Luscinia svecica, pechiazul

Luscinia svecica pechiazul Luscinia svecica, pechiazul

Luscinia svecica, pechiazul

Luscinia svecica, pechiazul, o ruiseñor pechiazul como también se denomina a este pariente del ruiseñor común, Luscinia megarhynchos, es una de las joyas ornitológicas de la Sierra de Guadarrama.

Es un pájaro esquivo, especialmente las hembras a las que es difícil localizar entre los piornos y los enebros rastreros de las cumbres de alta montaña. Los machos ocasionalmente se dejan ver, más en primavera, cuando trinan a campo abierto desde alguna rama o punto alto y en sus vuelos nupciales.

Se distribuye por las montañas del centro y norte peninsular hasta unos 2.200 metros de altitud. Anida entre los piornos serranos, los enebros y los brezos, y en este hábitat desarrolla su vida durante la primavera y verano, aproximadamente desde su llegada en marzo o abril hasta finales de agosto. En paso puede verse en zonas más bajas como los valles fluviales. No se conoce con exactitud el área de invernada, aunque parece que el destino principal es África. Son abundantes  en Senegal y en los terrenos húmedos próximos al río Níger, aunque también hay ejemplares que pasan el invierno en el norte del área subsahariana. Algunos ejemplares permanecen en la Península Ibérica durante el invierno refugiados en zonas cálidas de menor altitud.

Las poblaciones que se reproducen en la Península se consideran tradicionalmente pertenecientes a la subespecie “medalla blanca” Luscinia svecica cyanecula, aunque algunos autores recomiendan denominarla azuricollis, por las diferencias existentes dentro de la subespecie cyanecula, entre los ejemplares nidificantes ibéricos y los del centro de Europa.

Los machos de esta subespecie se caracterizan por una mancha blanca intercalada en el azul del pecho, aunque muchos machos reproductores no presentan la mancha distintiva y el plumaje de su pecho es totalmente azul, sin restos de blanco. En cualquier caso, este plumaje característico de color azul pertenece solamente a los machos y es más llamativo en el período de celo.

La subespecie Luscinia svecica svecica posee un medallón de color rojizo en el centro de la mancha azul. Es mucho más escasa y esporádica en sus pasos por la Península. En total, se reconocen unas 10 subespecies de pechiazules con diferencias de tamaño y color que los especialistas tratan de catalogar.

A primeros de mayo, las hembras de pechiazul se dedican en solitario a incubar entre 4 y 8 huevos, de los que nacerán  los pollos unos 15 días después. Los machos se ocuparán de su alimentación a base de insectos, dieta principal de los pechiazules. Puede haber una segunda puesta en el mes de junio, pero en este caso los machos se desentienden de los pollos y continuan alimentando a los jóvenes de la primera nidada.

Luscinia svecica, pechiazul, se reproduce también en Francia, Alemania, los Balcanes, Países Bálticos, Rusia. También en el norte de Escandinavia, de hecho su nombre “svecica” quiere decir “de Suecia”. En Asia se extiende por Siberia hasta Mongolia. Mide unos 14 cm de longitud y 20 de envergadura alar. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS