Archive / SIERRA DE GUADARRAMA

RSS feed for this section

TERCERA SEMANA DE ENERO 2010

La tercera semana de Enero comienza con un tiempo más tranquilo que el de días anteriores. Ya se empieza a notar un aumento de las horas de luz. De camino a La Pedriza del Manzanares, una breve parada en Manzanares el Real permite observar el revuelo y canturreo de los estorninos negros, en esta época invernal con un plumaje algo más gris. Entre sus cualidades se encuentra la de imitar sonidos, por lo que dentro de ese  canto desordenado se escuchan  notas que parecen de otras aves.

Sobrevuela un grupo de gaviotas reidoras que a millares se congregan en el embalse de Santillana para pasar el invierno, ahora con un plumaje blanco que incluye también la cabeza, marrón en verano. En ese mismo embalse se congregan zampullines, cormoranes que extienden sus enormes alas para secarlas, anades, porrones, andarríos, patos, somormujos, correlimos, ansares y otras aves acuáticas que aportan una gran riqueza ornitológica a la zona. También las cigüeñas blancas, presentes mucho antes de la famosa cita de San Blas sobrevuelan la zona.

Adentrándonos en La Pedriza, hacemos otro alto para contemplar desde el Collado de Quebrantaherraduras la intrincada belleza de los riscos pedriceros, el mayor conjunto granítico de Europa, dicen,  por donde discurre nuestro río Manzanares, aquí limpio y salvaje.

La época no da para muchas observaciones, especialmente entomológicas o de flora, pero siempre se disfruta de un paseo por esta preciosa zona. De camino al Refugio Giner de los Ríos la imagen de la Pedriza Posterior, por encima de los 2.000 metros, es espectacular. La nieve hace más abruptos esos riscos dominio de buitres leonados y águilas reales, dueños y señores de tanta grandeza, con permiso de la cabra montés. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

 TERCERA SEMANA DE ENERO 2010

Instantánea en La Pedriza

SEGUNDA SEMANA DE ENERO 2010

Finalmente una bolsa de aire muy frío unida  a la continua llegada de borrascas desde el suroeste han cubierto la Sierra de Guadarrama de nieve. Desde Segovia  hacia La Granja de San Ildefonso el majestuoso Macizo de Peñalara parece más inmenso, como si la nieve hubiese duplicado su tamaño. Los Montes de Valsaín siempre impactantes, los son más con la nieve que salpica la verde masa selvática del pinar. En medio de ese panorama, se divisa el Palacio de La Granja. Esta imagen que se observa en el recorrido que une Segovia con la Granja de San Ildefonso es una de las estampas que me han impresionado desde niño. Recomendable para todos los que no la conozcáis.

Desde Madrid, la Cuerda Larga (nombre que recibe la línea montañosa visible desde la capital y que discurre entre La Maliciosa y la Najarra) es ahora una “cuerda blanca”.

Antes de que la nieve y el hielo hayan hecho casi imposible salir a  fotografiar señales de vida, el descubrimiento de una especie en la zona segoviana me ha  llevado a buscar otra en la madrileña. En  los Montes de Valsaín y sobre el pino silvestre habita el muérdago Viscum album, una planta  semiparásita con una larga tradición en el Norte y  Centro de Europa de la que ya os contaré más cosas.

En la zona madrileña otra planta semiparásita,  el arceutobio Arceuthobium oxicedri que parasita el enebro de la miera Juniperus oxicedrus. Lo dicho, siempre hay vida dispuesta a ser disfrutada. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS.

 SEGUNDA SEMANA DE ENERO 2010 SEGUNDA SEMANA DE ENERO 2010 SEGUNDA SEMANA DE ENERO 2010

PRIMERA SEMANA DE ENERO 2010

Los vientos húmedos del suoroeste han traído una sucesión de  borrascas atlánticas que por fin han regado con generosidad la vertiente madrileña de la Sierra de Guadarrama. Estos vientos denominados “ábregos”, marcan con su llegada el inicio de una estación húmeda que suele paliar la falta de agua que de lo contrario padece la zona durante los meses posteriores., a diferencia de la vertiente segoviana del Guadarrama más regada habitualmente por el resto de borrascas atlánticas que entran por Galicia.

 PRIMERA SEMANA DE ENERO 2010 PRIMERA SEMANA DE ENERO 2010 PRIMERA SEMANA DE ENERO 2010 PRIMERA SEMANA DE ENERO 2010

Por las dehesas del piedemonte madrileño, en Soto del Real, sobrevuelan las cigüeñas, asentadas en los campanarios de Guadalix, Manzanares el Real y Soto del Real mucho antes de que llegue San Blas. Los bandos de estorninos negros gorgojean e imitan multitud de sonidos agrupados en sus reuniones invernales. Algunos buitres leonados hacen círculos majestuosos en el aire aprovechando las corrientes térmicas, mirlos, petirrojos, chochines, currucas y zorzales completan el panorama ornitológico más visible junto a las omnipresentes urracas. Para Reyes se espera una bajada considerable de las temperaturas, la nieve y el hielo  aún reducirán más las posibilidades fotográficas de insectos –una vez desaparecidas las últimas libélulas Sympetrum striolatum, y las mariposas Colias crocea, apenas algún moscardón es perceptible aprovechando los tibios rayos de sol- . La vegetación rala y con escaso interés fotográfico, da paso al mundo de los musgos y líquenes. Siempre hay vida a nuestro alrededor. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

Francisco Giner de los Ríos, el primer guadarramista

 Francisco Giner de los Ríos, el primer guadarramista

Refugio Giner (La Pedriza del Manzanares)

 Francisco Giner de los Ríos, el primer guadarramistaFrancisco Giner de los Ríos, el primer guadarramista. Giner de los Ríos nació en Ronda (Málaga) el 10 de Octubre de 1839 y falleció en Madrid el 17 de Febrero de 1915. Amante de la Sierra de Guadarrama, de su naturaleza, pueblos y costumbres fue pionero en el excursionismo didáctico. La experimentación con la naturaleza, con las cosas “pequeñas” y sus interacciones, hasta comprender lo más complejo y trascendente, forman parte de la filosofía krausista de Giner de los Ríos.

Francisco Giner de los Ríos, ideólogo y defensor de la libertad de cátedra y de una enseñanza que permitiera compartir e intercambiar oponiones entre alumnos y profesores, fue expulsado de su cátedra, precisamente por esa falta de libertad contra la que se rebeló. No obstante, su empeño le llevó a crear, en colaboración con otros intelectuales, la mítica Institución Libre de Enseñanza, vivero irrepetible de grandes talentos.

El 14 de Julio de1883, Giner de los Ríos en compañía de alumnos, profesores y geólogos, llevó a cabo la primera excursión a pie de la Institución Libre de Enseñanza por la Sierra de Guadarrama. De Villaba a La Granja de San Ildefonso. Fueron tres duras jornadas. La primera de ellas entre Villalba y El Paular, desde las tres de la madrugada hasta la caída de la tarde. El segundo día el trayecto discurrió por el Alto Lozoya, y el tercer día entre El Paular hasta La Granja por el Puerto del Reventón (no existían las carreteras que ahora unen El Paular con la Granja a través de Cotos).

Decía Antonio Machado de este gran guadarramista: “Como todos los grandes andaluces, era don Francisco la viva antítesis del andaluz de pandereta, del andaluz mueble, jactancioso, hiperbolizante y amigo de lo que brilla y de lo que truena. Carecía de vanidades, pero no de orgullo; convencido de ser, desdeñaba el aparentar. Era sencillo, austero hasta la santidad, amigo de las proporciones justas y de las medidas cabales. Era un místico, pero no contemplativo ni estático, sino laborioso y activo. Tenía el alma fundadora de Teresa de Ávila y de Iñigo de Loyola; pero él se adueñaba de los espíritus por la libertad y por el amor. Toda la España viva, joven y fecunda acabó por agruparse en torno al imán invisible de aquél alma tan fuerte y tan pura”.

La influencia de Francisco Giner de los Rios  en la Generación del 98 queda patente en el gusto por el paisaje, por la tierra, por la naturaleza. Gracias a sus excursiones pioneras, otras legendarias instituciones como La Sociedad de Amigos del Guadarrama o el Club Alpino Español, iniciaron sus andanzas allá por 1886 y 1908, respectivamente. De ellas hablaremos en otra ocasión. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS. (SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, PODRÁS DISFRUTAR DE MUCHOS MÁS CON AMPLIOS CONTENIDOS EN NUESTRO LIBRO “101 CURIOSIDADES DE LA HISTORIA DE LA SIERRA DE GUADARRAMA QUE NO TE PUEDES PERDER”).

Sombreros en el bosque

IMG 8985 1024x681 Sombreros en el bosque

Setas.

El otoño es por excelencia la época propicia de hongos y setas. Las lluvias y la humedad ambiental, unidas a una temperatura suave permiten la aparición de estas joyas de la naturaleza. Pero no sólo el otoño es el momento de las setas, también en primavera, verano e incluso en invierno nos acompañan a lo largo de nuestros paseos por el monte.

Los hongos no son vegetales, tampoco son animales, forman parte de un tercer reino de la naturaleza denominado “fungi”.

La estructura de los hongos podemos compararla con la de un árbol. Imaginemos un manzano. Bajo el suelo se encuentra el micelio, semejante a las raíces del árbol que cada año crece más y más, hasta el punto de que el ser vivo más grande y longevo que se conoce sobre el planeta es un hongo localizado en Norteamérica, cuyo micelio se extiende bajo tierra por una superficie de 150.000 metros cuadrados, gozando de una edad de 1.500 años.

El micelio genera un fruto o varios que salen al exterior, y que es lo que habitualmente conocemos como seta. La seta es el órgano reproductor del hongo, y  cumple la misma  función que una manzana en un manzano: contiene las semillas. Del mismo modo que hay años en que el número de frutos es mayor que otros en el caso del manzano, dependiendo de muchos factores, un año hay más o menos setas que otro.

Las semillas de las setas son las esporas, equivalentes a las pepitas de las manzanas, y se encuentran a veces en forma microscópica entre las laminillas y poros de la seta. Éstas van cayendo al suelo para germinar después según la seta madura. Por tanto, un hongo es el equivalente al ser vivo completo, mientras que la seta es el aparato reproductor del hongo.

Pero no todos los hongos generan setas como órganos reproductores. El moho que se produce sobre un alimento deteriorado es un hongo, y son hongos algunas de las enfermedades que nos atacan, por ejemplo en los pies,  o la milagrosa penicilina, pero no podemos esperar que del moho o de nuestros pies salgan setas  De los más de 100.000 hongos existentes, solamente unos 30.000 se reproducen por medio de setas. Los demás emplean otros mecanismos biológicos. Otra cosa es que de forma común llamemos hongos a los boletus o a los champiñones silvestres,  y setas a las de cardo, por ejemplo, pero se trata de una forma de hablar que no tiene que ver con la realidad científica.

Las setas, que es lo que cortamos en el campo y consumimos, contienen un 90% de agua y un 0% de grasa, lo que supone que su valor calórico sea de 20 calorías cada 100 gramos, es decir, no engordan. Contienen fósforo, yodo y potasio, aportan fibra y vitaminas B2 y B3 –riboflavina y niacina-que sirven para sintetizar los hidratos decarbono y las proteínas, y favorecen la producción de hormonas sexuales y el glucógeno para los músculos, además de favorecer el crecimiento en los períodos de desarrollo. Son ciertamente desaconsejables para aquellas personas que tienen exceso de ácido úrico y que  padecen gota o “piedras” en el riñón.

Como cualquier otro regalo de la naturaleza, hay saber aprovecharlo, no recoger más que las que vayamos a consumir y no destruir las que no conozcamos, ya que todas, incluso las venenosas cumplen una importante función en la vida de nuestros campos y montes. ÁNGEL S. CRESPO para GUADARRAMISTAS

El desmochado

 

El desmochado. Una de las estampas más frecuentes en las dehesas de la sierra es encontrar hileras de fresnos junto a las vallas de mampostería granítica. Estos árboles suelen presentar una curiosa forma. El tronco es muy ancho con abultamientos, y la altura del árbol es bastante reducida para lo que es frecuente en ejemplares de muchos años. Esta forma ha sido propiciada por la actuación humana, a través de la técnica  del desmoche o desmochado. Para ello, en otoño-invierno se cortan todas las ramas dejando una especie de tocones sobre la parte superior del árbol. En la primavera siguiente los nuevos brotes crecerán con fuerza adquiriendo altura, dando en sucesivos años un aspecto peculiar al árbol, hasta ser de nuevo desmochado.  Las ramas cortadas se empleaban antiguamente para dar de comer al ganado en lo que se denominaba “ramoneo” , o también  a menudo se utilizaban como combustible.

 El desmochado

Imagen característica de un fresno desmochado

Por lo que respecta a las bondades de la técnica para con el árbol, hay de todo, desde quines piensan que no es bueno para el árbol, hasta los que opinan que viven más años, padecen menos enfermedades y se evita la rotura accidental de ramas viejas y sus consiguientes peligros. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS. (SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, PODRÁS DISFRUTAR DE MUCHOS MÁS EN NUESTRO LIBRO “101 CURIOSIDADES DE LA HISTORIA DE LA SIERRA DE GUADARRAMA QUE NO TE PUEDES PERDER”).

El enebro de la miera. Juniperus oxycedrus.

 El enebro de la miera. Juniperus oxycedrus.

Paisaje de Juniperus oxycedrus

El Juniperus oxycedrus o enebro de la miera, se distingue del enebro común por las dos líneas blancas que recorren sus hojas. Es un árbol relativamente frecuente en el piedemonte, en muchos casos acompañado de encinas en las zonas más bajas y de roble melojo a medida que se gana altura. Sus frutos, pequeñas bolitas redondas con aroma a ginebra si se estrujan –de hecho  el fruto del enebro se emplea para aromatizar esta bebida-, se denominan arcéstidas, y son de color verde inicialmente, aunque luego adquieren tonos ocres y rojizos a lo largo de los dos años que tardan en madurar.

En la actualidad  los ejemplares que perduran apenas alcanzan los cinco metros, si bien llegan a los veinte, y de hecho el paisaje serrano madrileño del siglo XVI, según algunas crónicas, contaba con grandes masas de estos árboles cuya altura superaba la veintena de metros. De crecimiento muy lento y resistente a las temperaturas extremas, su población se ha ido viendo mermada como consecuencia de las actividades ganaderas, y muy especialmente por el uso que durante siglos se hizo de su madera.

 

 El enebro de la miera. Juniperus oxycedrus.

Juniperus oxycedrus

La madera del Juniperus oxycedrus es especialmente dura y resistente, dicen que no se pudre, y se empleó en la construcción de edificios durante los siglos XVI y XVII. Sin  embargo, su uso más peculiar y que supuso gran parte de su destrucción fue el de la “miera”, que es como se denomina la resina que desprende su madera, y que se obtenía mediante la cocción en hornos fabricados al aire libre  en el suelo. Esta sustancia servía para combatir la roña o sarna de las ovejas, llamada “escabro”. Hay que tener en cuenta que en los siglos XVII y XVIII el ganado ovino era especialmente abundante, de hecho las fotos que ilustran este artículo están hechas en la Cañada Real Segoviana que atraviesa la zona madrileña.

 El enebro de la miera. Juniperus oxycedrus.

Tronco de enebro de la miera

 

Compañera del enebro de la miera es la sabina albar Juniperus thurifera especialmente importante y abundante en la zona segoviana. Otro día hablamos de ella. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS.

 El enebro de la miera. Juniperus oxycedrus.

Arcéstidas maduras del segundo año

 El enebro de la miera. Juniperus oxycedrus.

Arcéstidas

Umbilicus rupestris. Un ombligo como el de Venus

 Umbilicus rupestris. Un ombligo como el de Venus

Ombligo de Venus

Umbilicus rupestris. El ombligo de VenusUmbilicus rupestris, es una de las pocas plantitas que se pueden ver todo el año, incluso en los meses fríos. Sus hojas, con capacidad para almacenar agua, son carnosas y brillantes. Crecen al abrigo de las rocas y muros, aprovechando las pequeñas cantidades de sustrato existente entre las grietas. En período invernal, todavía sin  sus flores, resultan un anticipo de la fructífera primavera cada vez más cercana. La floración del ombligo de Venus se produce entre los meses de abril y julio.

Umbilicus rupestris es una de las plantas que saben aprovechar al máximo los nutrientes de la tierra y los excrementos animales. Los nutrientes animales existentes en las cuevas -los murciélagos son grandes productores de ellos-, son aprovechados por el ombligo de Venus, que también coloniza estos espacios.

Según el Discórides renovado de Pio Font Quer, Hipócrates recomendaba comer sus hojas para procrear hijos varones. No hay constancia de la efectividad de tal uso en el pasado, ni explicación en la actualidad a tal necesidad, pero ahí queda como curiosidad.  Lo que sí parece más efectivo es su empleo para calmar quemaduras, ya que las hojas, desprovistas de su  cutícula, ofrecen una superficie acuosa, limpia y fresca con algunas propiedades antisépticas. En cualquier caso, dejemos a la planta en su sitio porque en las farmacias ya hay otros remedios más eficaces.

Umbilicus rupestris, ombligo de Venus, también se ha utilizado para el consumo humano. Se dice que sus hojas en ensalada tienen un buen sabor.

En cuanto al nombre científico,  Umbilicus rupestris, hace referencia a su forma y a su hábitat principal, las rocas y sus fisuras. El nombre común ha añadido a la forma de ombligo el nombre de la diosa romana del amor y la fertilidad, Venus. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

Umbilicus rupestris ombligo de Venus con flores incipientes Umbilicus rupestris. Un ombligo como el de Venus

Umbilicus rupestris, ombligo de Venus con flores incipientes © Ángel S. Crespo 2013 guadarramistas.com

Ombligo de Venus detalle de la flor Umbilicus rupestris. Un ombligo como el de Venus

Ombligo de Venus, detalle de la flor.© Ángel S. Crespo 2013 guadarramistas.com

El pregonero del bosque

 El pregonero del bosque El pregonero del bosque El pregonero del bosque

Una de las aves que suelen acompañarme en los paseos por el bosque es el arrendajo Garrulus glandarius. Similar en tamaño a la urraca, algo más pequeño y estilizado, es un córvido con un plumaje muy vistoso. Se caracteriza por sus sonoros y estridentes graznidos de alerta, que en más de una ocasión sobrecogen, no en vano hay quien le llama el “pregonero del bosque”. Especialmente llamativa es su manía obsesiva por esconder bellotas entre los huecos de los árboles y en el suelo, estrategia que emplean para mantener a salvo una buena despensa de alimento cuando los insectos del verano dejan de existir. Por suerte para la propagación de la planta, el arrendajo olvida con facilidad el lugar donde escondió su botín, o simplemente no lo necesita.

Otro comportamiento que llama la atención en este animal es la relación que mantiene con las homigas rojas Formica rufa. Estas hormigas, habitantes del pinar, por donde se mueve como pez en el agua el arrendajo, construyen hormigueros que llegan a alcanzar una altura de un metro y de metro y medio de diámetro. Justo encima del hormiguero el arrendajo se sitúa y ahueca sus alas, esperando ser bombardeado por el ácido fórmico que esta especie de hormigas lanza con fuerza para defenderse. Parece ser que el ácido fórmico sirve de desinfectante y potente limpiador para el plumaje. ÁNGEL S. CRESPO  para GUADARRAMISTAS

Lycaena tityrus bleusei

lycaena bleusei 681x1024 Lycaena tityrus bleusei

Lycaena bleusei.

Esta preciosa y pequeña mariposilla, de entre dos y tres centímetros, es un endemismo ibérico. Se encuentra únicamente en el Sistema Central, con alguna cita esporádica en la Sierra del Moncayo (Soria). Frecuenta zonas húmedas, prados y claros de bosques hasta los 1.400 m de altitud. ÁNGEL SÁNCHEZ CRESPO para GUADARRAMISTAS

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: