Archive / PLANTAS Y FLORA

RSS feed for this section

Pinus sylvestris (Pino de Valsaín, Pino silvestre o Pino albar)

 Pinus sylvestris (Pino de Valsaín, Pino silvestre o Pino albar)

Pino silvestre, albar o de Valsaín.

El pino silvestre es el pino más característico de la Sierra de Guadarrama. En la zona madrileña constituyen una importante masa boscosa los pinares de La Fuenfría, Siete Picos y Navacerrada, y el Pinar de los Belgas en el Valle de Lozoya. En Segovia los de Navafría, Valsaín y El Espinar, y en Ávila el de Peguerinos.

Sus troncos cilíndricos y esbeltos alcanzan 1 metro de anchura y más de 40 de altura. La piñas dejan caer los piñones en los días luminosos “veranillos”, posteriores a una intensa nevada. Los piñones permanecen sobre la nieve para germinar en primavera.

Resulta espectacular la lluvia amarilla que desprenden las flores masculinas en primavera. En Castilla y León denominan “cierna” a este fenómeno, y es que grandes cantidades de polen arrastradas o suspendidas por el viento llegan a cernirse sobre caminos, arroyos y habitantes del monte para acabar cubriendo el suelo.

De gran valor económico, la madera de pino silvestre ha sido esencial en la construcción, en la carpintería y la elaboración de mástiles de embarcaciones y posteriormente postes telefónicos y de electricidad. Especialmente afamada es la procedente de Valsaín (Segovia), localidad que otorga uno de los nombres comunes al pino silvestre.

Usos, etnografía, leyendas, explotaciones, mancomunidades, fauna y flora dependiente, ordenación forestal, son algunas de las innumerables variables que el pino silvestre, Pinus sylvestris, nos ofrece. De ellas iremos hablando. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

 Pinus sylvestris (Pino de Valsaín, Pino silvestre o Pino albar)

Pinus sylvestris.

Orchis coriophora. Var. Carpetana

Orchis coriophora. var. carpetana 681x1024 Orchis coriophora. Var. Carpetana

Orchis coriophora. var. carpetana

Orchis coriophora es una orquídea que mide entre 30 y 50 cm de altura. Su nombre coriophora proviene del griego (phora: portadora; corio: chinche), y hace alusión a su olor desagradable.

En la zona madrileña de la sierra se encuentra esta variedad carpetana, caracterizada por su nulo o escaso olor.

Florece tarde, entre los meses de junio y julio en pastizales húmedos y robledales, llegando a encontrase en zonas de altitud.

Una orquídea que se encuentra en regresión y que cada vez resulta más infrecuente. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

Ophrys scolopax. Orquídea becada, abejera becada

 Ophrys scolopax. Orquídea becada, abejera becada

O. scolopax.

Hasta 40 cm de altura alcanza Ophrys scolopax, una orquídea que prefiere suelos alcalinos y podemos encontrar hasta los 1.700 metros en claros de bosque, matorral y pastizales entre los meses de abril y julio. Comúnmente se la denomina orquídea becada, tal vez por la coincidencia en su nombre científico con el de un ave,  la perdiz becada o chocha perdiz, Scolopax rusticola. Es polinizada por himenópteros del género Eucera pertenecientes a la familia Anthophoridae. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

 

Rubus sp. ( Zarza, Zarzamora)


 

 Rubus sp. ( Zarza, Zarzamora)

Rubus sp.

Inconfundible arbusto con tallos flexibles arqueados y provistos de espinas curvadas que a finales de verano produce las populares “moras”. Así lo conocemos todos, sin embargo es bastante complicado distinguir las diferentes especies de zarzas que podemos encontrar en la Sierra de Guadarrama. No todas son iguales, ni tampoco lo son sus frutos, algunos son más apreciados que otros por las gentes de los pueblos serranos.

Podemos hablar de cuatro especies frecuentes:

Rubus caesius, cuyos frutos “moras” son tempranos, entre julio y agosto, a diferencia del resto de especies cuyos frutos maduran hacia septiembre. Se la conoce como “mora temprana”,  o “pajarera”. En Segovia se la denomina “santiagueña”. Sus frutos dicen que son muy dulces y gustosos.

Rubus lainzii. Las moras maduran en agosto y suelen ser de mayor tamaño que las del resto de las especies. Se la llama “mora garrafal” o “mora arroyera”. No es muy abundante.

Rubus ulmifolius. Es la más común, y probablemente el fruto que aparece en la fotografía sea de esta especie, ya que madura en septiembre. La llaman en Segovia “mora sanmigueleña” -San Miguel es el 29 de septiembre-.“Mora perrunera” o “morronera” se la denomina en otros lugares de la sierra.

Rubus castellarnaui a la que llaman “moscatel” sería la cuarta de las especies de Rubus más habituales. Las moras de esta especie son las más apreciadas.

No solamente se han utilizado para consumo los frutos, también los tallos y brotes nuevos de la zarza se han consumido crudos o en ensaladas. Y por si fuera poca la rentabilidad gastronómica en algunos lugares serranos como Pinilla del Valle o La Acebeda se recogía la llamada “miel de zarza” o “bulleros”, panalillos de miel que sobre la zarza construyen unas pequeñas abejas. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO  para GUADARRAMISTAS

 

Ophrys speculum (Orquídea del espejo)

 Ophrys speculum (Orquídea del espejo)

O. speculum.

Otra orquídea del género Ophrys. Mide entre 5 y 25 cm de altura y es especialmente abundante en zonas costeras. La podemos ver en nuestra Sierra, aunque no es muy frecuente. Habita zonas secas, a veces ligeramente húmedas en pastizales, matorral alto, taludes y claros de bosques a plena luz y semisombra.

 Ophrys speculum (Orquídea del espejo)

Ophrys speculum.

Como dijimos al hablar de Ophrys lutea cada especie de Ophrys suele tener únicamente una o dos especies de insectos polinizadores, generalmente himenópteros, la mayoría del género Andrena. El olor que despiden las Ophrys imita a las feromonas de las hembras, y la propia forma y tacto de la orquídea confunden al macho que efectúa una pseudocópula con las flores. De este modo se impregnan del polinio. En el caso de Ophrys speculum el insecto polinizador es un himenóptero Dasyscodia ciliata de la familia Scoliidae. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

 

Ophrys lutea

 

 Ophrys lutea

Ophrys lutea.

Esta orquídea silvestre de entre 10 y 25 cm presenta un color amarillo verdoso y habita en pastizales, claros de bosque y zonas de matorral, a plena luz y a media sombra.

El género Ophrys comprende un importante número de orquídeas que atraen a sus polinizadores imitando los olores y formas de las hembras. Cada especie de Ophrys suele tener únicamente una o dos especies de insectos polinizadores, generalmente himenópteros del género Andrena. Los machos de estos insectos nacen antes que las hembras y las buscan desesperadamente, por lo que el olor que despiden las Ophrys que imita a las feromonas de las hembras, y la propia forma y tacto de la orquídea confunden al macho que efectúa una pseudocópula con las flores. De este modo se impregnan del polinio.

 Ophrys lutea

Andrena sp.

Ophrys lutea es una de las orquídeas más frecuentes que aparece en fechas tempranas, a partir de marzo y se mantiene hasta junio. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

Serapias lingua. Gallos

Serapias lingua 681x1024 Serapias lingua. Gallos

Serapias lingua

Serapias lingua  es una orquídea relativamente frecuente en las praderas y pastizales húmedos de nuestra sierra, llegando a encontrarse hasta una altitud de 1.300 metros. Alcanza hasta 30 cm de altura y presenta entre 4 y 8 hojas alargadas y arqueadas de tonos púrpura y rojizos. Florece desde mediados de abril a mediados de junio.

Estas plantas que no poseen néctar para atraer a los insectos, tienen un curioso mecanismo para tal función. En el interior de sus tubos la temperatura es de 1 a 3 grados superior a la del ambiente. Algunas especies de avispas y abejas, las que caben en esos tubos, se introducen en ellos cuando la temperatura ambiente les resulta fresca, llevándose adheridos los “polinios” en su cuerpo.  ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

Medicago sativa (Mielga o alfalfa)

 Medicago sativa  (Mielga o alfalfa) 

 Medicago sativa  (Mielga o alfalfa)

Medicago sativa.

 

M. sativa.

 

Esta planta herbácea posee unas bonitas flores azules o violáceas que surgen en primavera.

 

Su presencia denota la riqueza del suelo que ocupa, ya que sus raíces son profundas y necesitan un suelo también profundo y rico. De hecho son frecuentes los dichos populares que hacen referencia a la elección o no de una tierra de cultivo dependiendo de la presencia o no de esta planta.

 

Comúnmente se la denomina “mielga”. Así se la conoce en Pinilla del Valle o San Martín de Valdeiglesias. En otras muchas poblaciones se la llama alfalfa. Realmente la mielga o alfalfa de la que hablamos (Medicago sativa) es la forma silvestre de la alfalfa que habitualmente se da de comer a los animales y que se cultiva con fines forrajeros.

 

Medicago sativa se consume como verdura cocinada con patatas o junto a otras verduras, empleando los tallos y hojas tiernas antes de que aparezcan las flores. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO  para GUADARRAMISTAS

Thymus mastichina (Tomillo blanco)

 Thymus mastichina (Tomillo blanco)

T. mastichina.

 

Hablamos de una planta leñosa, perenne, que alcanza el medio metro de altura. Sus flores globosas de color crema aparecen entre mayo y julio.

Por su fuerte aroma se ha empleado habitualmente en Andalucía para aliñar y conservar aceitunas. También se utiliza para dar sabor a guisos aunque su aroma es demasiado intenso, por lo que para fines gastronómicos se emplea habitualmente el tomillo salsero Thymus vulgaris.

En infusión se le atribuyen propiedades curativas o paliativas de catarros, resfriados, artrosis y reumas.

En diferentes poblaciones de la provincia de  Guadalajara, así como en  Puebla de la Sierra, sus ramas se emplean para confeccionar unas eficaces escobas.

Comúnmente se le llama tomillo blanco, aunque también se le denomina tomillo de bola y tomillo mejorana. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO  para GUADARRAMISTAS

 Thymus mastichina (Tomillo blanco)

Thymus mastichina.

Daphne gnidium, torvisco

 

 Daphne gnidium, torvisco

Torvisco (Daphne gnidium).

Daphne gnidium, torvisco, matapollo, matagallinas.

El torvisco, Daphne gnidium es un arbusto de entre 70 cm y 1,5 metros de altura que puede encontrarse en diferentes tipos de suelo y rodeado de diversa vegetación, preferentemente encinares, pinares, robledales y fresnedas. Es muy frecuente en la zona madrileña de la Sierra de Guadarrama, especialmente en la zona de piedemonte.

Florece entre julio y noviembre por lo que sus flores, cuyo aroma recuerda al jazmín,  son visitadas por multitud de insectos en un período donde pocas plantas mantienen la flor.  Se distribuye por toda la Península Ibérica, con excepción de amplias zonas del País Vasco y Asturias, hasta los 1300 metros de altura.

El torvisco es venenoso. Antiguamente en algunas zonas de Castilla y León se empleaba para envenenar las aguas de los ríos y capturar los peces. Esta actividad en desuso afortunadamente y prohibida actualmente, era conocida como “entorviscar las aguas”.

Como planta medicinal no es aconsejable utilizar el torvisco Daphne gnidium, ya que por vía interna produce vómitos, nauseas, dolor abdominal y hemorragias. Por vía externa es irritante, al extremo de causar vejigas similares a los de una quemadura. Por tanto, cualquier utilidad medicinal, es un potentísimo purgante, debe quedar circunscrita al ámbito farmacológico y bajo control médico.

Entre los muchos nombres comunes que esta planta recibe están los de matapollos y matagallinas. Se trata de una derivación errónea del catalán “matapoll” que se traduce como matapiojo. De hecho no se empleaba para matar gallinas, sino para matar piojos y pulgas, más concretamente el “piojillo” de las aves presente en los gallineros. Unas ramas de torvisco entre la paja de establos y gallineros actuaban como un insecticida eficaz.

Los frutos anaranjados de Daphne gnidium contienen las semillas que son propagadas por las aves, especialmente por las currucas. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO  para GUADARRAMISTAS

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: