reproductivo se inicia a comienzos de primavera, en marzo, y se prolonga hasta mayo. El número de crías que nacen dos o tres meses después oscila entre 3 y 10, dependiendo del tamaño de la hembra y de su salud. Hacia el mes de octubre comienza la fase de reposo invernal. Es una serpiente relativamente común y abundante en la Cordillera cantábrica, que puede vivir más de 12 años.

Al igual que las otras especies de víbora de la península Ibérica es venenosa. Su toxicidad depende de la zona geográfica. Se considera que Vipera seonaei cantabrica tiene un veneno más activo y peligroso que el de la subespecie Vipera seoanei seonaei, y dentro de esta última, los ejemplares del País Vasco y norte de Cantabria son menos peligrosos que el resto. No obstante, aunque su mordedura no es mortal, los efectos no son iguales en personas adultas sanas que en personas con problemas de salud, de edad avanzada o niños. En cualquier caso, ante una picadura de víbora de seoane, hay que acudir lo más rápidamente posible a un centro hospitalario. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS. (SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, NO TE PUEDES PERDER NUESTRO LIBRO “QUE NO PISAR, NO COMER Y NO TOCAR EN LA NATURALEZA”, UNA GUÍA DE LAS ESPECIES DE ANIMALES, PLANTAS Y HONGOS POTENCIALMENTE PELIGROSOS DE LA PENÍNSULA IBÉRICA).

Zerynthia polyxena

Zerynthia polyxena  1024x681 Zerynthia polyxena

Zerynthia polyxena

Zerynthia polyxena, denominada de forma común mariposa de las aristoloquias, es un ropalócero o lepidóptero diurno perteneciente a la familia Papilionidae.

Se distribuye por el sureste de Francia, Italia -incluyendo Sicilia-, sureste de Austria, sureste de Polonia, Eslovaquia, Hungría, Balcanes, Albania, Rumanía, Ucrania, Rusia, Grecia y Turquía. Por desgracia, no podemos contar con la presencia de esta preciosa mariposa en la península Ibérica, aunque sí con la de su congénere Zerynthia rumina o mariposa arlequín, que junto a Zerynthia cerisy, circunscrita al extremo sureste de Europa, son las tres especies europeas del género Zerynthia.

Zerynthia polyxena vuela desde finales de marzo a finales de junio, en una sola generación. Lo hace en diferentes tipos de terreno, desde zonas abruptas y rocosas a campos de cultivo, pasando por terrenos herbosos y algo húmedos, arbustivos, o en lugares cálidos y secos. En definitiva, esa variabilidad de hábitats está relacionada con los diferentes tipos de terreno en los que crecen sus plantas nutricias, que al igual que en otras especies del genero Zerynthia son las del género Aristoloquia. En concreto, las orugas de Zerynthia polyxena se alimentan de Aristolochia rotunda, Aristolochia pallida, Aristolochia pistolochia y Aristolochia clematitis. Pasan el invierno en forma de crisálida debajo de alguna piedra o en los tallos de las plantas.

En Italia y el sureste de Francia vuela la forma cassandra, Zerynthia polyxena subsp. cassandra, que se diferencia de la nominal, entre otros detalles, por tener una mayor extensión de manchas de color negro.

Lamentablemente se trata de una especie en declive, considerada ya extinguida en Alemania. Sus poblaciones son escasas en toda el área de distribución. En Rumanía, Austria, Francia, Serbia, Turquía, Albania y Ucrania se ha comprobado que ha sufrido un gran retroceso en los últimos años, con reducciones en sus poblaciones de hasta un 30%.

Zerynthia polyxena es una especie protegida en Europa, protegida por el Convenio de Berna e incluida en la Directiva de Hábitats y en la Lista Roja de Especies Amenazadas la UICN –Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza-. El mayor peligro para ella es la constante disminución de las aristoloquias, las plantas nutricias a las que todas las zerynthias están indisolublemente ligadas para sobrevivir. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

Zerynthia polyxena subsp.cassandra  1024x779 Zerynthia polyxena

Zerynthia polyxena subsp.cassandra

 

Zerynthia polyxena reverso  765x1024 Zerynthia polyxena

Zerynthia polyxena, reverso

 

Zerynthia polyxena. Ejemplar de Rusia  1024x766 Zerynthia polyxena

Zerynthia polyxena, ejemplar fotografiado en Rusia

Lycaena thersamon, manto de Esper

Lycaena thersamon manto de Esper copia Lycaena thersamon, manto de Esper

Lycaena_thersamon, manto de Esper

Lycaena thersamon, manto de Esper, es una mariposa perteneciente la familia de los licénidos –Lycaenidae-, que vuela en Italia, el este y sureste de Europa, incluyendo las Islas Griegas, Turquía, Ucrania y Oriente Medio. No está presente en la península Ibérica.

Su tamaño es similar al de otros licénidos del género Lycaena presentes en la península, no supera los 3 cm de envergadura alar.

Lycaena thersamon vuela entre los meses de abril a octubre, en diferentes generaciones. Lo hace sobre campos secos y cálidos con matorrales, donde se encuentren su plantas nutricias, especies del género Polygonum, principalmente Polygonum aviculare. Tiene predilección por los tomillos, donde acude a libar frecuentemente.

Las hembras depositan los huevos en las hojas y tallos de la planta nutricia, de la que se alimentan, posteriormente, las orugas.

A pesar de su amplia distribución, Lycaena thersamon, manto de Esper, es una mariposa muy local, con escasos ejemplares y citas ocasionales. ÁNGEL S. CRESPO  para GUADARRAMISTAS

Lycaenia thersamon Lycaena thersamon, manto de Esper

Lycaenia thersamon

Crotalus atrox, cascabel diamantada del oeste

Crotalus atrox Crotalus atrox, cascabel diamantada del oeste

Crotalus atrox

Crotalus atrox, cascabel diamantada del oeste, recibe también los nombres de crótalo diamante occidental, cascabel diamante, serpiente de cascabel o simplemente, cascabel.

Pertenece a la familia Viperidae y no es la única serpiente de cascabel existente. Distribuidas por el continente americano, desde el norte al sur, se contabilizan unas treinta especies de serpientes caracterizadas por la presencia del denominado “cascabel”. Este apéndice, que el animal hace sonar moviendo su cola, es el resultado de  una acumulación de aros o segmentos de piel procedentes de sus diferentes mudas. Por el número de aros puede saberse la edad de la serpiente. La finalidad de su sonido no es otra que la de advertir de su presencia, por lo que puede considerarse una señal de aviso previa al ataque.

Crotalus atrox o serpiente diamantada del oeste puede alcanzar los 2,2 metros de longitud, lo que la convierte en una de las serpientes de cascabel más grandes, junto a la aún mayor Crotalus adamanteus o cascabel diamantino del este, que puede llegar a los 2,5 metros y los 15 Kg de peso. Las hembras son algo más pequeñas que los machos. En ambos sexos son característicos los dibujos en forma de diamante que le proporcionan su nombre común. Habita terrenos secos, con matorrales, cactus y arbustos propios de las zonas desérticas o semidesérticas del suroeste norteamericano,  aunque también puede encontrase en bosques abiertos y zonas de abundante matorral.

La alimentación de Crotalus atrox se basa en roedores, pequeños reptiles y ocasionalmente aves. Su actividad es preferentemente nocturna. Son depredadas, de forma natural, por aves rapaces, mamíferos y otros reptiles. El ser humano es, sin duda, el peor de sus enemigos.

En las épocas más frías del año se reúnen multitud de ejemplares de ésta y otras especies en cuevas y refugios para pasar el invierno.

Crotalus atrox cascabel diamantada del oeste 1024x681 Crotalus atrox, cascabel diamantada del oeste

Crotalus atrox, cascabel diamantada del oeste

Las hembras pueden alumbrar más de 30 crías por camada, aunque la cifra suele ser inferior. Estas nacen vivas y formadas dentro de una  especie de tela o saco que la hembra expulsa al exterior y que los recién nacidos rompen inmediatamente.

Se distribuye por México: Sinaloa, Veracruz, Querétaro, Hidalgo y Baja California, así como por los estados del sur y sureste de Estados Unidos: Nuevo México, Texas, Arizona, Nevada, Oklahoma y California.

Crotalus atrox es una de las serpientes más venenosas de los Estados Unidos, causante de muchos accidentes, principalmente debido a que es capturada y manipulada. Su veneno -que inocula con unos colmillos de 1,3 cm, capaces de penetrar profundamente en el tejido corporal-, además de un intensísimo dolor y la necrosis de la zona afectada, produce alteraciones en la sangre, hemorragias internas, bajadas de tensión arterial, crisis respiratorias y la muerte. Afortunadamente, existen antídotos contra las toxinas de este imponente reptil, capaz de generar hasta 300 mg de veneno e inocular unos 130  por mordedura, y que con algo menos de 100 puede matar a un ser humano sano. Como contrapartida, las propiedades del veneno también tienen aplicación en fármacos y tratamientos médicos.

Precisamente, el temor a este ofidio ha provocado y provoca la matanza indiscriminada de ejemplares, llegándose a emplear explosivos para destruirlas masivamente en las cuevas donde pasan el invierno, además de otro tipo de “divertimentos” consistentes en su captura y muerte de forma inhumana y carente de escrúpulos. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

 

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: